El Real manda en la tormenta

Cristiano Ronaldo of Real Madrid celebrates scoring his side's third goal of the game during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
26/09/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-170926-0158.jpg

El Real Madrid aplastó al Borussia de Dortmund en el Westfalenstadion, pero no se reencontró con su juego. Entre otras cosas, porque no le hizo falta. El conjunto blanco se topó con un rival francamente frágil que se descomponía en cuanto el cuadro merengue juntaba cuatro pases, lo que devino en un escenario de partido muy distinto al que nos suele acostumbrar la escuadra merengue en Copa de Europa. No fue la actuación de control y dominio a ritmo bajo que normalmente practica el Real en esta clase de noches, sino una mucho más frenética y vertical. El Real aceptó la intrépida propuesta que proponía el Borussia Dortmund y sus majestuosos futbolistas se encargaron de que no le saliera gratis tamaña osadía. Si han ganado tres Copas de Europa en cuatro años es porque saben bailar también cuando la canción no la eligen ellos.

Borussia Dortmund 1 (Aubameyang 53′)
Real Madrid 3 (Bale 18′, Ronaldo 49′, 79”)

Tottenham vs Away team - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations

El primero que lo interpretó con audacia fue un gigantesco Sergio Ramos. El andaluz tuvo muchísimo impacto en los minutos iniciales del encuentro y con su presencia contagió a sus compañeros. Primero, por la contundencia con la que fue a cada choque. Zidane ordenó una presión de tres hombres con Isco trabajando sobre Sahin para impedir que el Borussia Dortmund pudiera ejercer el juego con el que más cómodo se siente y eso obligó al BVB a salir en largo muchas veces. Ramos estuvo imperial cortando los balones aéreos y, cuando recuperaba la pelota, advirtió pronto las grietas de la propuesta amarilla y se puso manos a la obra. El conjunto alemán adelantaba muchísimo su defensa, pero no encimaba al poseedor y le daba mucho tiempo y espacio para buscar a Cristiano y a Bale al espacio, mucho más rápidos que Sokratis y Toprak. El Real dio varios avisos, hasta que un genial remate de Bale besó por fin las redes de Bürki. Bosz lo estaba poniendo muy fácil.

Tras el gol, no vino el control. El balón iba y venía. El conjunto blanco sentía que en cuanto superaba el primer encime de su rival tenía ante sí un mar de espacios, lo que le llevó a practicar un juego muy vertical. Quizá más de lo necesario. El Real estuvo algo precipitado en esos instantes, le faltó serenidad para castigar con más sangre fría las fracturas que tenía la estructura del Borussia Dortmund. La sensación era que el partido estaba abierto, pues el Real Madrid no se daba tiempo para juntarse y asentarse sobre el campo contrario. Como suele decir Pep Guardiola, el balón que rápido va, más rápido vuelve; el BVB tenía campo por delante y la oportunidad de replicar. Sin embargo, el conjunto blanco administraba bien la situación. No sufrió. Su defensa se mostraba infranqueable, mientras que Kroos y Modric descongestionaban el juego blanco y no permitían jamás que el balón se perdiera en zonas comprometidas.

Lukasz Pisczczek of Borussia Dortmund and Luka Modric of Real Madrid during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 26/09/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170926-0131.jpg
Modric estuvo extraordinario. Foto: Focus Images Ltd

Empezó el segundo periodo y la tónica no varió. Bale pudo volver a correr con pujanza al espacio y le puso un balón franco a Cristiano para que continuara su idilio con la Copa de Europa. Aquello obligó al BVB a irse con todo a por el gol. Fruto de ese ímpetu, Aubameyang logró acortar distancias y prendió definitivamente fuego al Westfalenstadion. Bosz trató de aprovecharlo y dio entrada a Weigl y a Dahoud para pasar a formar una suerte de 3-4-3. El objetivo era tener algo más de control del juego sumando centrocampistas, y a la vez que los tres centrales pudieran sostener mejor a Cristiano y a Bale. El Borussia Dortmund llegó a tener un tramo de empuje y de algo de iniciativa, sin embargo el Real Madrid se mantenía muy entero a nivel defensivo. Los cuatro defensores blancos estuvieron fantásticos, especialmente franqueando el balón cruzado entre centrales a Aubameyang que era la jugada predilecta amarilla.

El Real Madrid sí sentía muy cerca el gol cuando tenía el balón. Modric conducía con su inconfundible cambio de ritmo dejando la presión amarilla atrás y Kroos castigaba con crudeza los espacios libres. Aquello le daba al conjunto merengue oxígeno en medio del fulgor, tiraba de la manta y destapaba las costuras del BVB. Se dilató, pero ese desarrollo acabó teniendo la consecuencia que todos esperaban: el puntual gol de Cristiano Ronaldo que cerraría definitivamente el partido. El portugués no suele dejar que sus rivales salgan vivos de situaciones así.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Dejando de lado que el Madrid es un equipazo y jugó de maravilla, el partido del Borussia me pareció horrible. Jugadas lentas y previsibles, ninguna movilidad por parte de los atacantes, los mediocentros desbordados con un Sahin no da para este nivel, un entrenador sobrevalorado que no estuvo a la altura del partido y tardó un mundo en reaccionar con los cambios… En fin, todo muy decepcionante.

P.D.: Opinión personal. Ya lo pensaba el año pasado viendo al Ajax y me reafirmo este año viendo al Dortmund. Peter Bosz me parece uno de estos nuevos “inventores del fútbol” que están surgiendo desde la aparición de Pep Guardiola y su depuradísimo juego posicional, se les presenta como imitadores del catalán y no son más que vendedores de humo que se están beneficiando de la tendencia futbolística actual, pero el tiempo acabará poniéndolos en su sitio. Lo mismo opino de Frank de Boer.

Siento la dureza de las palabras y por supuesto todo es rebatible, pero es lo que pienso y quería reflejarlo.

Hombre, lo mismo si a Peter Bosz le das 500 millones para fichar en dos años te hace un equipo mas competitivo… y ya no parece tan vendedor de humo. O que le den unos pocos para ustituir a Reus, como le van a dar a Pep en enero para sustituir a Mendy.
Que a veces nos volvemos locos con algunos entrenadores que tienen multitud de recursos a su disposición mientras a otros que entrenan equipos con limitaciones los ponemos a caldo. A ver si los vendedores de humo van a ser otros…
Y no soy ningún defensor ni admirador de Bosz o De Boer…

Entiendo lo que dices, pero no iban por ahí los tiros. Lógicamente, a mayor presupuesto mejores jugadores por lo que perder con el Madrid es totalmente comprensible. Lo que yo critico es la obsesión de algunos entrenadores recientes por copiar el estilo de Guardiola sea como sea, como si fuera el único fútbol válido, 4-3-3 inamovible, el balón nunca se rifa, posesiones cortas, presión alta, defensa adelantada, portero que participa en el juego como si fuera un mediocentro…y que ese estilo no se negocie bajo ningún concepto, da igual cual sea el rival enfrente. En mi opinión es el entrenador el que desde su manera de entender el futbol, debe adaptarse a los jugadores y no al revés.

Creo que es demasiado pronto como para valorar la calidad del trabajo de Peter Bosz en el Borussia Dortmund. De momento, le va de cine en la Bundesliga y le va mal en la CL. O sea, los resultados son mixtos. Más importante: Lleva allí desde junio, o sea, tres meses, que es poco para que un equipo realmente comprenda cómo quiera que juege su nuevo entrenador.

Deja un comentario

*