Manchester United-Barcelona: diablo con piel de cordero

Manchester United v Shakhtar DonetskUEFA Champions League

Old Trafford ya no es inexpugnable. El templo que ha hecho soñar durante décadas al Manchester United se ha convertido en un lugar profanado cada vez con mayor frecuencia en las eliminatorias europeas. Del mismo modo que los diablos rojos ya no intimidan tanto como antaño, cuando mandaban con puño de hierro en la Premier y causaban pavor en los duelos internacionales gracias a varias noches de leyenda, el aura que desprende su estadio no basta para compensar las carencias del equipo. La penúltima victoria del Manchester United ante su hinchada en una eliminatoria de Champions se remonta a la primavera de 2011, cuando golearon al Schalke por 4-1 para certificar su pase a una final que luego perderían contra el Barcelona. Van der Sar y Paul Scholes fueron titulares en un partido en el que marcó Darron Gibson y Anderson cerró el triunfo con un doblete. Desde la derrota en Wembley en su segunda final contra el Barça de Guardiola, el Manchester United solo pudo ganar al Olympiacos gracias a un hat-trick de Van Persie que sirvió para levantar un resultado desfavorable en los octavos de final en 2014 .Ya ha pasado un lustro. El Real Madrid ganó en 2013, el Bayern empató en los cuartos de final de 2014 antes de apear al United en la vuelta, el Sevilla accedió a los cuartos tras vencer en Old Trafford el año pasado y el PSG repitió en 2019 pese al descalabro del encuentro disputado posteriormente en la capital francesa. Esta misma campaña también la Juventus se llevó los tres puntos de Manchester en la fase de grupos.

En las horas previas a la ida ante el Barcelona, Ole Gunnar Solskjaer aseguró que el Manchester United ha aprendido la lección de la eliminatoria contra el PSG. El cruce ante el conjunto galo rebajó en cierta medida el grado de euforia generado en las semanas previas al cruce de Champions -el United había ganado 11 de los 12 partidos anteriores- al recordarle que todavía no estaba al mismo nivel que los clubes que atesoran las mejores individualidades del continente, pero también reforzó la certeza de que su equipo podía competir contra cualquiera si sacaba partido del reconocimiento de sus propias limitaciones. Contra el Barcelona, el reparto de roles de ambos conjuntos parece evidente. Como ha ocurrido en todos los enfrentamientos ante rivales de entidad, el Manchester United se pondrá el traje de cordero, cederá la iniciativa y esperará su momento para desplegarse a la contra. La incógnita, si forzará el error con una presión más agresiva o si lo aguardará.

“Lo que hicimos ante el PSG y cómo hemos escalado en la clasificación ha dado confianza a los jugadores y a los aficionados. Por supuesto hemos perdido un par de partidos que deberíamos haber ganado. Pero también ganamos partidos que no merecimos vencer. Creo que también hemos aprendido de ese partido contra el PSG. Tenemos que ser más pacientes a la hora de ir al tackle. (…) Tenemos que ir con cuidado, no podemos regalar faltas en la frontal del área”. Ole Gunnar Solskjaer.

Manchester United manager Ole Gunnar Solskjaer celebrates after guiding his team to victory over Paris Saint-Germain during the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 06/03/2019
Ole Gunnar Solskjaer celebra la clasificación para los cuartos de final. Foto: Focus Images Ltd.

El once del Manchester United y la altura a la que Solskjaer plante el bloque despejarán algunos de los interrogantes de la previa del encuentro. El técnico noruego no podrá contar con Eric Bailly, Antonio Valencia ni Alexis Sánchez, que probablemente regresará a la convocatoria el próximo fin de semana, mientras todavía no es segura la presencia de Ander Herrera, Nemanja Matic y Marcus Rashford en el once titular. De su estado físico pueden depender algunas de las variables de la alineación de los diablos rojos. En los partidos ante equipos que debían llevar la iniciativa a partir de un 4-3-3 como el Chelsea o el Liverpool apostó por poblar el centro del campo con un 4-4-2 en rombo en el que Mata debía tapar al mediocentro rival. En otros encuentros ante rivales parecidos como Arsenal y Tottenham el sistema de partida ha sido el mismo, aunque con Lingard de mediapunta.

Ocupe quien ocupe el centro del campo, en los días en los que no tiene la pelota la mayor parte del tiempo el Manchester United siempre procura descolgar a dos delanteros. Llegue o no Rashford para jugar de inicio, esa será una de las principales preocupaciones del Barcelona. La doble amenaza no solo exigirá una concentración máxima a los centrales culés, sino que también intentará separarlos atacando el espacio libre a la espalda del lateral que se incorpora. Rashford, Martial y Lukaku son activos muy peligrosos en este tipo de contextos, más aún con Pogba como potencial lanzador del envío largo, por lo que el Barcelona deberá evitar que el Manchester United arme el contragolpe después de cada pérdida. La pareja formada por Piqué y Lenglet, en cualquier caso, está rindiendo a un nivel muy alto este curso y el francés cuenta con el aval del fabuloso partido que completó la temporada pasada ante Lukaku en este mismo estadio. Como ya ocurrió en la vuelta ante el Olympique de Lyon, los de Valverde necesitarán atacar con paciencia, juntar muchos pases en campo contrario y arriesgar cuando el equipo esté preparado para robar en caso de que el pase interior no llegue a su destinatario. El plan azulgrana se acercará al éxito si tiene mucho la pelota para amansar al Manchester United, pero sobre todo si la tiene lejos de Ter Stegen y logra atajar cualquier opción de contragolpe. Para ello necesita una versión notable de sus centrocampistas.

Marcus Rashford of Manchester United during the Premier League match at Wembley Stadium, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 13/01/2019
Marcus Rashford será duda hasta última hora. Foto: Focus Images Ltd.

Por otro lado, la defensa del Manchester United sigue siendo la parcela más débil del equipo inglés. Ahora puede jugar un poco más arropada, pero aun así está formada por futbolistas que pueden cometer errores incluso en situaciones no forzadas. El PSG ya demostró que si se mueve la pelota con fluidez y agilidad en el último tercio surgen los espacios para perforar al equipo entre líneas y generar ocasiones de gol. Tampoco la dinámica más reciente de los de Solskjaer en la faceta defensiva no es positiva: el Manchester United encadena siete partidos sin dejar la portería a cero. En un escenario de erosión del rival y control en campo ajeno, el Barcelona puede encontrar a Leo Messi en la frontal del área para volver a castigar al United entre líneas. Las recepciones de calidad del argentino en el carril central y su acierto en el remate parecen incluso más importante en una competición que últimamente no se le da demasiado bien a Luis Suárez. El uruguayo solo ha marcado un gol en las dos últimas ediciones de la Champions. Por otro lado, Valverde deslizó en la rueda de prensa previa al choque que no arriesgará más de la cuenta con Ousmane Dembélé, por lo que el pujante Malcom puede ser una alternativa para ensanchar el campo en la segunda mitad y castigar al United a la espalda de su defensa si se expone en un momento dado del encuentro.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Manchester United-Barcelona, miércoles 10 a las 21:00h

Barcelona vs Manchester United - Football tactics and formations

Related posts

9 comments

Otra alternativa que se ha barajado es la línea de cinco defensas, quizás con Young de tercer central y Dalot de carrilero. Yo no lo termino de ver de inicio para la ida, porque quizás termina empujando demasiado atrás al United demasiado pronto, aunque también puede depender de si se caen los futbolistas que son duda. No me sorprendería en exceso, porque al final la opción está ahí y la hemos visto en algunos momentos determinados, pero no lo espero para la ida.

Yo si que lo veo interesante para ellos porque al Barça es un sistema que se le atraganta. Es la forma más eficaz de frenar a Alba, en mi opinión. Y sin Dembele ni Malcom de inicio, tampoco castiga la espalda de los carrileros. Creo que el Villareal marcó el camino a seguir para el United: emparejar a carrileros con laterales, 3+2 frente a los puntas culés, Pogba para lanzar (e incorporarse de segunda línea) y dos delanteros rápidos que separen a Piqué y Lenglet.

Sí, totalmente. De ahí lo de que no me sorprendería, pero lo veo más para la vuelta con la eliminatoria abierta. Ante el PSG lo intentó en la vuelta, pero el sector derecho no cerró demasiado bien esa zona y eso me hace dudar. Según la alineación también se puede ajustar con los futbolistas que jueguen de inicio. Por ejemplo, si abres a Lingard y Rashford/Martial a banda (pueden jugar así con el rombo o en 4-3-3), el jugador de la banda derecha se puede terminar convirtiendo en un carrilero de facto. Es algo que hizo ayer el Oporto con Corona. ejemplo,

Totalmente! El otro día escuché que todas las derrotas del barca habían venido contra defensa de 5, incluida la de la Roma del año pasado. Yo me decantaría por esa formación, casi es mejor que tú juegues mal. (Como en Paris) peor que el barca juegue mal también a ambas cosas. Al fin y al cabo Barca saca el 80% de su asociación Alba Messi. Sin alba la cosa se podría equilibrar algo.

A mí no me convence el sistema de los tres centrales porque implicaría una presión alta de los de Solsjkaer, y creo que los diablos rojos serán mucho más conservadores después de la experiencia del París saint Germain.
Como en tantos partidos del Barcelona, todo dependerá de la inspiración del mejor jugador del mundo.

Pues finalmente se cae Matic del once (tampoco está Herrera). McTominay y Fred con Pogba y Dalot-Young en la banda derecha. A ver si es un doble lateral o una línea de cinco más marcada.

¿Por qué te levantas antes por Rashford o Martial en vez de Lukaku? Está claro que son dos velocistas puros ideales para lo que va a proponer el ManU. Pero, ¿no crees que Romelu, que también puede ser peligroso con espacio, puede suponer a su vez una vía de desahogo aéreo cuando el Barça presione mucho?

Un saludo, Tomás
Magnífico como siempre!

Si solo juega un delantero y no está Rashford, ahí creo que puede entrar Lukaku. Mejor que Martial para buscarse la vida en solitario. Pero si están todos para jugar de inicio, Solskjaer ha juntado más a menudo a Rashford y Martial y ha dejado varias veces al belga en el banquillo. Creo que porque le permite adaptarse a más escenarios sobre la marcha (puedes abrir a ambos a las bandas, a cualquiera de las dos, si te hacen daño por fuera si planteas un rombo de inicio) y porque confía en el impacto de Lukaku saliendo de revulsivo.

Peligrosos con espacios son los tres, pero Lukaku tampoco es tan, tan, tan dominante en el juego aéreo o de espaldas, sino que destaca más atacando la espalda de los defensas. Y para eso valen todos.

Deja un comentario

*