El Maribor encuentra un justo premio a su insistencia

El Maribor rescató un punto en la ida. Foto: Edu Ferrer Alcover

Si uno solamente observa el marcador de este Maribor 1-1 Spartak de Moscú, se podrá quedar con la sensación de que los moscovitas perdieron dos puntos en la recta final del partido. Sin embargo, el guión y el desarrollo del encuentro nos dicen que el conjunto esloveno fue el dominador durante prácticamente los 90 minutos que duró el mismo, ya fuese a partir de la posesión o estableciendo un repliegue que bloqueó por completo las conexiones ofensivas del Spartak. En un Ljudski vrt que presentaba un ambiente fabuloso, propio de grandes noches como esta, los pupilos de Darko Milanič mostraron un desempeño y una variedad de recursos que les convierten en un equipo muy difícil de batir, especialmente jugando ante su exaltada afición.

NK Maribor 1 (Bohar 85’)
Spartak de Moscú 1 (Samedov 59’)

Maribor vs Spartak - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations

Todavía no había dado tiempo a confirmar la disposición de los futbolistas sobre el campo cuando ya habíamos contado dos ocasiones más o menos claras en cada una de las porterías. Pero el gol no llegó, y como era evidente, el ritmo de transiciones constantes no se sostuvo y entramos en una fase de ataque y defensa más posicional. Los visitantes, como haciendo gala de un estatus teóricamente superior, asumieron la responsabilidad de albergar la posesión del  balón en esos primeros minutos. El Maribor convertía su 4-2-3-1 en un 4-4-2 en repliegue, situando el bloque bastante atrás e intentando no dejar espacio entre líneas. Los 3 centrales del Spartak manejaban la pelota con comodidad, pero a partir de ahí todo se complicaba. Ni los carrileros tenían aptitudes creativas ni los interiores eran capaces de trasladar la jugada a la zona definitiva, por lo que fue gracias a Fernando, mediante acciones de desborde individual, cuando los de Massimo Carrera consiguieron acercarse a la portería de Jasmin Handanović. El ex de Shakhtar, Grêmio y Sampdoria, asumiendo funciones poco propias de un pivote defensivo, aprovechó la atención que atraían los jugadores exteriores para tirar de físico y regatear por un carril central más despoblado de lo habitual.

Pero los locales se fueron asentando con el paso de los minutos, y con ello poco a poco ganando altura a partir de la posesión de la pelota. Fue sin embargo en estos momentos cuando el Spartak más intimidó, pudiendo correr y aprovechando todo el potencial de sus carriles exteriores. Primero Eschenko y luego Quincy Promes gozaron de dos buenas ocasiones, pero estuvieron imprecisos en la definición. Carrera tuvo que dar entrada a Aleksandr Samedov en lugar del capitán Glushakov, que se retiró lesionado, y con este panorama se llegó al entretiempo.

Jasmin Handanovic no pudo evitar el 0-1. Foto: Focus Images Ltd.
Jasmin Handanović no pudo evitar el 0-1. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando estábamos alcanzando la hora de partido, sucedió la acción que cambió el devenir del choque. Fernando, muy activo durante toda la noche, sacó un gran disparo desde la frontal del área; Handanović despejó el balón con alguna que otra dificultad, pero Samedov estuvo atento al rechace y fusiló sin piedad para decepción del público esloveno. El Spartak, que hasta el momento ni mucho menos había sido superior, se encontró con la ventaja del gol, y lo que se propuso fue no perderla hasta el pitido final de Deniz Aytekin.

Pero poco tardó Darko Milanič en reaccionar, e introdujo en el campo a los atacantes Jasmin Mešanović y Martin Kramarič. Los cambios, especialmente el de Kramarič, dieron otro aire al conjunto exyugoslavo y le permitieron encontrar en posiciones de ventaja al talento local Damjan Bohar. Partiendo desde la izquierda a pierna cambiada, Bohar sacó a relucir todo su potencial en los últimos minutos, marcó un gol de bellísima factura y todavía pudo anotar alguno más. Aprovechando ese impulso final de la remontada, y jaleados por un público que no dejó de animar en todo el partido, los eslovenos buscaron con insistencia el gol que les hubiera dado los tres puntos y colocado como líderes del Grupo E. No lo lograron, pero 90 minutos les bastaron para quitarse de encima la etiqueta de “cenicienta”. El Maribor ha venido a jugar.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Siempre juegan eh, y es que uno ve la plantilla y al parecer no es nada especial, montón de eslovenos, pero este club se la cree, se da a respetar y por ello es que la verdad me agradan, ese estadio, los hinchas y el tifo de violet maribor, una atmósfera muy confortadora para el equipo local

Deja un comentario

*