RB Leipzig-Tottenham: hablan las pizarras

Jose Mourinho Manager of Tottenham Hotspur at the press conference at the end of the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
11/12/2019

Este partido de vuelta de los octavos tendrá muchos alicientes pero, sin duda, uno de los más suculentos será el duelo entre Julian Nagelsmann y José Mourinho, dos técnicos de gran caché que medirán sus fuerzas para conseguir un billete a cuartos. Por un lado, está el revolucionario Nagelsmann, el más joven en pisar este estadio europeo a sus 32 años. Por el otro, el laureado y afamado preparador de Setúbal, de 57 años. Cuando ganó su primera Champions con el Oporto, Nagelsmann no había cumplido todavía la mayoría de edad. Y, aun así, pese a su juventud y corto bagaje vital, atesora una determinación impropia para dirigir equipos y encauzarlos hacia el triunfo. Pero Mourinho sabe más de éxito que nadie, y se ha rejuvenecido tácticamente en esta nueva etapa con respecto a su última experiencia en el United.

En la ida, Nagelsmann dejó su sello táctico: Ampadu, un habitual mediocentro galés, ubicado como central para mejorar la salida en largo de su equipo, puesto que intuía que el Tottenham se compactaría en un 4-4-2 con tendencia a blindar el centro y desproteger las bandas. Tuvo claro que tenía que sacudir y mover la estructura del rival, y por eso también se decantó por Schick, el mejor elemento para descargar y atraer la atención de los centrales, con lo que Werner y el siempre polifacético Nkunku pudieron encontrar espacios a la espalda. De todos modos, para la vuelta, no se descarta la presencia de Forsberg, Dani Olmo o Poulsen conformando una doble punta porque si algo tiene el equipo son soluciones y trajes en el armario.

Artículo relacionado: Nkunku, el comodín de Nagelsmann

Por su parte, el Tottenham diseñó en la ida un planteamiento más reactivo, seguramente forzado por las bajas capitales de Sissoko, Kane y Son, tres activos dominadores que cambian el pulso competitivo del equipo. Y, curiosamente, con Lo Celso firmando un partidazo de mediocentro, una posición cada vez menos extraña para él. Lo que pasa es que es tan bueno y fluido con balón que acabó dinamizando el ataque y apareciendo por todos los rincones. Su rol es ubicuo, como el de Moura, que apunta a referencia en ataque. Y Lamela tiene muchas papeletas para sumarse a la pléyade de talento ofensivo en aras de conseguir la remontada. Los que no estarán, tal y como ha confirmado Mourinho, serán Bergwijn y Ben Davies.

Lucas Moura of Tottenham Hotspur and Arthur Melo of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 03/10/2018
El idilio de Lucas Moura con la Champions League en su etapa como atacante spur es una de las principales esperanzas del Tottenham para darle la vuelta a la eliminatoria. Foto: Focus Images Ltd.

El partido se prevé parecido al de la ida: con un RB Leipzig llevando la iniciativa en casa, con su últimamente habitual defensa de tres para favorecer la progresión desde atrás, y el Tottenham haciendo el partido largo, sin desmelenarse de inicio, sabiendo que tan solo necesita un gol para estar dentro y pulsar las dudas de su rival. Apeado de momento de las plazas europeas, el Tottenham no atraviesa su mejor momento, en cuanto a juego, sensaciones y victorias. Tampoco el Leipzig, descabalgado del liderato de la Bundesliga por el Bayern y superado incluso por el Borussia Dortmund tras su empate ante el Wolfsburgo.

“No quiero pensar en el partido como un Mourinho contra Nagelsmann porque no es una batalla igualada. No estoy seguro de poder ganar tantos títulos en mi carrera como él. Daremos nuestro máximo porque no es habitual para el Leipzig jugar unos octavos de Champions contra el Tottenham y tener opciones de pasar. Werner entrenó ayer con normalidad y, si todo va según lo planeado, jugará de titular. Pese a sus bajas, siguen siendo fuertes a la contra y tienen un plan muy claro. Es importante que juguemos al menos tan bien como lo hicimos en la ida”. Julian Nagelsmann.

Una de las pocas certezas es que el Tottenham tendrá que proponer más con balón para superar a uno de los conjuntos más enérgicos y dinámicos de la Champions, un Leipzig que no se descose, que no negocia esfuerzos y que presenta muchos elementos de gran recorrido: Angeliño, Mukiele, Klostermann, Sabitzer, Laimer o Werner. Por alguna cosa es el equipo que más quilómetros acumula cuando se despliega la alfombra roja continental. El Leipzig suma de forma agregada 810 quilómetros, es decir, una media de 115,7 por partido. Una auténtica barbaridad. Y encima, solo ha encajado un gol en los últimos seis partidos. El conjunto de Nagelsmann está demostrando que el traje de cenicienta de los octavos le queda pequeño y mal entallado, y que ha llegado para quedarse entre la aristocracia europea.

Nagelsmann y el Leipzig debutan en octavos de Champions. Foto: Focus Images Ltd
Nagelsmann aspira a plantarse en los cuartos de final con 32 años. Foto: Focus Images Ltd

Sin embargo, Mourinho es un gran estratega y sin duda reservará algún truco para sorprender e incomodar al Leipzig en su competición fetiche, una Champions que ha conquistado en dos ocasiones con equipos distintos, algo al alcance de muy pocos elegidos. Seguramente, ese matiz táctico decisivo pasará por darle forma a la cantidad de piezas versátiles e intercambiables de las que dispone. Y otra incógnita sobrevuela el guion del Tottenham: ¿apostará por la defensa de cuatro u optará por seguir incrustando a Dier en una línea de tres? Esta es una de las principales dudas, así como los roles que desempeñarán Lo Celso y Moura.

“No tenemos, lo que me gusta llamar, tiburones del área. Los que huelen la sangre y acaban poniendo el balón en la red. Entonces, incluso cuando somos dominantes, nos cuesta hacer gol. Somos conscientes. ¿Cómo vamos a marcar entonces? Hay muchas formas de conseguirlo. Incluso ellos se pueden marcar un gol en propia. Creo que el Tottenham no será mi único club sin laureles. Gané en todos los clubes y también lo haré aquí”. José Mourinho.

Si el Tottenham se sobrepone a las ausencias de peso, el marcador adverso de la ida y su tono futbolístico ramplón de las últimas semanas, volverá a quedar evidenciada la capacidad e impronta del estratega de Setúbal. Lo mismo sucederá si pasa el Leipzig con Nagelsmann, el técnico del presente y del futuro que podría plantarse en unos cuartos de final a sus 32 años. Más que nunca, y ante tanta igualdad, decidirán las pizarras. Es decir, los matices, los roles, las variantes y las intervenciones de las dos mentes brillantes que se retarán en este apasionante duelo. Silencio, se juega.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: RB Leipzig-Tottenham, martes 10 a las 21:00h

Tottenham vs RB Leipzig - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*