El PSG se quita la espina de los octavos

El PSG jugará el próximo domingo su primera final de Champions. Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd

Después de tres temporadas cayendo en los octavos de final de la Champions, el PSG logró superar una ronda que se le estaba resistiendo y remontó la eliminatoria maldita contra el Borussia Dortmund. A pesar del cúmulo de contratiempos, desde disputar la vuelta a puerta cerrada hasta las anginas que dejaron a Mbappé en el banquillo, el equipo de Thomas Tuchel le dio la vuelta al cruce gracias al liderazgo asumido por Neymar y Di María, que revolotearon entre líneas para hacer daño a la zaga de un Borussia Dortmund quizás demasiado contemplativo a la espera de una oportunidad para golpear al contragolpe con la velocidad de Thorgan Hazard, Jadon Sancho y Erling Haaland.

El Borussia Dortmund cedió la iniciativa con descaro en los primeros minutos y esperó a que el nerviosismo se apoderada del equipo de Thomas Tuchel. Que se dejara llevar por las prisas, a pesar de que el 1-0 le bastaba para remontar. Con Paredes en el centro del campo y Marquinhos en la línea defensiva, el PSG dispuso un once de mayor calidad para sacar la pelota jugada, con temple, pero sobre todo saltó al césped con el objetivo de activar a Neymar y Di María en los carriles interiores. Pablo Sarabia fue el elegido para sustituir a Mbappé y acompañar a Cavani en punta, en un gesto significativo. El español no partía desde la banda para que Neymar jugara por dentro, sino que se encargaba de fijar a los centrales y amenazarlos con movimientos de ruptura al espacio. Sarabia debía tirar de Piszczek y Hummels para que no saltaran a la persecución de Neymar. Sarabia y Cavani distraían al trío de centrales y a partir de su posicionamiento generaban dudas en el equipo de Lucien Favre, pues Emre Can y Axel Witsel debían decidir a menudo si saltar a por Paredes y Gueye o recular para tapar la línea de pase hacia Di María y Neymar.

PSG 2 (Neymar 28′, Bernat 45′)
Borussia Dortmund 0

PSG vs Borussia Dortmund - Football tactics and formations

Los matices del equipo de Tuchel y el temor del Dortmund cocieron una media hora inicial disputada en los 50 metros más cercanos al arco defendido por Roman Bürki. Neymar hizo saltar las alarmas con una mala caída que pareció dañar su hombro, pero todo quedó en un simple susto y poco a poco fue tomando el pulso del encuentro para cumplir con su misión entre líneas. El Borussia Dortmund apenas logró recuperar balones en zonas comprometidas, por lo que le costó más de lo habitual conectar con Haaland. Jadon Sancho protagonizó algún chispazo, pero tampoco disfrutó de excesiva continuidad en sus intervenciones, pues resultaba difícil que pudiera hacer daño tan lejos del área contraria en un encuentro en el que tanto Marquinhos como Presnel Kimpembe acudieron con determinación a anticipar en zonas de riesgo.

Roman Bürki le negó un gol cantado a Edinson Cavani con una gran intervención con el pie, pero no pudo evitar que Neymar abriera la lata en un córner que el atacante brasileño remató por sorpresa en el área pequeña. Achraf Hakimi perdió la pista del exbarcelonista en el saque de esquina y Neymar cabeceó a placer para cambiar la dinámica del duelo. A partir de ese momento, el Borussia Dortmund se vio obligado a llevar el peso del choque. Dio un paso al frente y asumió la iniciativa, como si de un roast battle se tratase. Tras 30 minutos de monólogo del PSG, era el turno de réplica de los alemanes. Se instalaron más arriba y Sancho se asomó en el balcón del área en situaciones peligrosas, pero los remates del extremo inglés no entrañaron peligro para Keylor Navas.

Jadon Sancho of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 13/02/2019
Jadon Sancho fue el atacante más activo del Borussia Dortmund, pero aun así participó a chispazos. Foto: FOcus Images Ltd.

Más certero se mostró Juan Bernat en la última acción previa al paso por los vestuarios, cuando el PSG golpeó por segunda ocasión con una larga jugada colectiva. Bernat recuperó la pelota en campo contrario, Neymar la escondió para luego habilitar a Sarabia y finalmente el lateral español remató al fondo de la red el centro de su compatriota para noquear al Borussia Dortmund. El PSG disponía de un pequeño colchón, un margen estrecho pero de mínima seguridad pues en caso de encajar un gol alemán quedaba la bala de la prórroga. La amenaza del tiempo suplementario planeó el ambiente en un segundo tiempo sin excesivas ocasiones: el PSG procuró estirar las posesiones para que sucediera lo mínimo posible y el Borussia Dortmund no logró asediar con demasiado ahínco la portería de Keylor Navas. Aun así, el ritmo lento y el paulatino retroceso del PSG, que con el paso de los minutos pasó a defender más cerca de su meta incluso tras la entrada de Mbappé, abría la posibilidad a que cualquier acción aislada derivara en un drama local. Todo parecía controlado, aunque estaba sujeto a que cualquier error no forzado dinamitara la eliminatoria de nuevo.

Lo más parecido al acoso fue una retahíla de córners que encadenó el Borussia Dortmund en el último cuarto de hora, pero los de Favre no acabaron de dar con la tecla para batir a un PSG que se protegió de forma muy conservadora por los cambios. Kurzawa fue el elegido para reemplazar a Di María cuando el físico del argentino gritó basta y luego Kouassi apuntaló la medular en el lugar de Leandro Paredes. El canterano también aportó seguridad en la defensa del juego aéreo, mientras Gio Reyna, Julian Brandt y Mario Götze apenas causaron impacto alguno en el desarrollo del juego. Le faltó finura a Haaland en el juego de espaldas para activar a los futbolistas de segunda línea en una eliminatoria que reflejó las virtudes y los defectos del portentoso delantero noruego. Por ahora, mejor para atacar los espacios que para abrir defensas cerradas a pesar de que físico insinúe lo contrario. El PSG lo contuvo de maravilla en la capital gala para sacarse la espina que tenía clavada en los octavos de final en la edición de la Champions con más incertezas de los últimos años.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de protada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Lo comenté en un artículo anterior sobre Haaland cuando se le comparaba con Lewandowski, y efectivamente el chico todavía tiene por pulir el juego de espaldas, por mucho que sea un definidor tremendamente efectivo.
Gana mucho el PSG con Marquinhos en el centro de la zaga, ya no sólo por él mismo, sino por cómo dirige y ordena a sus compañeros.
Bastante feo el cachondeo de los jugadores del PSG con la celebración de la flor de loto, no había necesidad.
Mal Emre Can cayendo en la provocación de Neymar, que ya es perro viejo en eso.
Veremos qué nos traen los cuartos de final

Estoy de acuerdo que no había necesidad la celebración del PSG, pero para mi gusto, tampoco fue nada adecuada la provocación de Häland en las redes tras la vitoria de la ida. Más teniendo en cuenta que en la vuelta no hizo nada, a parte de repartir algún que otro codazo.

Hasta donde llegara este año el PSG?
Por otra parte, decepcionante Dortmund, dos años con muy buen equipo tirados a la basura, a ver quien es el nuevo entrenador, Favre es un horror.

La diferencia entre este año y los dos anteriores tiene un nombre: Neymar. En los dos años anteriores se perdió el partido en casa y en ambos casos el PSG sin él cayó eliminado (sonrojantemente ante el Manchester United de las bajas, por cierto). Con él, clasificados. Y con 2 goles suyos.

Y este año está a 4 puntos del Bayern en Bundesliga y en Champions pasaron segundos en el grupo de la “muerte” y luego han caído por un gol contra el PSG. Tampoco lo considero tan horrible.

Cierto, Neymar ha sido clave. Marcó en la ida el gol que dejaba la eliminatoria abierta, marcó en la vuelta el gol que les ponía por delante y provocó la expulsión de Can.

Deja un comentario

*