Bayern-PSG: 68 días después

Mbappé. Foto: www.rsca.be.

68 días después de saborear la primera gran noche de Kylian Mbappé en París, los hombres de Unai Emery encaran la visita a Múnich con la tranquilidad que proporciona el trabajo bien hecho: la inmaculada trayectoria europea de los galos no admite discusión alguna –cinco partidos jugados, cinco triunfos, 26 goles a favor y solo uno en contra– y la primera plaza del grupo tampoco parece comprometida, pues el Bayern debe vencer por cuatro tantos si quiere alterar el orden de los dos equipos clasificados para los octavos de final. El duelo llega en buen momento para medir la capacidad de respuesta de los franceses, sobre aviso tras tropezar en Estrasburgo (2-1) el pasado sábado. La inesperada derrota sufrida en Alsacia llama al orden a una plantilla construida para abordar y superar retos más exigentes, como dejar su sello en uno de los grandes coliseos del fútbol continental. «Queremos demostrar lo grandes que somos como club y tenemos la oportunidad de hacerlo en un partido importante. Hemos mejorado, ahora somos más pacientes con el balón», detalló Emery en sala de prensa. El míster del PSG no ocultó sus intenciones: «tener toda la posesión de la pelota posible», sin rehuir las transiciones, porque «jugaron un papel muy importante» en París y esto podría repetirse en Múnich.

Thiago Motta causa baja por lesión en el PSG; Juan Bernat, Thiago Alcántara, Manuel Neuer y Arjen Robben componen la nómina de ausencias en el Bayern.

Si el París Saint-Germain ha madurado alrededor del esférico y ha logrado extraer el mejor fútbol de las botas de jugadores como Adrien Rabiot, a día de hoy una luz tan potente como la que emiten Edinson Cavani, Neymar JR o el mencionado Mbappé, el Bayern directamente se ha transformado, dando un par de pasos hacia atrás hasta regresar a un punto ya conocido. La destitución de Carlo Ancelotti y la posterior incorporación de Jupp Heynckes han calmado las aguas en el seno de la institución más laureada del fútbol germano, ansiosa por enmendar el traspié en París (3-0) y dar una alegría a una afición que anhela mantener el brillo del último lustro en Europa. «Tenemos que mejorar algunas cosas. Queremos que se vea un Bayern bien distinto al del partido de París, sobre todo ante nuestro público», recalcó Sven Ulreich. «Sencillamente queremos ganar el encuentro», apostilló Mats Hummels. «Quizá, cuando todo vaya saliendo, pensaremos en si es posible [la primera plaza del grupo]. Pero primero, queremos ganar, y luego ya veremos», concluyó el defensa. Heynckes no tiene la intención de comprometer la condición física de sus jugadores más determinantes, por lo que la presencia de inicio de Kingsley Coman y Thomas Müller, titulares que arrastran pequeñas molestias físicas, no está asegurada. Quien sí arrancará el partido sobre el césped es James Rodríguez, confirmado por su propio técnico.

«París asistió a un combate desigual, marcado por la apabullante frescura de los de Saint-Germain. En la lucha de lo nuevo contra lo viejo, el irreverente descaro de Mbappé, colosal maltratando a un lateral consagrado como Alaba, levantó a la afición local de sus asientos y marcó el inicio del posible cambio de jerarquía en un continente acostumbrado a recitar prácticamente de memoria los semifinalistas de su máxima competición a nivel de clubes».

Mbappé lidera la revolución, 28 de septiembre de 2017

Robert Lewandowski of Bayern Munich celebrates with team mates after scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Constant Vanden Stock Stadium, Anderlecht Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 22/11/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-171122-0101.jpg
Robert Lewandowski celebra un tanto anotado ante el Anderlecht (Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd).

A tenor de cómo se vive la previa en uno y otro bando, el Bayern enfoca el partido como un test para calibrar su actual nivel, asumiendo de inicio una posición de relativa inferioridad. La diversidad de registros del PSG y la incontenible dinamita de sus delanteros con metros por delante preocupa y obliga a repensar qué estrategia es la idónea para minimizar a un rival tan camaleónico: apto para manejar el esférico con soltura en posiciones intermedias pero también preparado para machacar al contragolpe con la endiablada velocidad de sus puntas. Uno de ellos, Neymar, podría batir un récord en la Liga de Campeones si consigue perforar la portería de Ulreich, ya que ningún jugador a lo largo de la historia de la máxima competición continental ha anotado al menos un tanto en todos y cada uno de los encuentros de la fase de grupos. Un aliciente más para un partido en el que Emery no parece dispuesto a guardarse nada. El técnico vasco alineará de inicio a Cavani, Verratti o Kurzawa, suplentes en Estrasburgo; recuperará a Thiago Silva, al que le dio descanso en liga; y mantendrá a Draxler como interior, ocupando la vacante de Motta y retrasando a Rabiot al mediocentro. Puro lujo.

Jupp Heynckes: «Es evidente que James se siente bien y juega cada día mejor. No sólo es un gran futbolista sino que además influye en todo el campo. Jugará mañana desde el principio. […] No somos tan arrogantes para decir que disputamos la primera posición del grupo. Lo que está en juego es el prestigio».

Alineaciones probables: Bayern Múnich-PSG, martes 5 a las 20:45h en beIN Sports España

PSG vs Bayern - Football tactics and formations
Foto de portada: Imagen cedida por www.rsca.be.

Related posts

Deja un comentario

*