Valencia-Atalanta: cuando la excepcionalidad se convierte en la gran protagonista

General view of the stadium pictured ahead of the UEFA Europa League match at Mestalla, Valencia
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
19/02/2019

Cuando el Atalanta goleó al Valencia en San Siro, el encuentro de vuelta programado en Mestalla para tres semanas más tarde se intuía como una cita histórica para el vencedor de la eliminatoria. El equipo bergamasco, debutante en la Champions, aspiraba a certificar su excepcional actuación en la máxima competición europea con un paso más que le permitiese plantarse en cuartos. Para el Valencia, el margen entre el primer y el segundo choque podía permitir recuperar algún efectivo para intentar una remontada épica ante su hinchada. Buscar una chispa que encendiera al público, que introdujese el vértigo en el cerebro de los inexpertos jugadores del cuadro italiano. Nada de esto va a suceder. Si ya suele variar el escenario entre lo que se proyecta el día del sorteo y lo que ocurre en el duelo de ida de octavos de final de la Champions, aún han cambiado más las cosas en las últimas tres semanas que han separado el encuentro de Milán con el de Mestalla.

Como ya sabrá todo el mundo que lea esta previa, el Valencia buscará la remontada del 4-1 de la ida sin público. A puerta cerrada, ante la situación excepcional propiciada por la expansión en los contagios de coronavirus, no solo en el norte de Italia sino en muchos otros países. Las medidas de contención han corrido como la pólvora en las últimas horas, con la inminente suspensión de la Serie A hasta el 3 de abril, pero el Atalanta ha obtenido el permiso para abandonar Bérgamo y viajar hasta España para disputar su primer partido en dos semanas: desde que derrotó al Valencia solo ha disputado un encuentro, la goleada en el campo del Lecce (2-7), en un día a día cuya normalidad se ha visto alterada entre partidos suspendidos y aplazados a última hora. En una fase del curso en el que enlazaba victorias, los de Gasperini han interrumpido su actividad, lo que puede derivar en una falta de ritmo a la hora de aplicar su fútbol sobre el césped de Mestalla en un ambiente extraño para todo el mundo, sin aficionados en la grada. Factores nada habituales que dificultan proyectar cómo reaccionarán los protagonistas a un escenario inaudito para ellos, pues ya suelen desarrollarse de forma extraña los encuentros a puerta cerrada cuando media una sanción de por medio como para imaginar qué ocurrirá este martes en Valencia.

Albert Celades es el nuevo entrenador del Valencia tras la destitución de Marcelino García Toral. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Albert Celades sigue acumulando bajas en defensa. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Sin el contexto no es posible explicar un partido y menos todavía en un caso de estas características, que a priori dificulta las opciones del Valencia para remontar la eliminatoria. Albert Celades sigue acumulando ausencias, sobre todo en la línea defensiva, con Garay, Piccini, Mangala, Maxi Gómez, Manu Vallejo, Jaume Costa y Gabriel Paulista fuera de la convocatoria por distintos percances. A la lista de ausentes se ha sumado Thierry Correia, lo que limita las opciones del Valencia a la hora de armar un once para sumar tres goles… sin conceder ninguno ante el poderío ofensivo del elenco bergamasco. Lo más lógico es que Coquelin acompañe a Diakhaby en el eje de la defensa y que Rodrigo Moreno se postule como potencial acompañante de Gameiro en punta. Celades atesora más posibilidades en la medular que en la ida, pero aun así necesita de una gran contundencia en el área contraria para propiciar un escenario en el que el Atalanta pueda sentir miedo a dejar escapar una eliminatoria encarrilada.

El equipo dirigido por Gian Piero Gasperini no renunciará a su estilo reconocible de presión adelantada, marcajes prácticamente individuales por todo el campo y valentía para desplegarse en el último tercio. Con Rodrigo de vuelta el Valencia suma un elemento de desequilibrio en el uno contra uno que puede complementar perfectamente a Ferran Torres e incluso a Cheryshev, las tres piezas más capacitadas para regatear y resquebrajar el sistema defensivo transalpino, pero el último mes también debería permitir al Atalanta recuperar una óptima versión de Duván Zapata, que ya marcó un hat-trick en el estadio del Lecce para recordarnos su fabuloso rendimiento del curso anterior. En la ida Gasperini prescindió del colombiano para introducir a Ilicic y el Papu Gómez como referencias móviles, que no ofrecieran facilidades a los centrales valencianistas, llamados a sufrir de nuevo en caso de repetirse la misma fórmula. El Papu e Ilicic no paran de moverse, por lo que obligan a los defensas a tomar decisiones. Y pocos escenarios resultan tan difíciles para una pareja de zagueros que ha jugado poco como tal que enfrentarse a atacantes que te obligan a decidir en cuestión de segundos si es mejor salir a perseguirles o permitirles recibir en zonas más retrasadas.

Josip Ilicic of Atalanta BC bears down on goal during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751 22/10/2019
Josip Ilicic brilló en el partido de ida en Milán. Foto: Focus Images Ltd.

El poderío ofensivo del Atalanta suele ser suficiente para perforar la meta rival por lo menos una vez por partido, lo que obligaría al Valencia a marcar cuatro dianas para forzar como mínimo la prórroga, aunque su línea defensiva nunca ha destacado por la fiabilidad. Los de Gasperini asumen riesgos, salen de zona a por su marca, se la juegan a menudo en duelos a cara o cruz y suelen cometer faltas para cortar el ritmo del rival en el momento en el que perciben que un regate les puede dejar expuestos. El Valencia encontró varias grietas en la defensa transalpina en Milán y logró generar unas cuantas ocasiones de verdadero peligro que luego no culminó por su escaso acierto en el remate, un precedente que puede insuflar cierto optimismo a los de Celades. Ambos equipos necesitan que se juegue en la mitad de campo rival, que es donde más sufre su adversario. Ni el Atalanta se siente cómodo defendiendo, menos aún sin Toloi, ni el Valencia dispone de toda su coraza para fiarse de su defensa durante las fases de acoso bergamasco, un escenario que tampoco le serviría de nada tras la derrota en Italia. Las opciones valencianistas pasan, al fin y al cabo, por convertir el desarrollo del partido en algo tan excepcional como el contexto que rodea la visita del Atalanta a Mestalla.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Valencia-Atalanta, martes 10 de marzo a las 21:00h

Valencia vs Atalanta - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*