Barcelona-Roma: el desafío de Alisson en el Camp Nou

Lionel Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
14/03/2018

La Roma disputará los cuartos de final de la Champions por primera vez en diez años y afrontará el doble enfrentamiento contra el Barcelona sin excesiva presión, en una situación absolutamente antagónica a la ronda anterior contra el Shakhtar. El cruce frente al conjunto azulgrana es la recompensa a la buena campaña europea de los giallorossi, que exhibieron su mejor versión en la fase de grupos y necesitarán ofrecerla de nuevo si quieren soñar con pisar sus primeras semifinales de la Copa de Europa desde 1984. Es un terreno en el que no están tan acostumbrados a maniobrar como su oponente, el Barcelona, uno de los clubes que ofrece mayores garantías en la competición continental en la última década.

Una de las figuras que se antoja clave para que la Roma pueda competir en el Camp Nou es su portero. Alisson Becker se ha destapado esta temporada como uno de los mejores guardametas del continente y ha sido fundamental para que el cuadro italiano siga vivo en la Champions. El brasileño gozará de una oportunidad fabulosa para demostrar al mundo si realmente tiene esa grandeza que se le ha intuido, sobre todo si es capaz de mantener a raya a la delantera azulgrana como ha hecho este curso ante rivales como el Atlético, el Nápoles o el Shakhtar Donetsk. Puede ser una suerte de ensayo general en un escenario de primerísimo nivel antes del Mundial, pues Alisson ha transmitido una enorme seguridad a lo largo de la Copa de Europa. De su desempeño en el global de la eliminatoria dependerán una parte importante de las opciones de la Roma, pues Alisson se trata de una pieza ajena al juego que puede reducir la diferencia existente entre Barcelona y Roma e incidir en el aspecto anímico de ambos contendientes. Mientras un defensa, un centrocampista o un delantero que aspira a ser considerado TOP puede necesitar de más factores externos para exhibir su mejor versión en un escenario así, en función del contexto o de sus rivales, el estado de forma de Alisson solo necesita que la retaguardia no regale ocasiones de gol clamorosas. Si rinde al nivel al que acostumbra, el brasileño puede salvar varias bolas de set favorables al equipo catalán que desesperen al Barcelona y mantengan la moral de la Roma.

Alisson
Alisson ha sido el mejor jugador de la Roma esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Alisson no lo tendrá nada fácil, pues el Barcelona seguramente monopolizará el balón y contará con armas para abrir la defensa de la Roma. Di Francesco deberá elegir el grado de riesgo que la Roma está dispuesto a asumir en el Camp Nou, pues se trata de un equipo que presiona muy arriba y adelanta la línea defensiva. Este plan puede suponer un suicidio en el templo azulgrana si no se aplica de forma coordinada, como por ejemplo ocurrió en la ida de los octavos en Ucrania. Más todavía con el regreso de Busquets, cuya presencia ayuda a ordenar mejor la salida de balón, y la capacidad intimidatoria de Leo Messi, dos elementos también relevantes para comprender algunas de las dificultades del Barcelona en un contexto parecido en la última jornada liguera contra el Sevilla.

Lionel Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 14/03/2018
El poder intimidatorio de Leo Messi puede alterar la habitual presión adelantada de la Roma. Foto: Focus Images Ltd.

Por otro lado, la Roma es un equipo bastante ordenado cuando el rival se asienta en campo rival. El cuadro italiano se dará por satisfecho si logra desviar la circulación azulgrana hacia los flancos, pues luego Manolas, Fazio y De Rossi se sienten seguros en la defensa de centros laterales. Aun así, una de sus flaquezas coincide con otra de las fortalezas del Barcelona: la baja de Cengiz Ünder en el extremo derecho. El futbolista otomano, uno de los jugadores más en forma del equipo en 2018, se perderá el partido de ida por lesión y obligará a introducir una nueva pieza, seguramente El Shaarawy. Y aunque el internacional italiano sigue siendo un futbolista veloz para desplegarse a la espalda del lateral de turno, su principal cometido en el Camp Nou será otro, pues le tocará lidiar con las incorporaciones de Jordi Alba. Las opciones de la Roma para llegar con opciones a la vuelta pasan por contener a Iniesta y Alba en el sector izquierdo y taponar la conexión del lateral con Leo Messi, en un pase atrás que todo el mundo espera pero que a menudo resulta indefendible. La Roma es un equipo irregular por naturaleza, que no siempre mantiene la concentración a lo largo de los 90 minutos. Sin embargo, en el Camp Nou una única laguna puede dinamitar la eliminatoria.

“Es un equipo muy agresivo que viene a recuperar el balón en la otra mitad de campo. Si podemos salir de la primera presión, creo que podremos generarle peligro importante. El Barcelona es un equipo que nunca está muerto. Tienen una gran fuerza para aceptar el uno contra uno en todo el campo, lo que es sinónimo de seguridad y calidad de sus jugadores”. Eusebio Di Francesco.

El duelo de los extremos giallorossi con los laterales culés será otro de los alicientes del partido, pues la Roma necesita de sus futbolistas externos para desplegarse e intimidar de vez en cuando a Ter Stegen. Edin Dzeko es un delantero formidable, capaz de jugar de espaldas y ganar balones largos, pero no responde al perfil de delantero más peligroso para la zaga azulgrana, pues no se trata de un futbolista autosuficiente a treinta o cuarenta metros del arco rival. En cambio, el bosnio sí resulta más útil en estos escenarios si puede aguantar el balón y habilitar al compañero que rompe al espacio. Las maniobras de Dzeko en el Camp Nou tienen que ir destinadas a dar tiempo a Perotti y El Shaarawy mientras atrae la atención de los centrales.

Edin Dzeko. Foto: MarcadorInt/T.Martínez.
Edin Dzeko puede habilitar a los extremos con buenos balones al espacio. Foto: MarcadorInt/T.Martínez.

Por otra parte, en el Barcelona existe la duda de siempre en la Champions: quién será el undécimo futbolista del once de Ernesto Valverde. Con Rakitic y Busquets disponibles para actuar en el doble pivote y Andrés Iniesta partiendo desde el sector izquierdo, la posición de volante derecho sigue sin un dueño claro. A priori, Paulinho y Dembélé parten por delante del resto de aspirantes al no poder jugar Coutinho en la Champions. En contra del ex del Tottenham juega su falta de precisión y agilidad en el pase ante un equipo que puede vivir mucho tiempo replegado en su campo. Por su parte, el francés ofrece desequilibrio en el uno contra uno ante Kolarov, aunque luego debe mantener la disciplina a nivel defensivo para seguir al serbio cuando se incorpore en ataque. Por esta disciplina siempre cabe la posibilidad de que juegue André Gomes, más preciso que Paulinho pero sin desequilibrio ni producción ofensiva porque no arriesga en el pase. O incluso podría entrar en las cábalas Denis Suárez por su impacto positivo en el Sánchez Pizjuán, aunque esta temporada ha jugado más Alcácer que el gallego en la banda derecha. Los matices del Barcelona en ataque dependerán de la elección de Valverde en esta demarcación, en una pugna en la que ya queda descartado Aleix Vidal, fuera de la convocatoria.

“Me preocupan muchas cosas de la Roma. Me preocupa la estructura que tiene, que tiene un buen juego de posición, es un rival que intenta llevar el peso del partido. Cuando tira la presión alta es un equipo peligroso. También en la estrategia. Tiene laterales muy ofensivos y tenemos que estar atentos para defenderlos bien”. Ernesto Valverde.

Las últimas horas también determinarán la evolución de Radja Nainggolan, que se retiró lesionado en el último partido liguero y ha viajado a Barcelona con el resto de compañeros pese a no estar al 100%. Si el belga no puede jugar, actualmente el escenario más probable, Lorenzo Pellegrini ocupará su lugar en la medular. El trabajo del centro del campo romanista será de vital importancia a la hora de intentar limitar la influencia de Leo Messi, que tras decantar el último cruce de Champions supone un reto mayúsculo para el cuadro italiano. Y especialmente para Alisson, la última red de protección de la zaga transalpina para intentar resistir a los primeros 90 minutos de eliminatoria en el Camp Nou. Si el Barcelona controla el balón y avanza junto hacia el área romanista, será difícil que no encuentre al 10 y exija varias apariciones estelares del portero brasileño.

Alineaciones probables: Barcelona-Roma, miércoles 4 a las 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Barcelona vs Roma - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

No me gustan estos cuartos, ya dos eliminatorias decididas y esta pinta a ser goliza, por bien del futbol espero que gane el Liverpool manana para tener al menos una eliminatoria abierta para la vuelta.

Deja un comentario

*