Sterling dinamita el partido

Manchester City celebrate a goal during the UEFA Champions League match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
26/02/2020

Raheem Sterling, el purasangre citizen por excelencia, irrumpió en el minuto 73 de partido sustituyendo a Bernardo Silva, con lo que Gabriel Jesús recuperaba su rol de delantero centro al uso. Una modificación táctica que, sin saberlo en ese momento, iba a cambiar el rumbo de un partido que tenía bajo aparente control el Madrid y con el marcador a favor. Pero en ese preciso instante, Pep Guardiola dio carrete a su arma secreta, a su jugador más desequilibrante que llegaba entre algodones, y las brújulas empezaron a perder el norte. Había que cuidarlo y mimarlo hasta que el guión de partido requiriera su presencia de forma imperiosa. Disponía de tan solo 17 minutos para tratar de descoser a su adversario y sembrar el caos en la defensa blanca. Y así fue, y le sobraron minutos. Desde la banda izquierda, percutió e incidió como si no hubiera un mañana.

Tiró una ruptura, hundió a la defensa blanca, cedió para Kevin De Bruyne, quien frotó la lámpara y se sacó de la manga un envío pausada y delicado, que cabeceó Gabriel Jesús al fondo de la red. El premio a un partido titánico del brasileño en cuanto al esfuerzo, el dulce merecido tras todo un encuentro persiguiendo la sombra alargada de Carvajal por la banda izquierda como si de un carrilero improvisado se tratara. Con ese testarazo mordido, recogió los frutos tras un impagable servicio a la causa.

Pero ahí no se paró Sterling, quiso más. Exudaba confianza y poderío por todos los poros. Tras una transición encabezada por el belga De Bruyne, que se echó el equipo a las espaldas como solo haría un oficial de rango superior, Sterling retó a Carvajal en el uno contra uno y le descosió hasta el punto que el lateral español se vio obligado a tumbarlo dentro del área. Penalti. En apenas diez minutos, revolucionó el partido y cambió las tornas del miedo. De Bruyne materializó con elegancia la pena máxima y el City demostró que tiene entereza y consistencia para afrontar grandes escenarios europeos.

Real Madrid 1 (Isco 59’)
Manchester City 2 (Gabriel Jesús 78’, De Bruyne 82’)

City vs Madrid - Football tactics and formations

El Madrid hizo un buen partido, llevó el peso durante algunos pasajes del encuentro y tan solo le faltó redondear su actuación. Esto es, generar más y transformar, y también estabilizar su posesión en los últimos compases en que estuvo a merced de las transiciones de su rival. El City penalizó especialmente las pérdidas de balón del Madrid en los últimos coletazos. Las más llamativas fueron de Casemiro, como la que le costó la expulsión a Ramos tras intentar enmendar el error de su compañero con una falta al borde del área que no fue penalti por bien poco. Al ser el último hombre, vio la roja directa y se perderá el partido de vuelta. La falta de Mahrez, finalmente, fue mansa a las manos de Courtois, quien tuvo bastante trabajo y lo resolvió con muy buenas paradas. Y viendo el resultado, Ramos, con su decisión arriesgada, mantuvo vivo a su equipo en la eliminatoria porque, de no ser por su actuación, Gabriel Jesús hubiera podido firmar el 1-3.

Sergio Ramos of Real Madrid receives a red card from match referee Daniele Orsato during the UEFA Champions League match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 26/02/2020
Sergio Ramos evitó el 1-3 a costa de ver la cartulina roja en el tramo final. Foto: Focus Images Ltd.

Pero lo más sorprendente del partido no fue ver a Sterling descollando a sus rivales, o a De Bruyne alzándose imperioso, o a Vinicius dando un recital de atrevimiento y desequilibrio. Tampoco la enésima lesión de Laporte, que tuvo que ser sustituido a la media hora por Fernandinho. Lo más impactante fue ver al City estructurado en un 4-4-2 en defensa, con Gabriel Jesús de interior izquierdo fusionándose con la línea defensiva, y cediendo casi por completo la iniciativa al Madrid. Eso y ver a Kevin De Bruyne y Bernardo Silva como los elementos más avanzados, encabezando la presión, algo para nada dejado al azar puesto que son dos de los actores que mejor presionan y recorren del equipo. Además, con buen tino, Guardiola quiso que el encargado de perseguir a Carvajal fuera uno de los componentes más fibrosos, rápidos y entregados del plantel como Gabriel Jesús.

Por su parte, Zidane replicó con Isco en su habitual rol ubicuo, Vinicius bien abierto a la izquierda para retar y mantener a raya a Walker, Ferland Mendy obligando a Mahrez a un trabajo defensivo extenuante y mucho dinamismo por dentro con Modric en detrimento de Kroos cuyo perfil más posicional parecía no tener cabida en la partida de ajedrez. El Madrid movió bien el balón, ejecutó buenos cambios de orientación para agrietar la estructura del City pero se espesó al llegar a tres cuartos, salvo con algún buen centro de Mendy, algún regate descarado de Vinicius o alguna filtrada de Benzema. Eso sí, se mantuvo constante en sus pulsaciones con balón e Isco encontró el premio del gol, al poco de empezar la segunda parte, gracias a un error en la salida citizen y una buena descarga de Vinicius en el momento preciso.

Vinicius Júnior of Real Madrid runs forward during the UEFA Champions League match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 26/02/2020
Vinicius Júnior asistió a Isco en la jugada del 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

Luego perdió el control del partido en los últimos 15 minutos y la versión más vertical y modificada genéticamente del City hizo acto de presencia para decantar la balanza. Ceder la iniciativa sobre todo al principio se antojó finalmente como un movimiento inteligente de un Pep pragmático. Y el City, para nada renunció a atacar. De hecho, en el cómputo global, acumuló más y mejores llegadas que su oponente. Pero ante el Madrid sacó otro traje del armario y dejó que el equipo blanco se estrellara debido a su falta de profundidad y mordiente ofensiva. La partida en la ida la ganó Pep, gracias a la dinamita de su banquillo y a su poderío ofensivo, pero todo está abierto y conviene no dar nunca por muerto al Real Madrid, el rey de la épica y de la competición más gloriosa.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Muy buen análisis Fermín (perdona el tuteo). También he escuchado el podcast de Quintana y Tomas Martínez, y me ha surgido una duda.
Mientras veía el partido en el campo (digo esto no para fardar, si no para dejar constancia que hay cosas que se aprecian distintas en el campo que en la tele) me surgió la duda sobre la no presión del Madrid sobre Ederson. En un primer momento no la entendí, pensé que el eslabón más débil de la cadena de pases era Otamendi. Sin embargo luego pensé que igual Zidane sabia que la salida desde atrás es lo más trabajado que tiene el City y en el momento que un jugador fuera a presionar al portero iba a quedar un jugador libre y el equipo mancuniano iba poder jugar el balón desde atrás; y si bien Ederson tiene un pie fantástico, la verdad es que salvo una jugada, el City no saco mucho rédito de los pases de su portero. Es decir, no creo que fuera algo planeado por Guardiola, como se ha dicho en el podcast. Creo que fue una adaptación a las circunstancias del partido. Y creo que en el fondo si fue una buena idea de Zizou. Aunque luego el entrenador español ajustará cosas en el descanso y cambiara la dinámica como bien dices. Pensáis que estoy muy loco?

Yo creo que es algo un poco buscado por parte de ambos. El Real Madrid no quiso ir a presionar al portero para que no quedara nadie libre y el City no progresara por dentro (se ve eso cuando Ederson para el balón varias veces invitando a que le aprieten), pero creo que eso es compatible con que el City no quisiera arriesgar demasiado a menudo con construcciones elaboradas por dentro para no exponerse a una pérdida. “Si nos plantan el bloque arriba y no puedo jugar en corto, busco a los lejanos e intento verticalizar arriba saltándome el centro del campo”. De ahí que se vieran no solo pases larguísimos de Ederson, sino movimientos de ruptura coordinados para intentar sorprender si el Real Madrid plantaba el bloque arriba (algún gol así ha metido de vez en cuando el City en el último año y pico).

El City no iba a ganar segundas jugadas, pero iba a evitar dramas en forma de pérdidas que permitieran a Vinicius correr. Yo estoy convencido de que es un escenario trabajado por ambos entrenadores.

Entiendo que Guardiola quisiera minimizar las perdidas en la salida de balón. Pero me parece raro que el plan de ambos entrenadores encaje entre ellos. Además Pep mencionó en rueda de presa que había visto que el Madrid hizo una presión agresiva en el Camp Nou, sin embargo fue algo distinta en este caso. Y si Ederson provocaba que le presionaran a él, seria para sacar el balón jugado, aunque fuera por banda, no? Hasta que no baja la presión del Madrid, el City no empieza a sentirse verdaderamente cómodo, aunque es verdad que el partido lo tiene controlado la mayoría del tiempo. Quiero decir que el marco general si podía estar preparado, pero me parece que hasta que Guardiola no hace ajustes, no consigue desarrollar bien su plan. (es muy tarde y no sé si me estoy repitiendo, espero que no) Un saludo!

Sí, sí, en un mundo ideal Guardiola hubiese preferido otra cosa, seguro, pero lo que vengo a decir es que en el momento en el que ve que el Madrid tira la presión arriba ve que lo mejor es asumir pocos riesgos hasta que llegue el tramo de partido en el que el Madrid se empiece a estirar y a desajustar. Cómodo del todo no estaba, pero era la manera de no concederle al Madrid lo que ellos buscaban a costa de dividir más la posesión. No se quita el balón de encima de cualquier manera ni have lo del Ajax en Getafe, que es meterse a lo loco en la boca del lobo.

Buuf que espeso estoy. Me lo estabas diciendo desde el principio y me ha costado. Perdona.

A mí me parece que la “falta/no falta” de Gabriel Jesús a Ramos es clave, rompe el partido porque el Madrid se viene abajo psicológicamente. También me parece que Carvajal regala media eliminatoria, no sé si Sterling iba a hacer algo relevante ya que se le iba el balón. Esperaba un partidazo pero fue más bien una partida de ajedrez en donde GJ pateó el tablero con su gol, El Madrid se movió bien hasta que llegaba a 3/4 y el City contraatacaba bien pero no generó mucho hasta que el Madrid se quedó con 10. Era partido de 1-1.

Deja un comentario

*