Batacazo en Turín

Maurizio Sarri ha levantado el noveno Scudetto consecutivo de la Juventus. Foto: Stefano Gnech/Focus Images Ltd

De nuevo, el imponente proyecto de la Juventus sucumbe en Europa. Esta vez, casi a las primeras de cambio, ante un productivo y rocoso Lyon. Los planes iniciales de pequeña remontada, de golpe y porrazo, se transformaron en la necesidad de otra noche épica. Tras el revolcón que supuso el gol de Depay en el minuto 12, la Juventus se vio abocada a la gran empresa de meter tres goles. Consiguió dos y se quedó a punto de llegar a la orilla con vida, la metáfora que mejor define a un club ahora mismo en tierra de nadie, sin equilibrio de plantilla ni jóvenes valores que empujen con fuerza. Tirana en su competición doméstica, la Juventus es incapaz de dar un salto cualitativo en Europa.

Ni la llegada de Cristiano Ronaldo ha podido remediar la ausencia de carácter ganador del equipo. Y no será por falta de influjo. El portugués se echó una vez más el equipo a la espalda y no paró de remar hasta rozar la hazaña. Si el resto de sus compañeros tuviera una uña de su competitividad y voracidad, la Juventus probablemente hoy sería equipo de cuartos. Remató nueve veces –tres a portería–, generó una ocasión grande, forzó dos faltas y tan solo falló cinco pases de 32. Números notables que, unidos a su hambre insaciable y a su gran cantidad de intangibles, permitieron a la Juventus soñar con la epopeya. Tras su segundo gol, Cristiano, en un gesto premonitorio, se tocaba la cabeza mirando a sus compañeros como pidiendo concentración y una mentalidad más férrea para completar la remontada.

Juventus 2 (Cristiano 43’ (p) y 60’)

Lyon 1 (Depay 12’ (p)

Juventus vs Away team - Football tactics and formations

En la era de los penaltitos, el árbitro alemán Felix Zwayer decidió señalar una pena máxima controvertida a favor del Lyon. Aouar recibió un pase de Cornet, se adentró en el área y Bentancur fue al suelo para rebañar el cuero. Es cierto que el uruguayo compró papeletas, pero, tras ver las diferentes instantáneas de la acción, sigue sin quedar claro el contacto manifiesto. El árbitro, que seguía de cerca la jugada, lo tuvo claro y el VAR respaldó su decisión. Transformó Depay, con pantalón remangado y elegante lanzamiento al estilo panenka. Ese gol noqueó a la Juventus durante los diez siguientes minutos: encorsetó su juego pero no sus ocasiones, que llegaban de forma aislada y sin requerir de acciones muy elaboradas. Marcelo estuvo providencial para sacarle un balón en la línea de gol al funambulista Bernardeschi, que bordeó la línea de fondo tras recortar al portero Lopes. El resto de ataques se limitó al bombardeo de centros lejanos e inofensivos desde los laterales.

Sin embargo, poco antes del descanso, de nuevo el árbitro alemán interpretó otro penalti cuestionable en el intento de Depay de despejar con el codo, desde su posición en la barrera, un tímido golpeo de falta de Pjanic. Agrandó casi imperceptiblemente el brazo para ocupar más espacio, casi sin margen de reacción, pero Zwayer, una vez más, llevó el partido a los once metros. Cristiano no falló y metió más dosis de emoción a una primera parte algo necesitada de colmillo.

Cristiano Ronaldo estuvo a punto de clasificar a su equipo. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd
Cristiano Ronaldo estuvo a punto de clasificar a su equipo. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd

Apenas inquietó el Lyon en la primera parte hasta el punto de registrar cero ocasiones de gol y tan solo un disparo entre palos, el gol de Depay, de un total de dos intentos. Ese fue el bagaje ofensivo de un equipo que, eso sí, gestionó muy bien el balón. De forma inofensiva, todo hay que decirlo, con apenas unos cuantos pases filtrados de los considerados como dañinos, pero siempre favoreciendo que el equipo no se descosiera y lo más importante, que no incurriera en pérdidas comprometidas. Atrás, los tres centrales resolvieron bien, tanto en su cometido defensivo como a la hora de sacar el balón, siempre con el sustento de un Lopes felino que le sacó una gran mano a Cristiano en un disparo de falta en el que las aguas se abrieron y la barrera perdió su sentido.

En el segundo tiempo, el panorama cambió. La energía de la Juventus con balón fue distinta y aumentó su grado de amenaza en la circulación. Alex Sandro ya ganaba más altura por fuera, Rabiot se atrevía con conducciones más agresivas hasta la frontal, Bernardeschi buscaba envíos venenosos con rosca y Cristiano seguía a la suya: moviéndose, cargando área, intercambiándose constantemente con Higuaín y percutiendo. Hasta que encontró premio a su perseverancia. A los 15 minutos de la reanudación, sacó el látigo a pasear y, pese a la densidad de efectivos rivales en el balcón del área, su zurriagazo cogió escuadra y, aunque rozara el balón, Lopes no pudo evitar el golazo. De la nada y tras un pequeño baile en la frontal, Cristiano armó la pierna sin avisar e incrustó el balón en la red.

Rudi Garcia ha logrado cambiarle la cara al Olympique de Lyon este año. Foto: Marcadorint (todos los derechos reservados)
Rudi Garcia ha logrado cambiarle la cara al Olympique de Lyon este año. Foto: Marcadorint (todos los derechos reservados)

Acto seguido, Sarri, tremendamente nervioso durante todo el partido con su característico filtro de cigarro en la boca, dio carrete a Ramsey y retiró a Pjanic. Luego metió a Dybala por Bernardeschi pero su arriesgada maniobra, viendo el precario estado físico del argentino, apenas duró 14 minutos, los que transcurrieron hasta que se volviera a resentir de sus problemas musculares. Sin duda, se echó de menos su espontaneidad y frescura en una Juventus que no andaba sobrada de cabezas pensantes que pudieran salirse del guión y pesar en la toma de decisiones. La decepción se explica desde muchos puntos de vista pero sobre todo desde la previsibilidad y la falta de ideas a la hora de atacar estructuras pobladas.

Sin hacer un partido brillante, el Lyon se cargó a la todopoderosa Juventus tras un gran ejercicio de resistencia, especialmente en la segunda parte. En el cómputo global de la eliminatoria, sobresalió por su gran capacidad para competir, adaptarse a cualquier contexto y alternar tramos de buena gestión de balón con otros de pura supervivencia defensiva. Sabe jugar con marcador a favor, domina la expansión con Toko Ekambi, Cornet y Depay, también el juego interior con Aouar y Bruno Guimarâes e incluso Rudi Garcia se permitió la licencia de sumar al ecosistema a un bisoño nacido en el 2000, Caqueret, que juega con el aplomo de un veterano. Un rival que venderá nuevamente su piel muy cara ante el City en la siguiente ronda. Por el camino, ha quedado la Juve, un equipo que, pese a la alta inversión, en el momento de la verdad, solo se entiende y se sostiene por Cristiano, aunque se quedara a un solo gol de conseguir remolcar por completo a su equipo.

 Foto de Portada: Stefano Gnech/Focus Images Ltd 

Related posts

2 comments

No se que plan tendra Cristiano para el final de su carrera; pero creo que el proyecto Juventus no da para mas, no se le puede recriminar mucho, el ha anotado todos los goles de la Juventus en las eliminatorias, si su reto es ganar champions con 3 equipos la mejor opcion es el PSG, le pagaran bien, el City seria otra opcion donde le pagaria bien; pero no creo que quiera traicionar al United, la opcion Bayern es buena deportivamente pero no creo que sea tan buena economicamente, si solo quiere volver a ganar champions lo mejor es regresar al Madrid, quizas un cambio Bale-James-Mariano por Cristiano o bienla opcion romantica de intentarlo de nuevo con el United, o bien quizas ya quiera tirar la toalla, buscar el oro e irse a MLS, China, Qatar, etc o intentarlo de nuevo una vez mas (quizas la ultima y obligado por su contrato mas que por conviccion) con la Juventus

Bernardeschi me parece un jugador infravalorado. No sé si esta Juve debería dar más galones al italiano. En cuanto a Cristiano, si bien tiene carácter competitivo, fagotiza todas las jugadas de ataque para marcar un gol de jugada cada dos partidos. No le ha dado el salto de calidad que la Vecchia Signora deseaba y está muy muy lejos de su mejor versión.

Deja un comentario

*