Sin piedad

Niza Allianz Riviera Focus

El Nápoles selló el billete para la fase de grupos de la Champions con una victoria contundente en el campo del Niza, al que no le concedió ninguna posibilidad de soñar con seis partidos más de la máxima competición continental. El equipo italiano saltó al césped decidido a llevar la iniciativa, movió el balón de un lado a otro y encerró al adversario en su propia mitad del campo, parcela de la que prácticamente no le permitió salir con el cuero controlado. El Nápoles bailó al Niza con el balón y lo asfixió después de cada pérdida para irle minando las reservas de oxígeno hasta que los goles partenopeos acabaran cayendo por su propio peso. Tardó más de lo previsto en abrir la lata, un poco como ya ocurriese en la ida, pero no por ello la actuación de los napolitanos dejó de ser brillante. Por tercera ocasión esta temporada, los de Sarri exhibieron una armonía colectiva extraordinaria que no hace más que demostrar lo que ya se intuía en la pretemporada: a finales de agosto, el Nápoles es uno de los proyectos más estimulantes de Europa.

Niza 0
Nápoles 2 (Callejón 48′, Insigne 89′)

Niza vs Napoles - Football tactics and formations

Los primeros 45 minutos fueron un ejemplo muy representativo de lo que puede ofrecer el equipo de Sarri. Sin la necesidad de lanzarse hacia la portería rival como posesos tras el 2-0 de la ida, el Nápoles supo gestionar el balón con criterio, estirando las cadenas de pase en la base de las jugadas para acelerarlas solo cuando encontraba el espacio libre en el último tercio. Mertens se ofreció a menudo entre líneas para convertirse en un punto de apoyo a la espalda de Seri, arrastrando a menudo a Dante con él, y luego Insigne y Koulibaly se encargaban de castigar el perfil derecho de Souquet. Cada vez que el Nápoles perdía el balón, lo recuperaba de inmediato, con un Jorginho excelso en la lectura de las jugadas para anticiparse y cortar cualquier avance de contragolpe. En las pocas ocasiones en las que el Niza superó el cortafuego italobrasileño, Koulibaly se encargó de neutralizar a Mario Balotelli, falto de ritmo tras una lesión. Solo las cabalgadas de Saint-Maximin, hoy orientado al sector izquierdo, y algunos toques de calidad de Sneijder permitieron burlar la presión italiana en contadas oportunidades.

Mario Balotelli ha empezado con buen pie su andadura en el Niza. Foto: Focus Images Ltd.
Mario Balotelli firmó un partido discreto. Foto: Focus Images Ltd.

El Niza intentó minimizar el impacto ofensivo del Nápoles liberando las bandas. Tanto los laterales como los volantes galos se apiñaban cerca del carril central para tapar los espacios interiores y desviar el juego partenopeo hacia los flancos, invitando a Ghoulam y Hysaj a colgar centros a Mertens. Sin embargo, los franceses tampoco podían desplegarse en ataque e incluso vieron cómo Cardinale evitó un gol cantado después de que Seri fallara un pase en la frontal del área. El equipo local mantuvo la portería a cero al descanso, pero el Nápoles inauguró el marcador en el arranque del segundo tiempo con una jugada en la que Hamsik llegó con demasiada facilidad hasta la línea de fondo y habilitó a Callejón en el segundo palo, donde se zafó de la marca de Jallet para rematar totalmente solo. Fue el fin de cualquier esperanza del Niza, que claudicó ante la necesidad de anotar cuatro dianas para darle la vuelta a la eliminatoria. La guinda llegó casi en el descuento, en otra jugada fabricada en el perfil zurdo que acabó con un disparo de Insigne. A pesar de que partirá desde el tercer bombo, el Nápoles demostró que será un rival a tener en cuenta en esta edición de la Champions League. Nunca la habían disputado en dos temporadas seguidas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Tomás, crees que ahora que el Nápoles confirmó su presencia en fase de grupos de Champions irán por algún refuerzo para apuntalar alguna de las lineas del equipo? O afrontarán la competición europea con este q base? O se esforzarán “solo” en mantener sus piezas más importantes?

No tiene mucha pinta. De momento ha habido poco movimiento de entrada y no se están barruntando nombres. Yo creo que dan por buenos los fichajes de Ounas y Mario Rui para posiciones en las que iban un poco más cortos de calidad y que la idea es mantener lo que tenían. También espero que Rog, Zielinski, Diawara y Milik jueguen mucho este año, por lo que creo que tienen una plantilla con 17-18 futbolistas de nivel para competir.

Gracias Tomás x la respuesta. Esperemos que este año tanto el Nápoles como la Roma hagan ruido en Champions, ya que viendo el proyecto de ambas escuadras de Milán es posible que no jueguen tan seguido en el futuro inmediato.

Deja un comentario

*