El Besiktas no va de farol

Pepe, Besiktas, Portugal
Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
04/05/2015

Oporto sucumbió a los encantos de un Besiktas preparado para plantar cara a Mónaco y RB Leipzig. Los hombres de Şenol Güneş regresaron a Estambul con tres puntos debajo del brazo y la sensación de contar con argumentos sólidos para intentar acceder a los octavos de final de la Liga de Campeones. El descaro de los Talisca, Quaresma o Babel permanece una temporada más en el club de la parte europea de Estambul, pero el refuerzo de Pepe simboliza el nuevo poso de madurez defensiva de los otomanos, hasta ahora dependientes en exceso del esfuerzo de Hutchinson a la hora de abordar tareas destructivas. La incorporación del internacional luso permite defender más arriba, forzar el robo en posiciones intermedias e impedir que el equipo se acule y termine colgado del larguero. Porque el esfuerzo sin balón de la línea de tres por detrás de Tosun resulta sospechoso: el trío recoge su posición sin quemar un gramo de energía, pensando siempre en cómo resolver de la mejor manera posible el siguiente contragolpe.

Enfrente, al equipo de Sergio Conceiçao no le sobraron -ni le sobran- futbolistas capaces de juntarse alrededor de la pelota e inventar cosas distintas. Escondido Óliver, toda la responsabilidad recayó en Brahimi, tan descarado como tendente a alargar en exceso sus jugadas personales. La diferencia entre ambos conjuntos en ese aspecto es significativa: Ozyakup, Talisca o Babel ofrecen regularmente soluciones con balón mientras que el Oporto depende en exceso del centrocampista español y de las proyecciones al ataque de sus laterales, circunstancia que apenas se dio en el partido porque Telles y Ricardo Pereira priorizaron vigilar a sus pares a soltarse con descaro en campo rival. Por fortuna para los locales, el Besiktas especuló tras adelantarse en el marcador y el voluntarioso empuje luso se topó con un premio en forma de gol de Tosic en propia puerta a la salida de un córner que permitió soñar a la grada con la remontada.

Oporto 1 (Tosic (pp) 21′)
Besiktas 3 (Talisca 13′, Tosun 28′, Babel 86′)

Porto vs Away team - Football tactics and formations

A su pesar, Casillas se convertiría en otro de los protagonistas de la noche. El guardameta español no logró desviar un zapatazo de Tosun desde unos 25 metros que permitió a los turcos tomar de nuevo la delantera en el minuto 28 y tampoco opuso demasiada resistencia en el último tanto de la contienda, obra de Babel, ya en las postrimerías del choque y con el Oporto volcado buscando el empate. El ex del Real Madrid venía mostrándose resolutivo bajo palos, si bien frente al Besiktas dejó las mismas dudas que la pareja de centrales formada por Marcano y Felipe, un muro en el contexto portugués que esta vez mostró fisuras al verse obligada a defender lejos de su área y a contener a rivales más hábiles con la pelota en los pies. Al tratar de estirar la manta buscando el 2-2, al Oporto le quedaron los pies al aire. Y si algo caracteriza a este Besiktas es la mala baba de sus hombres de ataque cuando el rival les permite tiempo para pensar. Únicamente la mala lectura turca de las contras en superioridad numérica permitió a los locales mantenerse en el partido hasta el final.

Antes, Conceiçao había quemado todas las naves. André André y Otávio sustituyeron a Óliver y Corona tras el descanso, lo que provocó la reubicación de Marega en banda derecha, una posición que el internacional Malí conoce bien de su paso por Guimarães. Y en el 82′ Danilo dejaría su plaza a Hernani, en un intento a la desesperada de añadir recursos ofensivos a costa de romper con el equilibrio, circunstancia que aprovecharía el Besiktas para matar el encuentro (1-3). Aunque la situación es reconducible, lo visto sobre el césped del Estadio do Dragão invita a pensar que la actual plantilla de los dragões no cuenta con fondo de armario suficiente para afrontar con garantías una competición tan exigente como la Liga de Campeones. El Oporto menos talentoso de los últimos años posee carácter, garra y contagia a su afición, en perfecta consonancia con la visión del fútbol de su nuevo técnico, pero cuesta encontrar argumentos a los que agarrarse para confiar en que la brega y la pasión sirvan para dejar atrás a Mónaco, RB Leipzig o al propio Besiktas, equipos infinitamente más poderosos en campo rival.

Iker Casillas of FC Porto (left) during the FC Porto training session at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 26/09/2016
Iker Casillas, portero del Oporto. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*