Barcelona-Olympique de Lyon: el control de Arthur para evitar que el OL corra

Philippe Coutinho of FC Barcelona celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
03/10/2018

Arthur Melo y Nabil Fekir están de vuelta. El centrocampista brasileño y el mediapunta francés son las dos principales novedades en las convocatorias de Barcelona y Olympique de Lyon para su segundo enfrentamiento en los octavos de final de la Champions. Ambos resultan piezas necesarias, casi indispensables, para que sus respectivos equipos se acerquen a su mejor versión y alcancen su techo futbolístico. Con Fekir, el Olympique de Lyon siempre está mucho más cerca del gol. Su golpeo con la izquierda y visión de juego para filtrar el último pase incluso en los días en los que está menos entonado pueden producir una ocasión en cualquier momento. Con Arthur, el Barcelona se encuentra mucho más cerca de controlar todo lo que sucede sobre el terreno de juego y desactivar las amenazas de los contrarios, que pasan a intervenir menos veces y más lejos del arco de Marc-André ter Stegen. La figura que tenga más peso en el desarrollo de los acontecimientos en el Camp Nou condicionará en gran medida lo que suceda a lo largo del choque.

El empate a cero cosechado en Lyon es un resultado peliagudo para el Barcelona. Generó suficientes ocasiones para marcar y afrontar la vuelta con un ligero colchón, pero no las transformó. La falta de acierto en el remate en la ida le obligará a andar con pies de plomo sobre el césped del Camp Nou, sin una red de seguridad demasiado firme. Incluso con el marcador a favor, cualquier diferencia menor a los dos goles le brindará un halo de esperanza al Olympique de Lyon, un rival particularmente peligroso cuando goza de espacios para desplegarse al contragolpe. Para evitar esas transiciones, al Barcelona le conviene un escenario de control absoluto de la situación. Le conviene un partido en el que los pupilos de Valverde amasen la pelota, avancen pacientemente y se instalen de forma permanente en campo contrario para acabar encontrando el hueco para penetrar en la zaga francesa. Evitar pérdidas en la salida de balón es una de las premisas más importantes, pero otra también debe ser terminar las jugadas o recuperar la posesión antes de que el Lyon pueda correr a la contra. La figura que permite al Barcelona plasmar esas ideas es la de Arthur Melo: el nexo entre defensa y delantera, la pieza que permite juntar efectivos en campo contrario con cadenas largas de pase y que permite a Messi recibir en campo contrario sin tener que recular en exceso para entrar en contacto con el esférico. El reparto de espacios suele ser más armónico cuando Arthur, Busquets y Rakitic conviven en el centro del campo.

Lucas Moura of Tottenham Hotspur and Arthur Melo of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 03/10/2018
La relevancia de Arthur en el Barcelona creció después de la victoria culé en Wembley ante el Tottenham. Foto: Focus Images Ltd.

Si el Barcelona reproduce un escenario en el que el Olympique de Lyon se ve obligado a defender permanentemente en la frontal de su área, como ocurrió durante la segunda parte del choque de ida, sus opciones de acceder a los cuartos de final se multiplican. El OL resistió con entereza ante su afición, pero también agradeció la falta de acierto de Luis Suárez en una competición que se le atraganta recientemente a domicilio. También podrá respirar aliviado si Ousmane Dembélé finalmente no se recupera de sus problemas musculares y no puede participar en el encuentro, pues el extremo francés es uno de los principales focos de desequilibrio gracias a su capacidad para desbordar en el uno contra uno en cualquiera de las dos bandas. Si Dembélé no puede jugar, ni siquiera un rato, la relevancia de Coutinho partiendo desde la banda izquierda se incrementará. Sin confianza para buscar portería y lejos de la versión que mostró en sus últimos meses en el Liverpool o incluso en el Mundial, el brasileño intimida bastante menos que Dembélé en este tramo de temporada. Sin embargo, su tendencia interior es importante para limpiar el flanco zurdo y arrastrar potenciales vigilancias sobre Jordi Alba, el elemento más profundo del Barcelona. Más todavía si no está Dembélé.

La resistencia de la zaga del OL determinará en gran medida su capacidad para sobreponerse al reto que supone el Camp Nou. En la ida Denayer completó uno de los mejores partidos de su carrera y unas prestaciones similares dotarán de más oportunidades al conjunto del Ródano, que no sabrá hasta última hora si podrá contar con Marcelo, que terminó tocado el choque del pasado sábado ante el Estrasburgo. Una eventual baja del central brasileño lastraría el poderío físico y defensivo de una zaga en la que las desconexiones puntuales -no siempre forzadas- son una variante más a incluir en el abanico de posibilidades que puede ofrecer el partido. Del estado físico de Marcelo también puede depender la opción de plantar una defensa de tres centrales o apostar por repetir el esquema por el que abogó Bruno Génésio en la ida.

Gabriel Jesus of Manchester City (left) gets to the ball ahead of Marcelo of Lyon during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 19/09/2018
Marcelo será duda hasta última hora en el Olympique de Lyon. Foto: Focus Images Ltd.

Otro de los elementos que condicionará las opciones de éxito del Olympique de Lyon será la capacidad para activar a sus mejores futbolistas a la contra. Atacantes veloces y profundos no les faltan, pues Génésio goza de un abanico bastante amplio de opciones, cada una con sus respectivos matices: Depay, Cornet, Terrier, Bertrand Traoré o Moussa Dembélé son alternativas válidas para hacer daño al Barcelona tanto jugando de inicio como partiendo desde el banquillo. Sin embargo, más importante aún que el acierto de los citados delanteros o extremos es la capacidad de los futbolistas que actúan por detrás de abastecerles. Esa responsabilidad recaerá en tres de los jugadores con mayor capacidad para batir líneas en conducción y habilitarles al espacio. Tanguy Ndombele y sobre todo Houssem Aouar y Nabil Fekir son futbolistas que pueden hacer saltar por los aires la primera presión del Barcelona, dotar de pausa a los ataques del OL y dar tiempo a los jugadores más adelantados para desplegarse a la contra. No son infalibles y en ocasiones asumen riesgos en zonas en las que no deberían, exponiéndose a pérdidas muy comprometidas, pero si desactivan la primera presión tras pérdida y ganan sus respectivos duelos pueden crear ocasiones de gol. La capacidad intimidatoria del OL será un arma valiosa a esgrimir en la visita al Camp Nou, aunque en el reverso de la moneda se esconden concesiones que pueden activar a Messi con un balón perdido donde rara vez perdona. Si el Olympique de Lyon no termina las jugadas, compromete el balón en zonas delicadas o Arthur manda en el centro del campo, el astro argentino gozará de un puñado de oportunidades para decantar la balanza en el Camp Nou. Raro será que las desaproveche.

Artículo relacionado: Así juega Ferland Mendy

Alineaciones probables, BarcelonaOlympique de Lyon, miércoles 13 a las 21:00h

Barcelona vs Lyon - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*