El Oporto asalta el Principado

Leonardo Jardim, técnico portugués del Monaco, durante una rueda de prensa en el Stade Louis II.
Foto de Russell Hart/Focus Images Ltd.

El Oporto venció con autoridad al Mónaco en el Principado en la primera gran noche europea de Sergio Conceiçao en el banquillo luso. La fortaleza defensiva portista doblegó al inoperante ataque monegasco y la potencia de Marega y Aboubakar al espacio sirvió para diluir por completo a la zaga de Leonardo Jardim, superada por la exuberancia física de los dos delanteros. Los locales no se encontraron cómodos en ningún momento: apenas conectaron con Lemar y Ghezzal en los costados, sufrieron la nula presencia de Moutinho entre líneas y lo fiaron todo a colgar balones al área buscando la cabeza de Falcao. El colombiano, bien marcado por Felipe y Marcano, especialistas en el juego aéreo, tan solo dispuso de dos oportunidades de gol en todo el partido: un disparo manso efectuado con su pierna izquierda que Casillas detuvo sin excesivos problemas durante el primer tiempo y un remate de killer que se estrelló en el larguero con 0-2 en el marcador. El pichichi de la Ligue 1 fue principio y fin del peligro generado por el Mónaco, pues el Oporto no recibió ningún otro tiro entre los tres palos en 90 minutos y tampoco vio peligrar la victoria durante la última media hora del choque. Un triunfo redondo.

Conceiçao sorprendió alineando de inicio a Sergio Oliveira, inédito hasta la fecha en los planes del técnico de Coímbra. El centrocampista portugués acompañó a Danilo en la medular y liberó a Herrera, que se escoró unos metros a la derecha. El mexicano se juntó con Marega en ese perfil y ambos contaron con la ayuda de Ricardo Pereira, siempre dispuesto a ofrecer una salida por su carril. El trabajo colectivo para tapar líneas de pase y la falta de precisión de los mediocentros del Mónaco en campo contrario se convirtieron en dos de los aspectos clave para desactivar a los futbolistas más talentosos del actual campeón de Francia. Sin soluciones claras con balón por parte de los dos equipos, el encuentro resultó plomizo hasta que Aboubakar lo desatascó al embocar a la tercera una jugada embarullada que nació en un saque de banda colgado al punto de penalti y que contó con la oposición de un inconmensurable Benaglio bajo palos.

Mónaco 0
Besiktas 3 (Aboubakar 31′, 69′, Layún 89′)

Monaco vs Porto - Football tactics and formations

Tras el paso por los vestuarios, Jardim respondió al 0-1 dando entrada al argentino Carrillo en lugar de un desaparecido Diakhaby. El argentino bregó como de costumbre y trató de imponer su poderío aéreo, pero la presencia del delantero sudamericano no alteró a la zaga lusa, bien respaldada por Danilo en esos lances del juego. Con el paso de los minutos el Oporto se autoconvenció de que tenía ante sí la oportunidad de castigar al Mónaco al contragolpe, pues Jorge y Sidibé comenzaban a desatender sus funciones en la retaguardia y Jemerson y Glik habían subido la línea defensiva hasta prácticamente el centro del campo. En una acción colectiva de bellísima factura, los portugueses asestarían el golpe definitivo: Brahimi se zafó de su marca en la medular, envió un balón medido a Marega y el ex del Vitória de Guimarães se lanzó en velocidad hacia la portería local con un ojo puesto en el desmarque que en paralelo le tiraba su compañero Aboubakar. El camerunés superó como un cohete a Glik en el cuerpo a cuerpo y se encontró con un balón franco a tres metros de Benaglio que no desaprovechó.   

El 0-2 agravó todavía más las carencias de un Mónaco incapaz de dar un paso al frente sin descuidar su defensa. Con Rony Lopes y Keita Baldé sobre el césped, los del Principado intentaron someter al Oporto por aplastamiento, pero cada intento de poner en aprietos a Casillas destiló desesperación y falta de ideas, las que sí tuvieron los portugueses para anotar el tercer y último gol de la noche en las postrimerías del partido. Una sucesión de remates en el área del Mónaco finalizó con la pelota en los pies del mexicano Layún, que había saltado al terreno de juego en el minuto 71 sustituyendo a Brahimi. Tres.

El triunfo reactiva las opciones de clasificación del Oporto y lo coloca en la segunda plaza del grupo B, por detrás del Besiktas (6 puntos). El Mónaco, con solo una unidad de seis posibles, misma puntuación que el RB Leipzig, afrontará un doble enfrentamiento frente al cuadro turco que marcará su futuro en la máxima competición continental.

Felipe of FC Porto during the FC Porto training session at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 26/09/2016
Felipe, central del Oporto. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*