Barcelona-Liverpool: la primera vez de Klopp contra Messi

Philippe Coutinho of FC Barcelona celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
03/10/2018

Jürgen Klopp es uno de los mejores entrenadores de la última década. Construyó un Borussia Dortmund dominante en Alemania que le discutió la hegemonía al Bayern a partir de una generación de futbolistas jóvenes y hasta entonces (casi) desconocidos, ganó dos ligas, una Copa y lo metió en una final de la Champions que perdió precisamente contra el gigante bávaro. Al Liverpool también le cambió la cara cuando el conjunto red sufría, bajo en autoestima tras una temporada en la que resbaló cuando rozaba la Premier con la yema de los dedos. En pocos meses lo clasificó para una final de la Europa League, el año pasado regresó a la final de la Champions cuando seguramente no entraba todavía en las listas más cerradas de favoritos a alzar el título y esta temporada aspira a repetir en la final del Metropolitano a la par que pelea por una Premier League de récord con el Manchester City. De momento, el Liverpool ha superado su techo de puntuación en la liga inglesa y está en disposición de encadenar dos finales de la Copa de Europa, algo que la entidad del Mersey no logra desde la década de los 80 y que parecía harto improbable cuando Klopp asumió las riendas del equipo en octubre de 2015. Sin embargo, si existe un reto de proporciones mayúsculas que todavía no ha afrontado Jürgen Klopp en partido oficial desde que entrena en el máximo nivel ese es el de medirse a Leo Messi.

Ni tampoco el Barcelona sabe lo que es cruzarse con Jürgen Klopp. La electricidad de los equipos dirigidos por el técnico alemán, siempre tan reconocibles con su sello tan característico, está diseñada para dar calambres a rivales que pretenden llevar la iniciativa, salen jugando desde atrás, procuran mimar la posesión de la pelota y asumen riesgos en los primeros pases. La rivalidad construida tanto en la Bundesliga como en la Premier por oposición a los equipos de Pep Guardiola, de planteamientos antagónicos, augura un escenario similar en el primer asalto en el Camp Nou. Presión agresiva para robar en campo contrario y desplegarse al contragolpe a toda mecha, sin florituras ni dilaciones, ante un Barcelona que querrá tener la pelota pero no querrá exponerla a una pérdida que le desnude ante la mayor de las virtudes del Liverpool.

Jurgen Klopp manager of Liverpool during the Premier League match at Craven Cottage, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 17/03/2019
Jürgen Klopp todavía no se ha enfrentado al Barcelona en partido oficial. Foto: Focus Images Ltd.

Pero el futbolista que puede hacer saltar por los aires los planes de Klopp es Leo Messi. A su manera, el Liverpool también asume una serie de riesgos elevados con sus planteamientos, con contrapartidas más o menos controladas. Van Dijk permite que el equipo inglés defienda mucho más arriba sin temer una posible salida en largo a su espalda tanto por su poderío en el juego aéreo como su zancada para corregir y ganar duelos a campo abierto. El neerlandés está capacitado para arreglar cualquier desajuste, tarea a la que también se suele encomendar el despliegue físico de Henderson o la inteligencia posicional de Fabinho según quien ocupe la posición de mediocentro. Sin embargo, la presencia de Leo Messi entre esas dos aguas puede resultar una complicación díficil de descifrar si el Liverpool muerde arriba y se desajusta. Su mera presencia también puede convertirse en un elemento lo suficientemente intimidatorio para que los ingleses maticen su plan y prioricen proteger los espacios, bajando el bloque un peldaño más de lo habitual, flotando a los centrales y priorizando tapar directamente los pases a los centrocampistas con los puntas, un escenario que también podría proponer al Barcelona y que le permitiría jugar un poco más cómodo. El equipo azulgrana ha sufrido para imponer su guion durante 90 minutos a los adversarios que han sido más agresivos en la presión, que han logrado arrebatarle la posesión en algunos tramos de sus respectivos partidos y sobre todo han roto la sensación de control que sí transmite el Barcelona incluso cuando mueve el balón en zonas intrascendentes. El impacto de Arthur en los choques decisivos de la fase de grupos de la Champions, de La Liga o de la Copa del Rey ha sido menor en partidos en los que el Barcelona ha atacado con menos continuidad, como el duelo ante el Atlético en el Camp Nou o algunas fases de la eliminatoria ante el Manchester United. Ensuciando los caminos hacia el brasileño, el ex de Grêmio ha pesado un poco menos.

La influencia de Leo Messi en el partido también repercutirá en el grado de actividad de Jordi Alba en la banda izquierda. El sector derecho de la zaga del Liverpool es el más frágil a nivel defensivo del conjunto inglés. Es el más alejado de Van Dijk, que por otro lado siempre está a tiempo de proteger el área y de apagar el incendio, y también suele ser el menos resguardado por Mohamed Salah. El empuje del lateral azulgrana obliga a los rivales a tejer una red de vigilancias que no puede pasar por el nivel de concentración y compromiso defensivo del extremo egipcio. Sus irrupciones en carrera, atacando el espacio con menos densidad de efectivos, pueden obligar a Klopp a matizar su propuesta con alguna medida provisional. En varios encuentros de las dos últimas temporadas el Liverpool ha jugado con Salah en punta, a veces incluso por delante de Firmino, para intimidar a la contra, mientras uno de los centrocampistas cerraba la banda derecha. En otros casos también ha sido Firmino quien se ha arremangado para tapar uno de los flancos, normalmente el izquierdo para que Mané parta desde la derecha. Son variables que incluso se pueden producir a lo largo del mismo partido en función de qué rivales le causen más problemas.

Jordi Alba of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 03/10/2018
Las incursiones de Jordi Alba serán una de las mayores preocupaciones del Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.

La titularidad de Roberto Firmino en el Camp Nou no está garantizada después de que se perdiera el último compromiso liguero contra el Huddersfield por precaución. La segunda mitad de temporada del delantero brasileño ha sido algo más irregular a raíz de algunos problemas físicos que ha arrastrado y le han restado continuidad, aunque una buena versión del ex del Hoffenheim supondría un quebradero de cabeza para el Barcelona. Firmino responde al perfil de delantero que le hace daño al cuadro azulgrana, ese delantero con capacidad para tocar entre líneas y pausa para esperar el momento oportuno para atraer al defensa y soltar el pase al espacio libre. Su rol a la hora de brindar apoyos en la zona de la mediapunta potencia el fútbol de Salah y Mané y lo convierte en una pieza fundamental para estirar al equipo al contragolpe después de cada recuperación. Si logra sacar del área Piqué, el Barcelona será un equipo mucho más vulnerable. Si no llega, porque su presencia depende de cómo se encuentre este miércoles, su ausencia será dolorosa. Por otro lado, sí se espera que su compatriota Fabinho pueda jugar de inicio. O al menos estará a disposición de Klopp si así lo prefiere, pues falta ver cuál es el centro del campo que alinea el alemán. En algunos partidos importantes de la temporada, como las visitas al Manchester City o al Bayern, Klopp mantuvo el trío de centrocampistas que jugó la mayor parte de encuentros camino a la final de Kiev. Sin embargo, Fabinho y Naby Keita rindieron a buen nivel contra el Oporto y son otras alternativas de garantías en función del escenario que imagine el preparador teutón, que también ha incluido a Oxlade-Chamberlain a la extensa lista de convocados.

“Nuestra intención es ganar, pero sabemos el valor que tiene que ellos no marquen. Hay que hacer dos buenos partidos y no podemos tener ni diez minutos malos porque ellos te arrollan” Ernesto Valverde.

Menos dudas ofrece la alineación del Barcelona, en el que los únicos puestos que bailan en los partidos importantes son el lateral derecho y el atacante que parte desde la izquierda, sea Coutinho o Dembélé el elegido. Valverde seguramente priorice al ex del Liverpool para que su equipo tenga más control y no propicie un partido con mayor cantidad de pérdidas, más abierto a algún tramo de intercambio de golpes. Aunque le resultará difícil evitar que el Liverpool no pase por uno de esos tramos en los que sacude el encuentro en la coctelera, lo pone a dar vueltas a toda velocidad, mueve la pelota a una velocidad superlativa y pisa zona de remate cada dos minutos. Esas fases terminaron con todos sus rivales en el proceso de eliminatorias previas a la final y tarde o temprano esos episodios de al menos un cuarto de hora terminan produciéndose. De cómo sostengan los cimientos del equipo barcelonés Piqué, Lenglet y Ter Stegen en los momentos de mayor sufrimiento dependerán parte de las opciones azulgranas de volver a una final de la Champions cuatro años después. Aunque lo más importante será ver qué equipo logra imponer su plan de juego en este choque de estilos antagónicos. Liverpool y Barcelona se exigirán mutuamente una precisión quirúrgica en la ejecución de sus respectivos planes. O la aparición de alguna genialidad que rompa con los moldes preparados por ambos entrenadores. Será la primera vez que Klopp intente enjaular a Leo Messi.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Barcelona-Liverpool, miércoles 1 a las 21:00h

Barcelona vs Liverpool - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

10 comments

Hoy he visto una estadística de que Klopp ha venido ya 10 veces a España (a campos del Sevilla, el Real Madrid, el Málaga, el Villarreal…) y ha conseguido 0 victorias. 0 de 10.

Hablando de memoria, creo que siempre que juega eliminatorias contra equipos espanoles gana y cuando juega finales pierde.

Contra el Sevilla creo que ha jugado 7 partidos y no ha ganado nunca… Contra el Málaga, el Villarreal, el Real Madrid… ha empatado o perdido siempre, al menos en terreno español o neutral. No sé si alguien puede encontrar las estadísticas exactas.

Para mí, el Liverpool es ligeramente favorito. El Barcelona depende, en demasía, de la inspiración de Messi (que suele brillar) y sigue teniendo lagunas defensivas. El Liverpool me parece más completo y capaz de aprovechar los puntos flacos de los catalanes.
Eliminatoria de muchísimos quilates.

No estoy de acuerdo. Por una sencilla razón, para mi es favorito siempre el que tiene a Messi o a Ronaldo. Veo claramente superior al Barcelona en la portería y el medio del campo . En defensa, sí se igualan las cosas pero salvo a Van Dijk, a los demás les puede pesar el escenario, ya veremos. Y arriba, uno de los dos equipos tiene a Messi y el otro no. El Liverpool hoy tendrá muy pocas ocasiones, quizás claras, pero muy pocas. Si el Liverpool sale vivo, en la vuelta sí puede dar problemas.

No olvidemos que la prioridad absoluta del Liverpool es la Premier y tienen un partido decisivo en campo del Newcastle este sábado, por lo que el físico en la vuelta no le dará para hacer una gran remontada a este Barcelona tan fiable, que llegará descansado. Las opciones del Liverpool pasar por aguantar hoy, no por hacer heoricas remontadas

En respuesta a Alliens: A día de hoy, la prioridad absoluta del Liverpool es, evidentemente, la Champions. La liga la tienen perdida en un 98 %, pues el City ganando dentro contra el Leicester (no se juega nada, y aunque se jugara) y en el campo del Brighton ya en la última jornada (tercero por la cola, puede llegar descendido incluso) lo tiene hecho. Los de Anfield no son tontos y saben que mil veces que tuviera que jugar esos dos partidos, mil veces que el City los ganaría. Ha hecho el Liverpool una Premier bestial pero la tiene perdida y lo pondrá todo en la Champions.

*El Brighton va cuarto por la cola; a la última jornada puede llegar no descendido sino salvado, que para el caso es lo mismo. E insisto: ni aunque se jugara nada. La Premier ya la ha ganado el City.

En la Premier cualquiera puede jugarte una mala pasada. Y si miras las encuestas que hacen a aficionados del Liverpool, todos prefieren ganar la Premier, tienen una obsesión con ello.
De hecho hoy ha reservado a Firmino (y a Arnold e incluso Henderson), que es de esperar que el fin de semana sí jueguen.

Responder a Aliens Cancelar respuesta

*