Ajax-Real Madrid: presente, pasado y futuro

A general view of the stadium before the UEFA Champions League match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
05/11/2014

Un equipo que ha dominado Europa con puño de hierro contra un grupo de jóvenes con ganas de comerse el continente. La eliminatoria de los octavos de Champions que arranca este miércoles en Ámsterdam se sitúa en un marco tanto simbólico como futbolístico muy estimulante en el que confluyen varias dimensiones temporales. El pasado reciente de un club que reinó y que aspira a prolongar su dinastía en el presente. El ahora de un buen puñado de futbolistas que se estrena en una eliminatoria de Champions a cara o cruz pero que parece destinado a protagonizar muchas más en su carrera. La insinuación de lo que puede deparar el futuro a corto, medio y largo plazo en jugadores a los que no se les ha puesto a prueba en un escenario de este nivel de exigencia. El choque de bruces contra la realidad en el momento en el que las expectativas dejan de ser proyecciones, porque ese día tan esperado ya está aquí. Se agotan las horas de elucubraciones y de ‘y si’. La Champions está de vuelta, preparada a poner a cada uno en su sitio. Cruel con aquellos que arrastran puntos débiles, no suele conceder segundas oportunidades.

Vinicius Junior, Frenkie de Jong, Matthijs de Ligt, Hakim Ziyech o André Onana. Son algunos de los futbolistas que afrontan su primera eliminatoria de Champions. Presente prometedor, futuro con unas expectativas altas, y capacidad para decidir encuentros, cada uno a su manera, en el presente más inmediato. En sus primeras tomas de contacto con el máximo nivel, como titular ante Atlético o Barcelona, Vinicius ha demostrado que condiciona a los rivales y genera peligro. Agita, aunque no siempre concrete. Sin embargo, la vista del Real Madrid parece un reto a cara o cruz para un Ajax que regresa a un cruce invernal de Champions tras trece años de ausencia. Tras temporadas de decepciones, el conjunto neerlandés ha completado una primera mitad de curso de notable alto. Se marchó al parón con una única derrota en su haber -ante el PSV, en Eindhoven, sin De Ligt-, pero ha regresado con los músculos entumecidos y los mecanismos defensivos atrofiados. Desde que retomó el ritmo de competición oficial, el Ajax ha perdido más partidos que en toda la primera mitad de campaña, con una goleada sonrojante en Rotterdam ante el Feyenoord y un tropiezo torpe el pasado fin de semana ante el Heracles. No perdió ninguno de sus dos enfrentamientos ante el Benfica y el Bayern, e incluso amenazó seriamente con arrebatarle la primera posición del grupo al gigante teutón, pero los síntomas del último mes no son halagüeños.

De Ligt.
De Ligt y Ziyech nunca han jugado una eliminatoria de Champions. Foto: Focus Images Ltd.

El Ajax está peor que en el momento en el que se realizó el sorteo y depende de más factores para desplegar su mejor fútbol. Por ahí pasan sus opciones de plantar cara al Real Madrid y poner en jaque la continuidad continental del campeón de las tres últimas ediciones de la Champions. A su máximo nivel, el Ajax puede quitarle el balón a cualquiera. Al menos en fases de partidos en las que entra en trance, acumulando centrocampistas por dentro, alternando todo tipo de movimientos, ofreciendo varias opciones de pase a cada futbolista que contacta con el esférico. Son momentos en los que despliega su mejor fútbol, refuerza la confianza de sus estrellas y se cree capaz de someter a cualquiera, más todavía en una temporada en la que dispone de atacantes con pegada como Tadic, Ziyech o Van de Beek, si obviamos al sempiterno Huntelaar. Los de Ten Hag se juntan arriba, proyectan a los laterales, aglutinan efectivos en la medular y ahogan al adversario en la primera presión después de la pérdida. Vuelven a robar y vuelven a atacar. Así una y otra vez en un escenario de partido idílico que se ha repetido con suficiente regularidad entre septiembre y diciembre como para permitirles regresar a la élite.

Artículo relacionado: Cuando el Ajax retiene al talento

Los problemas del Ajax, no obstante, irrumpen con violencia cuando el equipo es incapaz de imponer su contexto. Su escenario ideal. Una presión agresiva que ensucia la salida desde atrás o eleva el nivel de imprecisión y nerviosismo de sus primeros pasadores. Una tarde menos inspirada de lo habitual de los centrales o Frenkie de Jong. Una anticipación a destiempo que deja al equipo expuesto. Un centrocampista con amarilla que entra con menos decisión para no jugarse la expulsión. Quien logra superar la primera presión del Ajax, la más peligrosa, en campo rival, compra una cantidad extraordinaria de boletos para despedazar a los de Ten Hag a la contra. Quien logra cortocircuitar la salida de balón con una presión agresiva y coordinada que provoca pérdidas en su mitad de campo, rara vez pierde. Quien le quita la posesión y le obliga a correr detrás de la pelota, muy mal día tiene que pasar para no ganar. El Ajax no está preparado para partidos que no se jueguen en la mitad de campo más lejana a Onana o en los que no controle el balón. Suele asumir una serie de riesgos para propiciar ese tipo de encuentros y eso en una eliminatoria de Champions ante un equipo que junta a Modric, Casemiro y Kroos en el centro del campo, con Benzema moviéndose entre líneas, anda particularmente caro.

“Tenemos que jugar siempre nuestro partido. No importa quién es nuestro oponente. Lo hicimos contra el Bayern y en otros encuentros de la Champions. Tenemos que concentrarnos en eso y disfrutar del partido contra el Real Madrid”. Dusan Tadic.

Luka Modric se convirtió en una pieza fundamental en la presión del Real Madrid. Foto: Focus Images Ltd.
Si Luka Modric es protagonista en Ámsterdam, el Ajax sufrirá para controlar el partido. Foto: Focus Images Ltd.

La superior calidad del Real Madrid es el mayor argumento del equipo blanco para evitar que el Ajax genere el clima que necesita para ofrecer su mejor versión. La capacidad de sus centrocampistas para marcar los tiempos del partido, la exuberancia física de Casemiro para tapar agujeros entre centrales e interiores o el creciente rendimiento de Ramos y Varane (si el francés finalmente puede jugar, pues es duda por un proceso gripal) son obstáculos que al Ajax le costará rebasar. En algunos partidos de Champions, Ten Hag ha optado por prescindir de Huntelaar y Dolberg para alinear a Tadic en punta, reforzando así la capacidad asociativa de su frente ofensivo. Como medirse a Ramos y Varane con cualquiera de sus dos delanteros, bastante fijos, no parece una buena idea, es una opción que podría intentar paliar la diferencia de calidad para quitarle el balón al Real Madrid. Perder colmillo a cambio de ganar control. No obstante, incluso en este escenario, el Real Madrid dispone de tres atacantes con virtudes especialmente dañinas para la zaga del Ajax: dos extremos que atacan los espacios y pueden desplegar al equipo español a la contra y un delantero que arrastra a los centrales lejos de su zona de confort. Con una máquina de arrastrar marcas y abrir espacios a su espalda como Karim Benzema, el Ajax deberá tomar algunas decisiones. ¿Saldrá un central a por él? ¿Le dejarán combinar entre líneas? ¿Se tendrá que ocupar un mediocentro de la ayuda sobre el francés cuando salga del área? Robin van Persie, a sus 35 años, torturó a la zaga del Ajax con movimientos así hace menos de un mes. La potencia de Vinicius para amenazar al espacio es otra bala en la recámara del equipo de Santiago Solari.

Artículo relacionado: El péndulo de Frenkie de Jong

Karim Benzema of Real Madrid celebrates scoring their first goal to make it Real Madrid 1 FC Bayern Munich 1 during the UEFA Champions League Semi-Final match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 01/05/2018
Los movimientos entre líneas de Karim Benzema son una de las principales amenazas del Real Madrid. Foto: Focus Images Ltd.

Aunque, por otro lado, mientras otros quizás afrontarían con muchísimos reparos y temor la visira del vigente campeón de Europa, el Ajax puede medirse al Real Madrid con un punto de inconsciencia. Una inconsciencia que le puede llevar a tomar menos precauciones de la cuenta, pero que también le puede permitir desmelenarse sin importarle las consecuencias de sus actos, como hace en la mayor parte de sus partidos. Una inconsciencia seguramente asociada al apego y fidelidad con su forma de ver y disfrutar del fútbol pero que ha permitido a sus estrellas crecer y llegar hasta aquí. El siguiente salto competitivo es aún más difícil y pasa por una noche prodigiosa de (alguna de) sus figuras en el intento de minimizar la distancia con un Real Madrid que ha crecido en el último mes y medio. Un escenario que involucre una versión inspirada de Frenkie de Jong para mover los hilos en la medular y dictar el ritmo del partido; un Matthijs de Ligt inconmensurable para apagar fuegos; o un Hakim Ziyech atinado para marcar de la nada armando un tiro desde lejos. Incluso una actuación memorable de André Onana bajo palos que brinde una vida extra en los momentos de mayor dificultad. El pasado más reciente de la Copa de Europa se funde con los protagonistas de su futuro más inmediato este miércoles en Ámsterdam.

Alineaciones probables: Ajax–Real Madrid, miércoles 13 a las 21:00h

Ajax Amsterdam vs Real Madrid - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Tomás, ¿no crees que el Ajax debería apostar por una defensa de tres con De Jong incrustado entre Blind y De Ligt para partidos como este? Como comentabas en tu perfil sobre él, podría pasar al centro del campo con Schöne en la fase ofensiva. Así podrían reducir el peligro del Madrid a la contra y limitar el impacto de Benzema cuando baje a recibir.

Yo no soy muy partidario ni de De Jong de central (menos en partidos de esta exigencia) ni de poner en práctica sistemas que no se han usado con regularidad en partidos en los que puedes pagar caro cualquier desajuste. Creo que De Jong bajará a recibir y se abrirá para que lo encuentren con mayor facilidad cuando así se le necesite, pero no creo que sea un sistema de partida.

Me da la sensación de que por parte de la prensa se ha estado sobredimensionando al Ajax durante toda la temporada simplemente por hacer dos partidos dignos contra el peor Bayern de los últimos años. Un Ajax que ni siquiera está dominando la liga holandesa y del que he llegado a escuchar que tiene un 30-40% de posibilidades de pasar esta eliminatoria, que puede quitarle perfectamente el balón al Madrid, que no es inferior al Ajax que ganó la Copa de Europa, que tiene varios de los mejores jugadores jóvenes del mundo (cuando eso aún está por ver)… No sé, seguramente me equivoque, pero realmente no veo al Ajax quedando entre los 10 primeros de ninguna de las grandes ligas y creo que habría que esperar un poco antes de endiosar a jugadores como De Jong o De Ligt.

Lamentablemente (porque simpatizo bastante con el Ajax y su filosofía) mi idea de la eliminatoria es algo así. Además tiene exactamente el juego que se amolda mejor a este R.Madrid: control del partido sin ‘punch’, dificultades para sacar la pelota con presión alta y errores muy groseros en defensa. Más o menos como el partido del Villamarín donde el equipo blanco aún estaba un punto por debajo a como lo está ahora. Puede ser una eliminatoria atractiva y de goles, pero ni mucho menos creo que el Ajax esté siquiera al 25% de posibilidades de pasar.

Deja un comentario

*