Shakhtar-Nápoles: dos proyectos ambiciosos y una ciudad que descubre la Champions

Hamsik apenas disputó 55 minutos. Foto: Focus Images Ltd

La Liga de Campeones llega por primera vez a Járkov, la ciudad elegida por el Shakhtar Donetsk como feudo propio, después de unos años jugando en Lviv. El campeón ucraniano y el Nápoles se miden en duelo atractivo entre dos conjuntos que aspiran a llegar a los octavos pese a un sorteo poco afortunado, pues Manchester City y Feyenoord no son les mejores compañeros de viaje.

Los mineros del Shakhtar han pasado un año castigados sin jugar la Champions, condenados por un naufragio en la previa de hace un año contra el Young Boys. Igualmente, Paulo Fonseca demostró después su capacidad de gestionar con éxito el legado de Mircea Lucescu, recuperando el trono perdido de campeón de liga con comodidad y firmando una buena Europa League: ganó todos los partidos hasta que topó con el Celta, capaz de dar la sorpresa en Ucrania con una ayudita arbitral.

El Shakhtar llega en forma. Ha ganado sus seis últimos partidos. Es más, esta temporada ha ganado 8 de los 9 duelos oficiales, con una sola derrota en liga, 0-1 contra el Dinamo de Kiev. Y pese a esta derrota, el Shakhtar es líder, ya que al Dinamo lo sancionaron con tres puntos por negarse a jugar un partido en la ciudad de Mariupol. El equipo capitalino no quiso viajar a esta ciudad porque consideró que era un riesgo, ya que este puerto se encuentra relativamente cerca de la zona controlada por los rebeldes prorusos. El mismo conflicto que ha provocado que el Shakhtar no pueda jugar en Donetsk hace años. Por eso jugó estos últimos años en Lviv y la última campaña decidió actuar como local en Járkov, una ciudad donde la lengua más hablada es el ruso, como en Donetsk. Más cercana a su región de origen y con un agujero futbolístico. La bancarrota del equipo local, el Metallist, dejó huérfano de deporte de primer nivel a esta urbe y el Shakhtar lo aprovecha.

Picture by Gerald O'Rourke/Focus Images Ltd +44 7500 165179.06/11/2012.Mircea Lucescu manager of Shakhtar Donetsk pictured during an open training session at Stamford Bridge, London.
Paulo Fonseca ha gestionado el legado de Mircea Lucescu. Foto: Focus Images Ltd.

En su último partido, el Shakhtar derrotó a otro equipo afectado por este conflicto, el Zorya de Luhansk, por 3-1, sufriendo un poco, pues hasta los 70 minutos el resultado era de 1-1. Ismaily y Bernard solucionaron la papeleta. Precisamente Bernard llega en forma. Firmado el 2013 del Atlético Mineiro, sufrió durante sus primeros años en el club, aunque da la sensación que Paulo Fonseca ha sacado lo mejor del brasileño.

Fonseca tiene la baja del lesionado Malyshev, aunque podrá sacar un equipo de gala con el argentino Ferreyra, delantero de vieja escuela, capaz de bajar balones de espaldas a la portería, y rematar de cara, con una segunda línea con Taison, Bernard y Marlos que mantiene viva la tradición, nacida hace más de 15 años con el dinero de Rinat Akhmetov, de dar un toque brasileño a los mineros. Un equipo con dos almas, ordenado en defensa, rocoso y táctico, aunque con jugadores alegres arriba. Srna, el capitán, seguirá estimulando la banda, tal como hace Ismaily en la otra, obligando al doble pivote, formado por dos brasileños más Alan Patrick y Fred, a ayudar a los centrales manteniendo el equilibro y cortando líneas de pase contra un rival adicto al fútbol de toque. “El Shakhtar ataca siempre con cinco o seis jugadores, tiene mucho peligro”, ha advertido Sarri, entrenador de los italianos.

El Nápoles, por su parte, también llega en forma. Ha ganado sus tres primeros partidos de liga, dos de ellos lejos de San Paolo, en el campo del Hellas Verona y el Bolonia. Los chicos de Maurizio Sarri han ganado sus cinco partidos oficiales, tres en la Serie A y los dos de previa de Champions contra el Niza. Y en la pretemporada solamente perdieron contra el Atlético de Madrid, por 2-1. El inicio de temporada de los partenopeos ha ilusionado una hinchada que se pregunta si pueden competir cara a cara con la Juve, persiguiendo de ganar el tercer título ligero de un club que solamente ganó el título con Maradona en el campo.

Sarri ha conseguido mejorar la defensa del Nápoles, con dos goles en contra en cinco partidos oficiales, y uno de ellos de penalti, sin dejar de ser una máquina ofensiva, con 13 goles en 5 partidos. La conexión entre Hamsik, Insigne y Callejón es pura dinamita. Se conocen y se gustan. Hamsik por cierto, si marca dos goles, empataría con Maradona como máximo goleador de la historia del club, con 115 goles. “Maradona es un Dios, aunque quiero su récord” dijo esta semana el eslovaco, substituido el otro día por Sarri en Bolonia, decisión que provocó unas declaraciones del representante del capitán contra el veterano entrenador de los napolitanos.

Sarri, ese hombre que llegó a entrenar en campos de novena y octava división mientras trabajaba en un banco, ha conseguido convertir su Nápoles en uno de los equipos más atractivos del fútbol europeo. El ex entrenador del Empoli tiene la duda de Vlad Chirichies, que se dislocó la espalda esta semana aunque se subió al avión de los napolitanos. Sus problemas pueden abrir la puerta a Albiol, suplente en Bolonia, al lado de Koulibaly, en un Nápoles fiel a sus 4-3-3 dinámico y alegre, con Callejón e Insigne en las alas. Otra de las dudas sería decidir si apuesta por un nueve de referencia como Milik o se la juega con Mertens, con más movilidad y capaz de romper partidos, ya sea como titular, o saliendo desde el banquillo. Milik, en la rueda de prensa anterior, ya ha dejado claro que “me encuentro al 100% y quiero jugar, aunque lo importante es el grupo”. El Nápoles se ha convertido en una equipo adicto al riesgo. Como todo artista, el Nápoles se la juega. Y en ocasiones corre el riesgo de perder el balón en la zona de creación, exigiendo mucho a un centro del campo que une talento y energía, con Allan, Hamsik y un Jorginho que puede ser substituido por Diawara.

Mertens es el jugador más en forma del Nápoles. Foto: Focus Images Ltd.
Mertens podría repetir en punta de ataque. Foto: Focus Images Ltd.

Uno de los retos del Nápoles será defender bien contra un Shakhtar con mucha pegada. Reina brilló en Bolonia, en un partido en el que, por momentos, el equipo pareció estar más pendiente de la Champions, en una semana en que se ha encontrado una pancarta en la puerta de su casa: “Al di là del calcio, cuore napoletano. Grazie Pepe Reina”. O sea, más allá del fútbol, corazón napolitano. La hinchada se identifica con un portero que recibió una llamada del PSG y optó por seguir en una ciudad donde es muy amado.

Los dos equipos nunca se han visto antes, aunque el Nápoles ha viajado últimamente a Ucrania, como el día en el que sufrieron una dolorosa eliminación en semifinales de Europa League contra el Dnipro, o una victoria por 1-2 contra el Dinamo con dos goles de Milik en 2016, ya con Sarri en el banquillo. Ese, por cierto, fue el partido de la primera jornada de la fase de grupos. En el mismo país que ahora. El Nápoles de Sarri encara su segunda aventura en Champions cargado de optimismo. El reto es repetir como mínimo el éxito del año pasado, llegando a octavos, donde el Madrid acabó con el sueño de un equipo que se ha reforzado este año, con fichajes y la recuperación del lesionado Milik, con la idea de volar. El primer duelo es de nivel. Nunca nadie ha ganado al Shakhtar en su campo sin sufrir.

Alineaciones probables: Shakhtar Donetsk-Nápoles, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Shakhtar vs Napoles - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*