Tottenham-Dortmund: sin Kane ni Alli; sin Reus ni Alcácer

Heung-Min Son of Tottenham Hotspur celebrates after scoring a goal  during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
21/11/2017

Como está ocurriendo en otras eliminatorias, la ausencia por lesión de jugadores determinantes está marcando los prolegómenos del Tottenham-Dortmund, un duelo entre aspirantes no instalados en la súper élite del fútbol europeo ni en las posiciones delanteras de la parrilla de favoritos a levantar la Champions en las casas de apuestas. El buen desempeño de londinenses y renanos en sus competiciones domésticas, en las que pelean por proclamarse campeones de liga ante adversarios que sí están considerados como integrantes del club de los más poderosos de Europa, exige no descartarlos en absoluto. Uno de los dos pisará la ronda de cuartos de final, y lo hará con la esperanza de haber recuperado entonces a alguna de sus figuras. Esa es la consigna para ambos: pasar aprovechando la debilidad del oponente para rearmarse en la eliminatoria siguiente.

El Tottenham no alcanza los cuartos desde la temporada 2010-11, en la que el Real Madrid le vapuleó pese a contar en sus filas con Gareth Bale y Luka Modric. El Dortmund los jugó hace dos años, pero lo ocurrido entonces aún escuece: fue en esos cuartos ante el Mónaco cuando la explosión en el autobús que les transportaba al estadio saboteó sus aspiraciones y provocó el divorcio entre Thomas Tuchel y la dirigencia del club, acabando con lo que prometía ser una interesante solución en la difícil tarea de suceder a Jürgen Klopp. Pasaron luego Bosz y Stöger por el banquillo del Signal Iduna Park, sin que ninguno pudiera estimular a la hinchada ni satisfacer una expectativa que vuelve a ser inmensa desde la final de Wembley -a donde regresan este miércoles- y el doblete de títulos de la Bundesliga. Ahora Lucien Favre ha vuelto a situar al club amarillo en esa esfera, la del gigante alternativo que tutea al todopoderoso Bayern y le discute la supremacía nacional sin renunciar a soñar con las mismas metas en el escenario europeo.

En ese entusiasmo tan característico del Dortmund, una institución que construye sus éxitos a partir de contagiar al césped atmósferas infernales para los oponentes y de épica respirable para las tropas propias, está teniendo mucho que ver Jadon Sancho. Y la mejor noticia para su hinchada es que, pese a la multitud de bajas, Sancho no es una de ellas y va a jugar en Wembley, el mismo escenario que ya pisó convertido en el primer jugador nacido en el año 2000 que debuta con la selección inglesa absoluta. Autor de ocho goles y once asistencias en lo que va de temporada, el ex canterano del Manchester City atacará además la banda más castigada por los infortunios en la plantilla del Tottenham: con Ben Davies fuera del equipo, Pochettino confirmó en la rueda de prensa previa que Danny Rose tampoco llegará en condiciones al partido, obligando a Jan Vertonghen a desplazarse desde el centro de la defensa. Este movimiento le abriría las puertas de la titularidad a Dávinson Sánchez, autor de uno de los tres tantos en la reciente victoria de los spurs frente al Leicester el pasado domingo (3-1).

Artículo relacionado: Lo que le faltaba a Jadon Sancho

Jadon Sancho visitará Wembley con la camiseta del Dortmund tras estrenarse como titular con Inglaterra en ese mismo estadio. (Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd ).
Jadon Sancho visitará Wembley con la camiseta del Dortmund tras estrenarse como titular con Inglaterra en ese mismo estadio. (Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd ).

Sin embargo, si hablamos de ausencias, es la parte delantera la más debilitada en ambos conjuntos. Si el Tottenham no dispone ni de Harry Kane ni de Dele Alli, el Dortmund ha viajado sin Marco Reus ni Paco Alcácer. Los que conformarían las parejas titulares en los dos contendientes verán el partido por televisión o desde la grada, obligando a sus técnicos a improvisar soluciones de emergencia. Pochettino puede optar por Fernando Llorente o apostar por un ataque sin referencia en el que la velocidad de sus integrantes busque explotar los espacios que se supone que dejará un rival con la naturaleza aventurera del Dortmund y que encima es más débil atrás sin Manuel Akanji ni Lukasz Piszczek. Lucas Moura o Erik Lamela entrarían entonces para acompañar al indiscutible Son, que ha asumido el protagonismo goleador en ausencia de Kane y conforma junto a Eriksen la conexión que más argumentos le puede dar al cuadro inglés para sacar un buen resultado. El danés viene a ser en los spurs lo que Sancho en el Dortmund: un talento tan descomunal que uno se siente incluso injusto titulando la previa poniendo el énfasis en las bajas de las otras estrellas y entiende que la frase, en realidad, requiere una respuesta inmediata (eh, ¡pero están Eriksen y Sancho!).

En el Dortmund no existen tantas alternativas. Si Lucien Favre respeta su habitual 4-4-2, casi sólo la de juntar a Max Phlipp con Mario Götze. Podría también optar por dejar fuera a uno de los dos e introducir una media punta como Dahoud e incluso Pulisic, pero es poco amante de ese esquema y además al norteamericano lo utiliza prácticamente siempre en una banda. Achraf volverá a la derecha para suplir a Piszczek y la pareja de centrales la conformarán dos zurdos salvo que el técnico suizo se decida por Toprak, cuya lentitud y deficiente salida de balón lo hace poco conveniente para un ecosistema como el amarillo.

En Londres se está recordando el doble triunfo de la pasada temporada en la liguilla de la Champions como un precedente que decanta el favoritismo hacia el Tottenham y que valida su estrategia de entregarle la iniciativa al cuadro alemán para poder correr y matarlo con espacios. Y aunque Favre no es Bosz, se ajusta a la realidad pensar que responde a un mismo perfil de técnico que privilegia lo ofensivo y no es especialmente experto en la contención ni en proteger a su sistema defensivo. El último duelo ante el Hoffenheim, en el que ganaba por 3-0 y acabó empatando, viene a dar la razón a aquellos que señalan que el mayor equilibrio de los ingleses les puede dar una ligera ventaja en la eliminatoria. Aunque los dos conjuntos son bonitos de ver y presentan grandes recursos técnicos, no deja de presentarse éste como un duelo de personalidades opuestas: el Tottenham opta por la razón y el Dortmund por la pasión. La pizarra de Pochettino intentando extinguir los incendios de Sancho.

Alineaciones probables: Tottenham-Borussia Dortmund, miércoles 13 a las 21:00h

Tottenham vs Dortmund - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*