Barcelona-Nápoles: mucho más que un pase a cuartos

Lionel Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
14/03/2018

La visita del Nápoles al Camp Nou es sumamente trascendental para el Barcelona por muchos motivos. El primero y más evidente tiene que ver con la continuidad del equipo en la presente Liga de Campeones, después de 12 años consecutivos superando la ronda de octavos; el segundo, con la continuidad de Quique Setién en el cargo ya que numerosas informaciones señalan que este partido podría ser una final anticipada (otra más) para el actual técnico del Barça, aunque el cántabro ha querito quitarle hierro al asunto en las últimas horas (“No se me ha pasado por la cabeza que este sea mi último partido en el Barça”); y por último, aunque no por ello menos importante pues en el fondo se trata de una mezcla de las dos anteriores, por los fantasmas que el cuadro azulgrana arrastra desde hace un par de temporadas. Un 1-1 en la ida fuera de casa siempre es un resultado positivo para el equipo que juega la vuelta como local, pero han cambiado tantas cosas durante estos cinco meses y las circunstancias son tan excepcionales, que recurrir a cualquier tópico sería ciertamente engañoso para cualquiera, incluso para el que escribe o lee esta previa.

La última vez que el FC Barcelona no pasó la ronda de octavos fue hace 13 años. Ocurrió en la temporada 2006/07 ante el Liverpool, con Frank Rijkaard en el banquillo azulgrana quedándose a las puertas de la remontada. El Liverpool, entrenado en aquel entonces por Rafa Benítez, ganó en el Camp Nou el partido de ida (1-2) y aguantó la ventaja en la vuelta pese a acabar perdiendo por la mínima (0-1), en un encuentro en el que Anfield fue testigo después de muchos meses (a causa de las lesiones) del tridente mágico Ronaldinho, Eto’o y Messi. Aquella noche el Barcelona ganó con un solitario tanto de Gudhjonsen en la recta final, en un equipo en el que también estaban Deco, Xavi e Iniesta, pero fue insuficiente para remontar la eliminatoria. En aquella Champions el Milan acabó vengándose del Liverpool en al final dos años después de lo ocurrido en el Estadio Olímpico Atatürk de Estambul. Pero volvamos al presente: desde entonces, el Barcelona no sabe lo que es quedarse fuera de la ronda de cuartos. Arsenal, Olympique de Lyon, Manchester City, Celtic, Stuttgart, Bayer Leverkusen, Milan, PSG y Chelsea han sido sus últimos rivales en octavos de final, y todos, sin excepción, acabaron eliminados por el Barça.

fcb vs Away team - Football tactics and formations

Para este partido, Quique Setién ha llamado a filas a 22 jugadores. En la convocatoria destaca el nombre de Antoine Griezmann, que regresa a una lista después de lesionarse en el tramo final de Liga, y también han acabado entrando Clément Lenglet y Ronald Araujo, que arrastraban diversos problemas físicos en los últimos días. El que no estará seguro al menos ante el Nápoles es Ousmane Dembélé, que ya ha entrenado con el grupo seis meses después de su operación, pero se ha considerado muy prematura su convocatoria. Hemos estado pensando en la posibilidad de convocarle, pero los entrenamientos que ha podido hacer con el grupo son muy pocos, no está con gran confianza y creo que la mejor decisión es no llevarle. Si pasamos, vendrá a Lisboa, reconoció ayer Quique Setién.

Además de Dembélé, el Barcelona tampoco podrá contar para la vuelta de octavos con Samuel Umtiti, también por problemas físicos, ni con Sergio Busquets ni Arturo Vidal, sancionados por acumulación de amonestaciones. Arthur Melo, por decisión técnica, y Martin Braithwaite, porque no está inscrito para el torneo, completan el capítulo de bajas del FC Barcelona. En la expedición azulgrana se han incluido nueve fichas del filial ante las ausencias del primer equipo. El que sí estará disponible para el encuentro es Lorenzo Insigne, por parte del Nápoles, que el viernes volvió a entrenar al mismo ritmo que sus compañeros y parece recuperado de su lesión (en el aductor izquierdo) en la última jornada de la Serie A. De hecho, en Italia tienen bastante claro que será titular pese a haber entrenado a lo largo de toda la semana en solitario. Otro que se ha recuperado a tiempo para el partido es Kostas Manolas, que ha tenido un curso complicado con las lesiones.

Lorenzo Insigne se ha recuperado a tiempo para el partido de vuelta. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd
Lorenzo Insigne se ha recuperado a tiempo para el partido de vuelta. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd

En Nápoles tienen bastantes ganas de aguarle la fiesta al Barcelona, como no podía ser de otra forma. El equipo partenopeo acabó la liga derrotando en su estadio a la Lazio, pero su temporada no ha sido la más regular en los últimos años. De hecho, pase lo que pase ya en esta Champions, tiene ya asegurada su presencia en la próxima UEFA Europa League después de ganar la Coppa Italia ante la Juventus, pero no por haberlo conseguido de manera directa a través de la clasificación. En la previa de este partido han sido muy sonadas las diversas declaraciones de Aurelio De Laurentiis, el presidente del Nápoles, acerca de la evolución de la pandemia en España, y más concretamente en Barcelona, y el máximo mandatario napolitano no ha dudado en blindar al máximo la expedición del equipo. El Nápoles se instalará en Barcelona en un hotel que ha sido enteramente reservado por el club para la ocasión, los miembros descansarán en habitaciones individuales, no podrán salir del hotel nada más que para dirigirse al estadio para jugar al partido y toda la plantilla volverá directamente a Nápoles en la madrugada del sábado 8 al domingo 9.

El cuadro napolitano tiene ante sí un reto muy ambicioso: clasificarse por primera vez en toda su historia para unos cuartos de final de la UEFA Champions League. La última vez que el Nápoles jugó en octavos fue en 2017, ante el Real Madrid, pero en aquella ocasión acabó derrotado por los de Zinedine Zidane tanto en la ida como en la vuelta. La temporada pasada, tras caer eliminado en la fase de grupos, llegó hasta cuartos de final en la Europa League. Una marca que Gennaro Gattuso reconoció ayer que tiene bastantes ganas de batir: “Mañana tenemos un Everest. Estos meses he escuchado que el Barça no está en forma, que le falta medio equipo… pero tiene excelentes jugadores y unos jóvenes que es espectacular verles jugar. Mañana tenemos que hacer un partido importante.

Foto de Portada: Kristian Kane/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Related posts

3 comments

La verdad no creo que el Napoles pueda eliminar al Barcelona, les veo pocas opciones, como mexicano me encantaria que el Chucky fuera el heroe, ha perdido peso en el equipo pero calidad tiene y podria salir inspirado desde la banca sabiendo que es su gran oportunidad y bueno ahi esta Manolas, si Allison elimino dos veces al Barza porque Manolas no.

Aunque el equipo del Barcelona es más potente que el Nápoles, veo la eliminatoria 55-45%. Le doy casi las mismas posibilidades a los italianos.
La cantidad de jugadores del filial que está necesitando el Barcelona obedece a una gestión de la plantilla absolutamente nefasta. El Barcelona también se enfrenta a uno de los peores presidentes de la historia del fútbol moderno.

Deja un comentario

*