Renard marca la diferencia

Cristiane of Paris Saint-Germain Féminines (right) is fouled by Wendie Renard (captain) of Olympique Lyonnais Féminin during the UEFA Women's Champions League Final at the Cardiff City Stadium, Cardiff
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
01/06/2017

Siempre Wendie Renard. Lleva desde los 16 años dando alegrías al Olympique de Lyon. Marcando 26 goles en los 87 partidos que ha disputado en la UEFA Women’s Champions League. Esta temporada lleva ya cinco, su máximo registro en un curso continental. Tiene 30 años y ha ganado 30 títulos con su equipo. Es central, capitana y leyenda en Lyon. Volvió a ganar a todas en el aire para marcar superada la hora de juego y poner rumbo hacia la quinta final consecutiva del OL en la Liga de Campeones.

Como hiciera ante el Bayern de Múnich en cuartos de final, el Olympique jugó con una marcha menos, pisando fuerte en los momentos decisivos para terminar llevándose el premio y así fue. Segundos después de que el PSG se quedase con diez mujeres, Renard golpeó.

PSG 0
Olympique de Lyon 1 (Renard 67′)

PSG vs Lyon - Football tactics and formations

No encuentra el Paris Saint-Germain la forma de superar al Olympique de Lyon. Ocho subcampeonatos suma en la última década, con las lionesas saliendo siempre victoriosas, como en las tres finales coperas que han disputado ambos equipos en ese mismo periodo. Esta campaña, las parisinas parecen haber recortado el margen respecto a su bestia negra particular, pero las gones siguen cosechando títulos para frustración del PSG. Tres veces se han medido esta temporada, y en las tres venció el OL. En la supercopa, en liga y en la final de copa con la que ambos equipos prepararon el regreso de la Women’s Champions League.

Quizá no sea el mejor augurio, pero fue precisamente el estrecho margen en esas tres derrotas(dos de ellos se decidieron por penaltis y el liguero por la mínima), y la buena actuación en cuartos de final frente al Arsenal, lo que permitió al PSG afrontar el duelo en San Mamés con convicción.

Arrancó mejor y más decidido. Transformando el 4-4-2 inicial en un sistema 4-2-4 según avanzaban líneas. Con las futbolistas de ataque intercambiando posiciones continuamente. Presionando con agresividad. Movimiento y velocidad. Salieron enérgicas las parisinas. Cómodas las lionesas, que desbarataron los escasos intentos de su oponente. Para cuando el encuentro cumplió media hora, las vigentes campeonas de Europa ya dominaban la posesión. Apagando el ímpetu rival más que causando problemas, pausando el juego y mostrando galones.

Hubo llegadas, pero no ocasiones especialmente peligrosas. La batalla se centró en mitad de cancha, con dos equipos con garra. Se sucedieron los parones, las faltas. Se ganaba terreno con lanzamientos en profundidad o jugadas a balón parado. Lucy Bronze fue la primera en rematar entre los tres palos con un cabezazo, libre de marca, en un saque de esquina en el minuto 31. Christiane Endler recogió el esférico con tranquilidad, y sus compañeras respondieron acto seguido en el otro fondo. De nuevo tras un córner, recuperando el despeje de la zaga del Olympique, con Sara Däbritz haciéndole llegar la pelota a Kadidiatou Diani en el vértice del área. La delantera francesa entró en ella y disparó rasó después de un recorte, obligando a Sarah Bouhaddi a atrapar el esférico en dos tiempos.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Nadia Nadim se libró de ver una segunda cartulina en el minuto 40 cuando frenó agresivamente la carrera de Sakina Karchaoui cuando la lateral izquierda pisaba terreno parisino. Olivier Echouafni la sustituyó a los ocho minutos de la reanudación, temiendo quedarse con diez jugadoras. Pero al final ocurrió, y en un instante, el Olympique de Lyon tomó ventaja. Lucy Bronze había superado dos rivales cuando Grace Geyoro le salió al paso, tarde, dejando la pierna, derribando a la inglesa y dejando a su equipo con diez. Entró la brasileña Formigo antes de que se reanudase el juego para reforzar la medular del PSG. Majri se encargó de colgar la falta lateral, sin escuadra ni cartabón pero medida para la llegada de Renard, que saltó más alto que nadie para cabecear abajo junto al poste. Imposible para Endler. Imposible para cualquiera.

Con un gol arriba y una futbolista más sobre el césped, el Lyon siguió a lo suyo. Haciendo circular la pelota y enviando pases interiores para tratar de rematar a un rival herido. Sin embargo, el entusiasmo con el que Nikita Parris presionó a Endler a falta de un cuarto de hora trastocó los planes de Jean Luc Vasseur. Parris llegó con todo, derribó a la guardameta y vio la segunda cartulina amarilla. Con Parris fuera de combate el París volvía a estar en el partido. Sandy Baltimore fue la damnificada por Echouafni, que dio entrada a Signe Bruun, que logró el tanto decisivo en los cuartos de final, solo veinte minutos después de que la propia Baltimore remplazara a Nadim.

Ambos entrenadores comenzaron a modificar sus esquemas y las jugadoras que los componían. Con tramos de partido en el que se sucedieron las llegadas, aunque como al inicio del encuentro, no las ocasiones. Y como en el arranque, fue el PSG el equipo que más buscó la meta contraria, obteniendo el mismo resultado. El Lyon aguantó, venció, y se clasificó para la final. Otra vez. La quinta consecutiva, y llevan ganadas las cuatro anteriores.

Anoeta vivirá un partido de gala el domingo. Se miden los dos equipos que lideran el ránking de coeficientes de la UEFA, los dominadores de las dos principales ligas femeninas del continente. Será también la tercera vez que Wolfsburgo y Lyon se encuentren en la final en las últimas cinco temporadas. Las francesas, que vencieron en las dos últimas, quieren seguir dominando Europa.

Foto de portada: Kristian Kane/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*