Ajax-Tottenham: la orilla y el espejismo

Overview Johan Cruijff Arena during the Tottenham Hotspur Training Session at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888
07/05/2019

¿Podrá jugar igual contra el Bayern que contra el AEK de Atenas? ¿Podrá jugar del mismo modo en una eliminatoria de octavos que en la fase de grupos ante un Bayern que ni siquiera era líder de la Bundesliga? ¿Podrá mantener a raya al vigente campeón de Europa cuando en un día malo en la Eredivisie un equipo venido a menos como el Feyenoord le mete seis goles? ¿Podrá levantar una eliminatoria a domicilio después del enésimo partido en el que juega mejor y genera más ocasiones para terminar perdiendo ante un grande de Europa? ¿Podrá la tierna defensa neerlandesa detener a Cristiano Ronaldo, el gran dominador del área rival en las últimas ediciones de la Champions? ¿Podrá imponerse en Turín después de empatar a casa ante uno de los grandes aspirantes al título? ¿Podrá jugar de la misma forma en una eliminatoria en la que, por fin, se le considera favorito? ¿Pesará la presión de saberse cerca de una final 23 años después tras haber apeado a Juventus y Real Madrid por el camino? ¿Jugará de la misma forma en el partido de vuelta ahora que, por primera vez, defiende un resultado favorable? ¿Podrá colarse en la final de Champions un club que no ganaba una sola eliminatoria de la Copa de Europa desde 1997 con una plantilla formada por veinteañeros sin apenas experiencia en grandes citas internacionales? ¿Podrá disputar la final de la Champions del 1 de junio un equipo que empezó a competir en el torneo el pasado 25 de julio?

Especialista en romper techos imaginarios y poner en jaque cualquier idea preconcebida, el Ajax 2018-19 no para de plantear nuevas preguntas con cada paso que realiza en la Copa de Europa. El equipo de Erik ten Hag ha dinamitado todos los pronósticos posibles en una competición en la que conceptos como la experiencia, el poso en los momentos decisivos o la cantidad de decepciones acumuladas a lo largo de los últimos años marcaban la narrativa de los clubes más exitosos. En esta edición, sin embargo, el conjunto de Ámsterdam ha roto con todos los cánones establecidos. Es un equipo de autor, con una personalidad arrolladora, que despliega un juego rompedor, dinámico, eléctrico. En casa y lejos de su estadio, juega con la misma personalidad. En la primera ronda previa, en la fase de grupos o en las eliminatorias a cara o cruz, juega con la misma personalidad. Con el marcador a favor o en contra, juega con la misma personalidad. Con un lateral izquierdo que apenas ha participado en la competición o con uno que viene de disputar el Mundial, juega con la misma personalidad. Lo volvió a demostrar en Londres para derrotar al Tottenham en su nuevo estadio y lo intentará demostrar de nuevo en los minutos que le separan de su primera final de Champions en el siglo XXI.

Erik ten Hag trainer/ Coach during the Ajax Amsterdam Training Session at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 07/05/2019
El Ajax de Erik ten Hag se ha convertido en una de las sensaciones del fútbol europeo. Foto: Focus Images Ltd.

“Cuando te enfrentas a un equipo de la Premier League, la intensidad es superior. Tendremos que rebasar nuestros límites otra vez. Ese es nuestro reto”, aseguraba Erik ten Hag en la previa del duelo ante el Tottenham. El equipo de Pochettino logró quitarle la pelota al Ajax en la segunda parte en Londres, cuando el tiempo apremiaba y necesitaba un gol que le pusiera en mejor disposición para afrontar la vuelta en la capital de los Países Bajos. La referencia de Fernando Llorente, quizás en el mejor momento desde que aterrizó en Inglaterra, supuso una diana a la que el cuadro spur buscó en largo para superar la presión ajacied y provocar segundas jugadas que el conjunto neerlandés supo neutralizar bastante bien. No estará Kane, todavía lesionado pese al secretismo y las especulaciones que rodeaban su ausencia hasta unas horas antes de la vuelta, ni tampoco Winks. Tampoco comparecerá Davinson Sánchez en el que un par de años atrás fuese su estadio. Sin embargo, el Tottenham recupera a Vertonghen y, sobre todo, a Heung-Min Son para asaltar Ámsterdam en busca de la primera final de Champions de su historia.

El regreso del atacante surcoreano encarna la mayor parte de las esperanzas spurs. Sancionado en el partido de ida por acumulación de cartulinas, Son vuelve en el momento indicado para protagonizar una nueva noche épica con la camiseta londinense. Su importancia en el camino del Tottenham en esta edición de la Champions es incuestionable. Marcó el gol que encarriló el duelo de ida ante el Borussia Dortmund y marcó tres de los cuatro tantos del Tottenham en la eliminatoria ante el Manchester City. Es agresivo en sus movimientos, tiene la portería entre ceja y ceja, puede generar una ocasión de la nada, arma el remate con las dos piernas con una facilidad abrumadora, puede disparar desde cualquier posición y es competitivo para pedir la pelota cuando a otros les podría quemar el cuero. En los momentos en los que Harry Kane ha caído del once por lesión, Son ha asumido la responsabilidad goleadora con naturalidad. Y, además, es un perfil de atacante que causa problemas al Ajax. Los futbolistas escurridizos, eléctricos, con cambio de ritmo y capacidad para eliminar rivales a través del regate han hecho daño a los de Ten Hag. Ocurrió con Vinicius Junior en la ida ante el Real Madrid, ocurrió con Douglas Costa en el rato en el que ejerció de revulsivo en la ida ante la Juventus y puede ocurrir de nuevo con Son en Ámsterdam. Los atacantes que regatean y además cargan de amarillas a los defensas de un sistema que sale a presionar muy arriba y que asume muchos riesgos sin balón no suelen ser bienvenidos en el Johan Cruyff Arena.

Son Heung-Min of Tottenham Hotspur celebrates after making it 1:0 during the UEFA Champions League match at the Tottenham Hotspur Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 09/04/2019
Son Heung-Min es una de las principales bazas del Tottenham tras perderse la ida por sanción. Foto: Focus Images Ltd.

Pochettino también contará con un abanico de alternativas ofensivas algo más amplio que en la ida en su conato de remontada. No solo vuelve Son, sino que Lamela y Aurier también han regresado a los entrenamientos tras un par de meses de baja. Aunque no se les espere de inicio, ambos han viajado a Ámsterdam y podrían aportar su granito de arena si el técnico argentino lo considerara oportuno. Toda ayuda será poca para remontar una eliminatoria en la que el Tottenham necesita vencer a domicilio, algo que en esta edición de la Champions solo ha logrado en Dortmund con el condicionante de que venía de vencer en la ida por 3-0. Ese es, de hecho, el único partido que ha ganado el Tottenham lejos de su estadio en los últimos meses: los de Pochettino han caído en nueve de sus últimos diez encuentros sin el abrigo de su afición, aunque la derrota en el Etihad por 4-3 les valió igualmente para acceder a las semifinales. Su situación contrasta con la dinámica del Ajax, en alza después de ganar 15 de los últimos 17 partidos entre todas las competiciones. Desde que perdió la ida de los octavos ante el Real Madrid, el Ajax solo ha tropezado en la visita al AZ (1-0) y en el encuentro contra la Juventus en Ámsterdam (1-1). El domingo rompió una sequía de cinco años sin alzar títulos a costa del Willem II.

Más allá del matiz de quién ocupará el lateral derecho (¿es Veltman el nuevo lateral titular o regresará Mazraoui?), el once del Ajax es innegociable. Reconoció Ten Hag que David Neres había arrastrado alguna molestia en los últimos días, pero el brasileño participó en la final de la KNVB Beker contra el Willem II y parece que estará listo para jugar de inicio en la banda izquierda. Su presencia en el once no es tan decisiva como la de Van de Beek o Tadic, que suele tener un impacto directo en el marcador, pero sí es vital para mantener la estructura ofensiva que mejor ha funcionado en el Ajax. Con el serbio de punta de lanza, Van de Beek se convierte en un arma de destrucción tan previsible como letal. Previsible porque todo el mundo sabe que terminará rematando libre de marca en el espacio que genere Tadic con sus movimientos, y letal porque casi nunca la defensa rival logra cerrarle la puerta a tiempo. Van de Beek se desliza entre las rendijas existentes en la retaguardia del contrincante con sigilo y flexibilidad gatuna y se mueve por el césped como si lo controlaran con un mando de videoconsola desde una cámara cenital. Van de Beek no necesita mapas para orientarse.

Donny van de Beek during the Ajax Amsterdam Training Session at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 07/05/2019
Donny van de Beek marcó el gol de la victoria del Ajax en Londres. Foto: Focus Images Ltd.

La sociedad entre Tadic y Van de Beek en campo rival permite transformar el dominio territorial del Ajax en ocasiones de gol una vez el equipo de Ámsterdam se ha instalado en campo contrario. Tan importante es el buen entendimiento entre el hombre más adelantado y el mediapunta neerlandés como la capacidad de Tadic para bajar balones largos cuando el Ajax quiere zafarse de una presión adelantada, la propia presión que ejerce el conjunto de Ámsterdam después de cada pérdida o la habilidad de Frenkie de Jong y Hakim Ziyech para marcar los tiempos del partido. Cuando el Tottenham priorizó tapar las recepciones del futuro futbolista del Barcelona en campo propio, se topó con la participación interior del medio internacional con Marruecos, que asumió una mayor responsabilidad para trasladar la pelota a campo rival. Para minimizar la influencia de los centrocampistas más talentosos del Ajax, el Tottenham seguramente poblará mucho el centro del campo e intentará saltarse la presión rival con la presencia física de Llorente y la agresividad de futbolistas como Dele Alli o Son. Imprimir un ritmo muy alto al partido, finalizar todas las jugadas posibles, evitar pérdidas en zonas comprometidas y recoger las segundas jugadas que genere Llorente para obligar al Ajax a iniciar sus ataques más cerca de Onana que de Lloris. Solo si el Tottenham traslada la semifinal al terreno de la más pura Premier puede desnaturalizar a los de Ten Hag, como ocurrió en algunos tramos de ida.

“Necesitamos jugar con mayor libertad mañana, porque no tenemos nada que perder”. Mauricio Pochettino.

La diferencia respecto a otros escenarios que ha vivido el Ajax a lo largo de la temporada es que esta vez el conjunto neerlandés tiene un botín a proteger. Ganó en la ida, le vale el empate y el Tottenham quemará todas sus naves para intentar ganar y disputar así el que seguramente sea el partido más importante de toda su historia, la primera final de la Champions. Sería la primera final europea de los ingleses desde la Copa de la UEFA de 1984. Por mucho que Daley Blind trasladara el mensaje de que sus compañeros debían afrontar el duelo como si la ida no existiera, como si empezara 0-0, si algo ha demostrado la Champions en los últimos años -con el partido de este martes en Anfield como evidencia más cercana- es que el equipo que no tiene nada que perder suele jugar libre de complejos. Y eso suele convertirle en un rival incluso más peligroso. La final del Metropolitano se encuentra muy cerca para un invitado sorpresa al que nadie esperaba a principios de septiembre. Uno alcanzará la orilla. El otro verá cómo la ilusión de alcanzar un objetivo inimaginable hace unos meses se desvanece como un espejismo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Ajax-Tottenham, miércoles 8 a las 21:00h

Tottenham vs Ajax - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Responder a Guillermo Cancelar respuesta

*