Barcelona-Juventus: el subcampeón pone a prueba los ajustes de Valverde

Esta semana Ernesto Valverde se ha convertido en el técnico con más partidos al frente del Athletic. Foto: Focus Images Ltd.

La Champions League empieza con un reto de máxima exigencia para el nuevo Barcelona de Ernesto Valverde. La visita de la Juventus al Camp Nou pondrá a prueba los últimos retoques del técnico extremeño, que no ha parado de agitar al equipo azulgrana desde la Supercopa de España. El arranque liguero ha venido acompañado del regreso de Messi a la posición de falso nueve, aunque con un ecosistema particular para potenciar al astro argentino que se ha mantenido incluso con Luis Suárez, ya recuperado de la lesión que lo apartó de las alineaciones culés en las dos primeras jornadas. El campeón italiano, el vigente subcampeón de la Champions, pondrá a prueba la madurez de la estructura diseñada por Valverde, que hasta ahora ha dado buenos resultados ante Betis, Alavés y Espanyol.

El cambio de posición de Leo Messi es la novedad más evidente en el Barcelona desde la llegada de Valverde, pero no es la única desde que arrancó la Liga Santander. La libertad de Messi determina el rol de los jugadores que teóricamente parten desde la banda, que centran su posición cuando el Barcelona hilvana largas cadenas de pases. Es entonces cuando los elementos externos fijan a los defensas rivales, casi siempre situados entre central y lateral para sujetar al máximo número de zagueros posibles e imposibilitar que estos persigan a Messi cuando baja un escalón para recibir entre líneas. En cualquier caso, la posición de los dos acompañantes del argentino es variable e interpretable según transcurren las jugadas: normalmente se combina un rol más fijo de un delantero centro que luego debe cerrar defensivamente en la banda izquierda (Alcácer primero, Suárez después) con la alternancia del otro acompañante (Deulofeu/Dembélé), cuya posición se abre o se cierra cual acordeón para pegarse a la banda cuando la jugada de ataque lo requiera. El carril de la izquierda también incluye una pista de despegue para la velocidad de Jordi Alba, autor de tres asistencias a Leo Messi en los últimos dos partidos.

Tras el Europeo sub-21, Deulofeu ha sido titular en los tres primeros partidos de liga del Barcelona. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Tras el Europeo sub-21, Deulofeu ha sido titular en los tres primeros partidos de liga del Barcelona. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Tan importante como el comportamiento de los delanteros azulgranas han sido los matices añadidos a la salida de balón del Barcelona, más paciente que en la última temporada. Por el momento el conjunto catalán no ha sufrido en exceso ante los rivales que han saltado a presionarle muy arriba y tarde o temprano ha acabado encontrando la solución para batir la presión del contrario. Busquets se siente más arropado con Rakitic cerca, pues el croata baja a recibir con mayor frecuencia, próximo a la base de la jugada para habilitar líneas de pase. Rakitic interviene con mayor asiduidad en la circulación y también desahoga el juego del Barcelona con su preciso desplazamiento en largo para cambiar la orientación del ataque, un recurso útil para activar a Jordi Alba. Ahora al croata no se le exige compensar constantemente los movimientos de Messi y ocupar la banda derecha en función de la posición del argentino. Y a pesar del cambio de rol del ex del Sevilla, Rakitic ha empezado el curso con fuerza, aferrándose a la titularidad y siendo protagonista en el equipo. La posesión se asienta más arriba sin la necesidad de que Messi baje a recibir y acerca al argentino al área. Por ahora, el Barcelona lo encuentra: disparó tres veces al palo ante el Betis, marcó dos goles al Alavés y otros tres al Espanyol.

Ivan Rakitic of FC Barcelona during the La Liga match at Mestalla, Valencia Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 22/10/2016
Ivan Rakitic desempeña un rol distinto con Valverde. Foto: Focus Images Ltd.

Los primeros matices del Barcelona han cambiado la cara de un equipo que, con la salida de Neymar, ha rebajado de nuevo la altura de su centro de gravedad para no dejarse llevar tan fácilmente por la verticalidad de los tres hombres más adelantados. Sin embargo, la Juventus planteará nuevas preguntas a los de Valverde. El equipo turinés cuenta sus partidos por victorias en la Serie A, aunque todavía no ha alcanzado su mejor versión. En las últimas temporadas los de Allegri han demostrado que son un equipo diésel, que va a más a medida que avanza la temporada. A menudo el técnico italiano ha empezado el curso con un esquema táctico y lo ha acabado remodelando con el paso de los meses, como ejemplifica la trayectoria de las dos Juventus que alcanzaron la final de Champions en 2015 y 2017. Lo más importante es encajar el puzle para el tramo final del año.

“Aún no nos encontramos en unas condiciones físicas óptimas, pero estamos mejorando. El objetivo, como siempre, es llegar a marzo con todo por jugarnos en las tres competiciones. Las características de mis jugadores me permiten variar mucho, mañana lo veremos”. Massimiliano Allegri.

Por ahora, Allegri está apostando por una línea de cuatro defensas tras la salida de Dani Alves y Leonardo Bonucci, que obliga a Pjanic a asumir más responsabilidades en la creación de juego. Sin el desplazamiento en largo del nuevo zaguero del Milan y sin la proyección ofensiva del ahora lateral del PSG, escasea la creatividad en los primeros pases juventinos. Para ello es importante que Alex Sandro pueda crecer en esta faceta y, sobre todo, que Pjanic ejerza de director de orquesta. El bosnio ha respondido en el arranque de curso, aunque todavía está por determinar quién será su acompañante en la medular: Khedira y Matuidi para añadir a alguien con despliegue físico para pisar el área contraria o Marchisio para apostar por un segundo futbolista en la base con capacidad para sacar la pelota jugada. Para la visita al Camp Nou no habrá tantas dudas, pues el alemán y el italiano se han quedado fuera de la convocatoria por lesión. En paralelo, es Dybala quien puede asumir un rol un poco más creativo. El argentino está jugando de mediapunta en los primeros partidos y llegará más fresco tras descansar en el último choque ante el Chievo Verona. Dadas las nuevas necesidades de la Juventus, Dybala es el mejor socio que Pjanic puede tener para asentar la posesión bianconera en campo contrario. La participación del argentino y los apoyos interiores de los jugadores que arrancan por detrás del bosnio son importantes para que la circulación pueda progresar, un aspecto que se antoja importante para superar la presión azulgrana.

Miralem Pjani? of Juventus during the UEFA Champions League Final at the Principality Stadium, Cardiff Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 03/06/2017
Miralem Pjanic debe asumir la responsabilidad en la creación. Foto: Focus Images Ltd.

La primera noche de Champions de la temporada enfrentará a dos proyectos que ya han deslizado algunas pistas de sus próximos pasos pero que todavía tienen mucho recorrido para madurar las nuevas ideas e incluso descartarlas para apostar por nuevos matices a medida que surjan las dificultades. En el Barcelona falta ver el rol reservado a Ousmane Dembélé, que debutó el pasado sábado y quizás no tiene tan interiorizados los mecanismos azulgranas de ataque como Deulofeu; mientras la Juventus busca encontrar el sitio a Douglas Costa. El rol del brasileño en el Camp Nou puede ser importante, pues el conjunto bianconero llega muy mermado por las bajas. Además de las ya citadas lesiones de Marchisio y Khedira, las ausencias de Mandzukic, lesionado, Pjaca, no inscrito en la Champions, y Cuadrado, sancionado, reducen enormemente el rango de posibilidades ofensivas de Allegri, que también anda corto de efectivos en la retaguardia tras la lesión de Chiellini, el plan personalizado de Höwedes (que no ha entrado en la convocatoria) y la no inscripción de Lichtsteiner para la fase de grupos de la Champions. Douglas Costa es el jugador más rápido y vertical a disposición de Allegri y será vital para armar contragolpes sin el sancionado Cuadrado. La Juventus llega en cuadro, pero no por ello deja de ser menos peligrosa: se trata de un equipo camaleónico, que puede adoptar varios esquemas y que seguramente contará con el factor sorpresa para definir qué tipo de partido quiere que se dispute en el Camp Nou. Su alineación es imprevisible y varias de sus piezas (Sturaro, Bernardeschi, Matuidi) encajan en varios esquemas. En el Barcelona causan baja Paco Alcácer, Arda Turan y Rafinha, mientras Sergi Roberto vuelve a estar disponible.

Alineaciones probables: FC Barcelona-Juventus, 20:45h.

Barcelona vs Juventus - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

El Barcelona va a tener que estar más preciso que nunca, con un centro del campo de la Juve que roba muchos balones y es más rápido y físico que el del Barça.

Veremos qué aporta Deoulofeu, porque no está eligiendo bien sus acciones y no le está saliendo nada en condiciones. Me recuerda a Pedro en su última temporada cuando apenas jugaba; cada vez que salía se atropellaba y no daba una a derechas.

Sin Cuadrado, el Barça jugará menos preocupado en esa posibilidad de contra rápida, porque si estuviese en el campo, no creo que viésemos la versión de Jordi Alba de los últimos partidos de liga.

Sólo con Khedira y Matuidi la Juve no parará el centro del campo del Barça, necesitan un tercer centrocampista, quitar a Sturaro, lástima que no esté Dani Alves porque le daba mucha profundidad y salida a la Juve.

Yo creo que Deulofeu dentro de un rol determinado como Extremo puede llegar a desarrollarse muy bien.

Deja un comentario

*