Liverpool-Bayern: choque de velocidades en Anfield

Jurgen Klopp of Liverpool during the friendly match at the Aviva Stadium, Dublin
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
04/08/2018

Pese a tratarse de dos de los seis clubes con más Copas de Europa en su palmarés, los precedentes de Liverpool y Bayern en la Champions son exiguos. El equipo alemán con más títulos y el club inglés más exitoso en el viejo continente solo se han cruzado en tres ocasiones, con un único cruce en esta misma competición que se remonta a 1981 y que se saldó con dos empates que favorecieron al Liverpool, que se impuso porque marcó más goles como visitante. Treintaiocho años más tarde, dos clásicos de la Champions se citan en Anfield en un duelo entre transatlánticos en distinto estado de ánimo. No vive su mejor temporada el equipo de Niko Kovac, a rueda del Borussia Dortmund en la Bundesliga y poco convincente tanto en sus partidos de DFB Pokal como a lo largo de la fase de grupos de la Champions. Y se ilusiona el Liverpool, que se cree capaz de ganar la liga inglesa tras casi tres décadas de sequía después de demostrar la temporada pasada que podía competir contra cualquiera en la Champions.

Sin embargo, el Liverpool puede sentirse vulnerable por un día. Aunque juega el partido de ida arropado por su afición, en Anfield, donde ha edificado su clasificación para los octavos de final con tres triunfos ante Nápoles, Estrella Roja y PSG, el equipo de Jürgen Klopp formará con una retaguardia más frágil de lo habitual. Virgil van Dijk, el hombre que cambió la cara de los reds hace un año, se pierde el primer choque contra el Bayern por sanción. Tampoco lo disputará su acompañante en el primer tramo de curso, Joe Gomez, lesionado desde inicios de diciembre. Con estas dos bajas confirmadas, Klopp está pendiente del estado de forma de Dejan Lovren, que arrastra molestias en los isquiotibiales y será duda hasta última hora. Así pues, Joel Matip será titular en el eje de la defensa y podría formar pareja con Fabinho si el central croata no está en condiciones de participar en un partido de esta exigencia. Por mucho que Klopp haya intentado quitar hierro al asunto de puertas hacia fuera, recalcando la importancia de que debe ser todo el bloque el que trabaje colectivamente en defensa, el Bayern viajará a Inglaterra con la esperanza de que marcar en Anfield puede estar un poco más barato que de costumbre.

Virgil van Dijk of Liverpool warms up prior to the UEFA Champions League match against FC Porto at Anfield, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 06/03/2018
Virgil van Dijk, sancionado, no disputará el partido de ida contra el Bayern. Foto: Focus Images Ltd.

No parece un mal contexto para el Bayern en una eliminatoria que se decidirá en Múnich, pero el conjunto bávaro tampoco es que pueda presumir de unas prestaciones defensivas intachables. El equipo de Niko Kovac ha encajado al menos un gol en todos los partidos que ha disputado en 2019 y varios de sus rivales han perforado las mallas de Neuer (o Ulreich) en reiteradas ocasiones. El Bayern no es un equipo fiable sin la pelota, le generan ocasiones de gol con excesiva facilidad, Neuer no transmite la seguridad de las temporadas previas a la lesión que lo dejó casi un año sin jugar y los equipos que disponen de atacantes rápidos y eléctricos le resultan particularmente problemáticos. El perfil de futbolista que abunda en la plantilla del Liverpool parece diseñado para castigar una zaga lenta, pesada de movimientos, que sufre cuando adelanta las líneas y los delanteros de turno trazan desmarques a su espalda.

Anfield puede ofrecerle al Bayern un contexto en el que protegerse si espera con el bloque más bajo para ceder menos espacios a Salah, Firmino y Mané. No se sentirá cómodo si pierde el control del esférico, pero menos todavía si el encuentro se disputa a altas revoluciones, en un escenario que el Liverpool intenta propiciar en los choques europeos como local. Si hay un gigante europeo que puede pasarlo especialmente mal en los tramos de partido en los que el Liverpool se transforma en un huracán, ese debe de ser el Bayern. Le cuesta sostener esfuerzos largos y varias de sus estrellas suelen terminar desfondadas si el ritmo se sostiene de inicio a fin, como ocurrió en la visita al Borussia Dortmund en la Bundesliga. Además, los movimientos de Firmino para sacar de zona a Süle y Hummels y las rupturas de Salah y Mané se dibujan como acciones difíciles de contener para un Bayern que ha viajado a Inglaterra sin Boateng, Robben, Tolisso ni el sancionado Thomas Müller. Goretzka no realizó la última sesión previa con el resto del equipo por precaución y será duda hasta última hora.

Thomas Mueller of Bayern Munich celebrates during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 20/02/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180220-0083.jpg
Thomas Müller se perderá la eliminatoria contra el Liverpool por sanción. Foto: Focus Images Ltd.

Si la velocidad del Liverpool puede hacer sufrir al Bayern, el equipo teutón también cuenta con argumentos para sacar un buen resultado de Anfield. El conjunto bávaro sigue siendo un equipo muy poderoso cuando ataca por las bandas, parcela por la que últimamente percuten con especial acierto Coman y Gnabry. Los dos extremos más jóvenes de la plantilla se están consolidando ante las recurrentes lesiones de Ribéry y Robben, que ya no seguirán el curso que viene. El alemán es una de las noticias más positivas del Bayern. Tanto en la izquierda como en la derecha, Gnabry ha aportado un plus de velocidad y profundidad a un Bayern carente de futbolistas que atacaran el espacio. En el flanco opuesto, Coman ha recuperado las sensaciones previas a la lesión y vuelve a desbordar con bastante facilidad. Su buen momento de forma -pese a un contratiempo físico que le ha convertido en duda para las horas previas al partido en Liverpool- ha coincidido con un rendimiento óptimo de Alaba, de nuevo incisivo a la hora de doblar al extremo y generar peligro en el dos contra uno frente al lateral opuesto. Si el Liverpool no resguarda a sus laterales, podría sufrir por fuera en una noche en la que no dispone de su principal baluarte a la hora de despejar centros laterales. Quizás por este motivo, Klopp pueda volver a recurrir al 4-4-2 (o 4-2-3-1), con Salah y Firmino más descolgados para que los centrocampistas de banda puedan echar un cable en defensa. Y, sobre todo, a una presión agresiva que ensucie la salida de balón bávara. Con diez días de descanso al no jugar este fin de semana en la FA Cup, Klopp ha tenido tiempo de sobra para preparar el regreso de la Champions e idear alguna que otra sorpresa para sus próximos adversarios.

“Tuvimos tiempo y lo usamos para trabajar mucho en aspectos tácticos. Tal y como lo vemos, nos preparamos para lo que falta de temporada, así que usamos el tiempo para eso e intentamos dar una serie de inputs tanto en lo táctico como en lo físico. También necesitábamos ese tiempo para recuperar a un par de futbolistas que estuvieron fuera. (…) Para convertirte en un campeón, debes tener el deseo de un recién llegado con la calidad de un aspirante real. Al principio de la temporada, tras seis temporadas ganando la liga, quizás no lo tenían. Pero ahora están persiguiendo al líder, así que lo han recuperado. La situación en Múnich, desde mi punto de vista, les convierte incluso en más peligrosos que antes”. Jürgen Klopp.

Alineaciones probables: Liverpool-Bayern, martes 19 a las 21:00h

Liverpool vs Bayern - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Creo que la baja de Van Dijk se va a notar mucho, hay un Lovren muy distinto con y sin el holandés. Matip además siempre me ha parecido bastante tronco…
Doy favorito al Bayern para hoy, digo un 2-1.

Totalmente de acuerdo, Van Dijk es esencial, no sólo por dominar su parcela sino por su capacidad para corregir al central derecho, iniciar jugada y permitir a Robertson ser una locomotora. El Liverpool pierde mucho sin él. Aún así, el Bayern no tiene su mejor temporada, es un cruce imprevisible aunque quizá ligeramente favoritos los ingleses.
Thiago como pivote organizador ya lo vimos con Lopetegui en la selección y no me convence especialmente, a pesar de que le sobre visión y criterio. Donde más me gusta es en la posición reservada en principio para James, ahí Thiago es incisivo y tiene más libertad para improvisar, que sabe hacerlo. Es baja Javi Martínez? Tolisso está lesionado, así que el navarro sería el más idóneo para jugar como pivote, ya que tanto Alaba como Kimmich son insustituibles en sus carriles

Javi Martínez forma parte de la convocatoria, pero viene jugando poco últimamente. En cambio James ha ganado bastante peso en el equipo en las últimas semanas. Es una opción que entre el español si Goretzka no está al 100% o si Kovac quiere protegerse un poco más y sacrificar al colombiano. No me sorprendería demasiado.

En mi opinión, eliminatoria fundamental para la confianza del Liverpool de aquí a final de temporada, no solo en Champions sino también en Premier. Si consiguen pasar ante un rival como el Bayern, les dará moral para aguantar el envite del City en la competición doméstica, pero si caen creo que les puede entrar miedo escénico al jugarse a la única carta de la Premier la posibilidad de ganar un título esta temporada

La baja de Van Dijk, si bien es importante, me parece más subsanable en este partido contra el Bayern. Si Lewandoski y Goretzka son bien tapados, no veo alternativas al remate de los centros de extremos Coman y Gnabry.

Deja un comentario

*