Oporto-Liverpool: el dragón y su mazmorra

El Estadio do Dragao será el escenario de otro partido de extrema trascendencia tras el Oporto-Benfica del pasado sábado. (Foto: Focus Images Ltd).

En el Estádio do Dragão se escribirá esta noche una breve novela fantástica. 90 minutos es el tiempo del que dispone el dragón para escaparse de la mazmorra construida con mucho detalle por Klopp, el arquitecto de uno de los equipos más completos y difíciles de quebrar del continente. De los testados en los últimos tiempos, no existe rival más incómodo para los hombres dirigidos por Conceiçao, pues en apenas un año y un mes portugueses e ingleses se han visto las caras en tres ocasiones, y en todas ellas el Liverpool ha mostrado una superioridad apabullante. Incluso cuando los reds no se vieron obligados a colocar el pie sobre el acelerador. Las esperanzas lusas se resumen en tres premisas: primero, el Oporto se encuentra en disposición de alinear su once titular más reconocible y, además, distribuirá las piezas de la manera más habitual, uno de los principales hándicaps en la visita a Anfield, donde el cuerpo técnico apostó por Corona como carrilero derecho en una defensa compuesta por cinco hombres; segundo, rara vez el equipo portista acumula un par de partidos sin rentabilizar su potentísimo juego aéreo en las acciones de estrategia; y tercero, el Liverpool podría atreverse a introducir alguna novedad en su alineación titular, porque el colchón conseguido en la ida (2-0) y el mano a mano con el Manchester City en la pugna por proclamarse campeón de la Premier League invitan a administrar los minutos de las individualidades más determinantes.

“Es un ejercicio de fe, pero por algo se empieza”, pensarán los simpatizantes del Oporto.

Roberto Firmino of Liverpool and Felipe of FC Porto in action during the UEFA Champions League match at Anfield, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 06/03/2018
Roberto Firmino y Felipe pelean por un balón dividido (Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd).

El último tren para el colíder del fútbol luso en el intento por mantenerse enganchado a la Liga de Campeones y no focalizar todo su esfuerzo en la pelea cuerpo a cuerpo con el Benfica por la corona portuguesa pasa por completar una gran hazaña ante su público. Se mire por donde se mire, el reto para el Oporto es mayúsculo: los lusos están obligados a vencer al Liverpool, uno de los equipos más en forma de Europa, y prácticamente todas sus opciones de clasificación pasan por no conceder ni un solo gol. Enfrente, si Klopp no guarda ases bajo la manga, palabras mayores cuando alcanzar el objetivo requiere ganar sin encajar: Salah, Firmino y Mané. Las restantes cuentas efectuadas por la afición local implican batir en cuatro o más ocasiones al brasileño Alisson, quien no ha sufrido una goleada de estas características en toda la temporada. Por contra, los reds pretenden dar otro paso firme hacia el Metropolitano. No tropezar a orillas del Duero significaría conseguir el billete para las semifinales de la Champions por segunda temporada consecutiva, un logro anhelado desde hace más de una década (2006/07 y 2007/08). Al fondo espera el Barça.

Sérgio Conceiçao recupera a dos de sus bastiones, Pepe y Héctor Herrera, para recibir al actual líder de la Premier. El regreso del internacional portugués devolverá a Militão al lateral derecho, donde nunca ha terminado de sentirse cómodo. A su vez, la presencia de Herrera junto a Danilo en el doble pivote relegará al banquillo a Óliver Torres, titular hace ocho días en Anfield. Salvo sorpresa de última hora, el Oporto regresará a su dibujo habitual (1-4-4-2 o 1-4-2-3-1), con tres hombres disputándose dos puestos: Corona (‘tocado’), Otávio y Brahimi. El extremo argelino está teniendo menos protagonismo del esperado esta campaña, en buena medida porque finaliza contrato el próximo 30 de junio, parece más fuera que dentro de la entidad y desde el entorno del propio Oporto se alude a una presunta falta de compromiso en el día a día para justificar la falta de continuidad en el once de uno de los jugadores más desequilibrantes de la plantilla. Todo apunta a que tanto el ex del Granada como Herrera harán las maletas en unos meses sin dejar ni un solo euro en las arcas de un club acostumbrado a vender a precio de oro, como demuestra el traspaso de Militão al Real Madrid por 50 millones de euros.

Jurgen Klopp manager of Liverpool during the Premier League match at Craven Cottage, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 17/03/2019
Jürgen Klopp, técnico del Liverpool, en Craven Cottage (Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd).

La principal ausencia en el Liverpool se localiza en el centro de la zaga: Lovren no ha viajado con el resto de sus compañeros a causa de un virus estomacal que le impidió trabajar con el grupo en Melwood, donde también prosigue con su recuperación Oxlade-Chamberlain, la otra baja en la expedición inglesa. La plaza del central croata en el eje de la defensa podría ser cubierta por Joe Gomez, a quien Klopp ve “cada vez mejor”. “Estamos felices de poder contar con él. ¿Qué haremos contra el Oporto? Ya veremos. Tener de vuelta a un futbolista de su calidad es fantástico para nosotros. Recordad qué temporada estaba haciendo hasta que se lesionó (en diciembre)”, manifestó el entrenador alemán en la rueda de prensa previa al partido. Si finalmente opta por ser conservador y no expone a Gomez, confiar en Matip o retrasar unos metros a Fabinho son las otras dos opciones sobre la mesa. En la medular, el Liverpool podría dar descanso a Henderson, quien sufrió un golpe en un tobillo contra el Chelsea, y a Naby Keita, uno de sus futbolistas más en forma en las últimas semanas. De producirse el relevo en la línea de medios, Milner y Wijnaldum actuarían como escuderos del incisivo tridente red.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Oporto-Liverpool, miércoles 17 a las 21:00h

Liverpool vs Oporto - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

No pude ver entera la ida así que no puedo opinar sobre el nivel del Oporto, pero con un 2-0 de renta y la Premier calentita, quizá Klopp sea algo más conservador. Si tiene que reservar algo, que sea Mané. Salah se está entonando, hay que dejar que siga de cara al final, y va a necesitar que Shaquiri esté fino así que esta noche debería tener minutos.
Personalmente, creo que el Liverpool lo tiene hecho, me atrae mucho más el City-Tottenham.

Deja un comentario

*