Atlético de Madrid-Liverpool: regreso al estadio que les vio reinar

Virgil van Dijk of Liverpool celebrates the second goal during the UEFA Champions League Final at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
01/06/2019

El vigente campeón de la Champions League empieza la defensa del título en las eliminatorias a vida o muerte en el mismo escenario en el que tocó el cielo hace apenas medio año. El Liverpool camina por el viejo continente con la etiqueta de favorito estampada en su espalda, tan visible como el dorsal de sus futbolistas, aunque todos los marcos teóricos quedan en agua de borrajas si luego no se plasman a la práctica sobre el terreno de juego. Los de Klopp no solo ya han saboreado las mieles del éxito, sino que tampoco han perdido el hambre después de paladear el triunfo continental tras quedarse a las puertas de la gloria el curso anterior. Al líder de la Premier no se le ha saciado el apetito, al menos hasta que no gane la liga por primera vez en 30 años, e incluso ha elevado el nivel de sus prestaciones. O, como mínimo, ha mejorado sus resultados en el día a día. Su superioridad en el campeonato de la regularidad habla por sí sola, aunque no certificó el pase a los octavos de final hasta la última jornada de la fase de grupos con un triunfo más apurado de lo que podía parecer en Salzburgo.

Precisamente a eso se agarra el Atlético del Cholo para competir en esta eliminatoria, quizás el cruce que afronta desde una inferioridad más manifiesta sobre el papel desde que disputa la Champions League con el técnico argentino. A diferencia de otros cursos, la expectativa es baja por la entidad del rival, su estado de forma y los problemas que arrastra el conjunto colchonero en una campaña de transición en la que el potencial de la plantilla madrileña se ha visto mermada por los recurrentes problemas físicos de varios de sus integrantes. Es evidente que el Atlético defiende peor que en temporadas anteriores, sufre más a la hora de proteger su portería en las acciones a balón parado, pide más milagros a Oblak y perfora la red rival con menos frecuencia de la que le gustaría, lo que ha perjudicado al cuadro colchonero en algunos de los partidos en los que ha generado más ocasiones de gol. Simeone no ha dado con la tecla idónea para ordenar a sus futbolistas este año y es habitual verle alterar la disposición de los centrocampistas entre partidos. Incluso en el transcurso de un mismo encuentro. La razón invita a pensar que le costará superar al Liverpool en un doble enfrentamiento que se resolverá en Anfield, pero al Atleti tampoco le viene mal vestirse con la piel de cordero en una fecha señalada en el calendario.

“Me parece justo que cada uno pueda esperar o pensar lo que se pueda imaginar, Pero lo único que cuenta son los hechos. Todas las palabras sirven para generar previas. Pero en un partido todo puede pasar. Me parece justo que cada uno pueda esperar o pensar lo que se pueda imaginar, Pero lo único que cuenta son los hechos. Todas las palabras sirven para generar previas. Pero en un partido todo puede pasar”. Diego Simeone.

La última vez que visitó el Metropoliano, Jürgen Klopp acabó manteado. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
La última vez que visitó el Metropoliano, Jürgen Klopp acabó manteado. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

En el lado de las certezas, la disposición y el planteamiento del Liverpool no ofrece demasiadas dudas. Puede bailar el acompañante de Van Dijk en el eje de la zaga, un puesto últimamente reservado para Joe Gomez, y también la identidad de los centrocampistas que pisan el área rival. Con Fabinho ya recuperado de sus problemas físicos, el brasileño debería jugar de la partida y liberar a Henderson en el interior derecho. En el perfil izquierdo del centro del campo, con Milner recién de vuelta a la dinámica del grupo, lo más probable es que Wijnaldum sea titular para imprimir ritmo y velocidad a la medular. Aun así, sin importar tanto los nombres desplegados sobre el tapete, la identidad red está más que definida: presión elevada, ritmo trepidante, laterales profundos que empujan al rival hacia su área, fases con poca pausa y vertiginosas combinaciones en tres cuartos. Las líneas maestras son nítidas, aunque el formato de la Champions puede traer consigo algunos matices para que la circulación sea más paciente si el Atlético le cede la iniciativa. El Liverpool no ha dejado de añadir nuevos registros a su fútbol para adaptarse a todo lo que exige la competición. Es más paciente con el balón para esperar el momento para asestar el golpe definitivo (la de partidos que ha ganado con goles en los últimos 15′ esta temporada), la creatividad de Firmino abre huecos entre líneas y el dinamismo de sus atacantes acaba arrastrando marcas para propiciar remates en el área.

“Jugar contra el Atlético es una de las cosas más difíciles en la vida de un futbolista. Son un equipo muy bien organizado, una máquina de obtener resultados exprimiendo al máximo cada partido. Me dicen que este año no están como antes, en un periodo de transición es normal, pero aún están luchando con todo lo que tienen y no conceden muchas oportunidades. No están jugando tan mal como la gente dice y eso no influye en sus opciones de cara a mañana. (…) Nuestra predisposición a la lucha es excepcional. No nos sentimos los campeones del torneo del año pasado, sino aspirantes al de este año”. Jürgen Klopp.

Más incógnitas por despejar plantea el Atlético de Madrid, que finalmente ha incluido a Diego Costa en la convocatoria previa al partido y podría sentarse en el banquillo. La principal problemática reside en la identidad del lateral izquierdo. Renan Lodi no goza de la confianza absoluta de Simeone en los momentos de mayor exigencia por su fragilidad en la faceta defensiva. Es habitual verle salir sustituido en las segundas partes en los días grandes: empezó en el banquillo ante el Barcelona y en la visita del Valencia al Metropolitano en la liga y se marchó sustituido antes de tiempo en los dos duelos ante la Juventus, los dos partidos de la Supercopa de España y en los enfrentamientos ante Real Madrid, Sevilla y el desplazamiento a Mestalla del pasado viernes en LaLiga. Por esa zona se moverán las principales amenazas reds: Mohamed Salah, las irrupciones de Henderson desde el carril central y el incombustible Alexander-Arnold, un martillo en la banda derecha inglesa. Ante la falta de un recambio natural, Saúl se ha visto obligado a ocupar esa demarcación de forma recurrente a lo largo de la temporada. Ahí el canterano colchonero tampoco es un especialista y se diluye su goleador cerca del área contraria. Su poderío en el juego aéreo también podría ser una alternativa para salir en largo ante la presión del Liverpool, un recurso siempre útil para el Atlético en la Champions cuando actúa más adelantado. Más rocambolesco sería apostar por un sistema con tres centrales para intentar contener el tridente ofensivo del Liverpool y exponer algo menos a Lodi en el carril zurdo.

Saul Niguez of Atletico Madrid celebrates scoring during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 18/04/2017
Saúl ha protagonizado sus mejores partidos en la Champions cuando ha pisado el área contraria para marcar las diferencias. Foto: Focus Images Ltd.

La ubicación de Saúl también determinará la composición del centro del campo, donde el reparto de los espacios siempre genera incertidumbre hasta que el árbitro indica el inicio del partido. Últimamente Marcos Llorente ha reforzado la medular, que en ocasiones dibuja la forma de un rombo con Koke algo más adelantado para proyectar a los atacantes. La velocidad de Morata y Vitolo se antoja como la principal amenaza para desplegarse a la espalda de Robertson y Arnold para intentar sacar a los centrales de su zona en un partido en el que no comparecerán los lesionados Joao Félix, Kieran Trippier y Héctor Herrera. Sobre el tapete el Liverpool concede espacio en los flancos, resquicios por los que asomar la cabeza y respirar, aunque la zancada y concentración de Van Dijk y su acompañante en el eje de la zaga suele bastar para convertirlos en carriles intransitables. Será clave que los de Simeone encuentren la fórmula para salir de su propia mitad de campo en las fases en las que el Liverpool ataque con media docena larga de efectivos, cargue el área rival con determinación y recoja las segundas jugadas con la oleada de futbolistas que aparecen desde atrás. Para sobrevivir al acoso red, se necesita poder esconder la pelota, provocar faltas ante la presión para interrumpir su elevado ritmo y amenazas que les obliguen a recular de vez en cuando para que no se juegue en los 50 metros más alejados de la meta de Alisson de forma demasiado continuada. Ese escenario es una ratonera.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Atlético de Madrid-Liverpool, martes 18 de febrero a las 21:00h

Atletico de Madrid vs Liverpool - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*