El pulmón del Tottenham

Moussa Sissoko of Tottenham Hotspur during the Premier League match at the Vitality Stadium, Bournemouth
Picture by Daniel Murphy/Focus Images Ltd 07432 188161
04/05/2019

En una temporada en la que el Tottenham no ha fichado, Moussa Sissoko se ha encargado de correr por todos aquellos futbolistas que no llegaron. Y por todos aquellos futbolistas que en un momento determinado se perdieron varios partidos por lesión. Incombustible en el sacrificio, altruista en el esfuerzo, generoso en el trabajo defensivo y supeditado siempre a las necesidades (variables) de su equipo a lo largo de la campaña, Moussa Sissoko se ha convertido en una pieza imprescindible para Mauricio Pochettino. Una pieza polivalente y polifacética, adaptable a varios esquemas, complementaria con los jugadores de mejor pie de la plantilla, que ha sabido encajar en el equipo tras dos cursos en los que no gozó de mayor protagonismo ni parecía contar con demasiada confianza por parte del técnico del Tottenham. Esperó, sigiloso, su oportunidad. Y una vez ha llegado no la ha desaprovechado.

Artículo relacionado: Las alas del Liverpool

El caso de Sissoko no es único en la gestión de la plantilla de Mauricio Pochettino. Con los matices de cada situación particular, Sissoko comparte algunos paralelismos con las etapas de Trippier, Lucas Moura, Fernando Llorente e incluso Harry Winks en el Tottenham. Futbolistas que vivieron muchos partidos en el banquillo, relegados a un segundo o incluso plano por jugadores indiscutibles en el once, pero que siempre se mantuvieron enchufados para rendir en el momento oportuno. Lucas Moura necesitó unos meses de adaptación tras llegar a medio curso sin apenas ritmo competitivo, Winks se quedó en el club porque Pochettino no quiso cederle pero le costó entrar con mayor regularidad, Trippier asomó la cabeza tras el traspaso de Walker al City y las lesiones ajenas acabaron impulsando a Fernando Llorente y Sissoko, también beneficiado por la carga mundialista de la mayor parte de integrantes de la medular spur. Con Dier, Alli o Dembéle disputando las semifinales del Mundial de Rusia a mediados de julio, Sissoko partió con ventaja al inicio del nuevo curso en una plantilla ya corta.

Consulta todos los textos previos a la final de la Champions 2018-19 entre Tottenham y Liverpool

Moussa Sissoko of Tottenham Hotspur beats Granit Xhaka of Arsenal to the ball during the Premier League match at Wembley Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 02/03/2019
Moussa Sissoko se ha convertido en una pieza importante para explicar los éxitos del Tottenham 2018-19. Foto: Focus Images Ltd.

El despliegue físico de Moussa Sissoko es la principal virtud que aporta el centrocampista galo en el Tottenham, pero no se trata de lo único que sabe hacer sobre el césped. Especialmente cuando ha jugado al lado de un mediocentro más posicional (Wanyama, Winks, incluso Dier), el ex del Newcastle ha hecho daño cada vez que se ha podido asomar en campo contrario. Su portentoso físico le ayuda a superar líneas en conducción, con arrancadas de pura potencia en las que arrolla a los rivales que salen a su paso. No es particularmente estético, pero sí efectivo a la hora de desatascar algunos encuentros en los que el equipo está más espeso de lo habitual o, sobre todo, desplegar al Tottenham en transición en partidos que derivan en un intercambio de golpes. Sin Dembélé, que era mucho más fino en la asociación, al menos Sissoko puede reproducir esa función de avanzar metros en conducción.

Precisamente por esa diferencia técnica, de precisión en la combinación en espacios reducidos, Sissoko suele quedar relegado a un rol algo más secundario cuando el Tottenham elabora el juego desde atrás. Cuando Pochettino ha alineado un once de perfil más asociativo, Sissoko queda destinado al perfil derecho del centro del campo y abre su posición para cubrir la espalda del lateral derecho, un futbolista mucho más ofensivo con licencia para asomarse al área contraria para centrar. Sissoko ejerce de bisagra, de elemento que equilibra al equipo cuando ataca para no quedar expuesto en los contragolpes, y en ocasiones también permite que los dos laterales spurs se incorporen a la vez sin que el cuadro londinense sea vulnerable después de cada pérdida.

***NETHERLANDS OUT*** Kasper Dolberg, Donny van de Beek, Frankie de Jong of Ajax Amsterdam and Moussa Sissoko of Tottenham Hotspur during the UEFA Champions League Semi-Final match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 08/05/2019
La potencia en conducción es una de las principales virtudes de Moussa Sissoko. Foto: Focus Images Ltd.

Por otro lado, Sissoko es un recurso muy útil en la presión adelantada o en las vigilancias a los centrocampistas rivales más brillantes. En acciones y situaciones en las que puede imponer su físico, el Tottenham cuenta con un futbolista con virtudes únicas en la plantilla. Nadie puede reproducir sus funciones sobre el césped. Wanyama y Dier pueden equipararse con el francés en la faceta física, pero responden a perfiles mucho más posicionales, rol en el que Sissoko no se desenvuelve demasiado bien. Necesita volar, pisar área, morder al poseedor, estar en permanente movimiento. Es inquieto. Algo anárquico. Pero en los momentos en los que pesa la responsabilidad, suele responder. Ha rendido a gran nivel a lo largo de la temporada, pero también en los momentos de mayor presión. Cambió la cara del Tottenham en la ida de las semifinales contra el Ajax, volvió a destacar en la vuelta e incluso completó una buena Eurocopa 2016 con Francia hasta el punto de ser el mejor jugador del anfitrión en la final. Quizás el único escenario parecido al de este sábado en el Metropolitano.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*