Las alas del Liverpool

Andrew Robertson of Liverpool during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
04/05/2019

Andy Robertson confesó al inicio de la temporada un reto que mantenía en tensión a los laterales del Liverpool. Tanto Robertson como Alexander-Arnold habían empezado una especie de juego en el tramo final del curso anterior en el que anotaban sus asistencias y competían por ver quién producía más goles. “Esta temporada, hemos decidido montar una competición y ver quién termina más arriba“, explicaba Robertson en la web del club inglés. Como Legolas y Gimli contando rivales abatidos en plena batalla -tanto los olifantes como las acciones a balón parado cuentan solo como uno-, Robertson y Arnold mantienen una cuenta precisa de todos los goles en los que han participado. La pugna se ha mantenido bastante igualada en la Premier League, con 12 asistencias para el lateral derecho y 11 en el lateral izquierdo. Sumando los pases de gol en la Champions, Arnold ha dado 16 asistencias por las 13 de Robertson. Este sábado tendrá un último partido para recortar la diferencia.

Consulta todos los textos previos a la final de la Champions 2018-19 entre Tottenham y Liverpool

Los casi treinta goles generados de forma directa por los laterales del Liverpool no solo evidencian la calidad de los envíos de Robertson y Arnold, sino su rol preponderante en el sistema de Jürgen Klopp. Con licencia para incorporarse en ataque a la vez, es habitual ver cómo el Liverpool abre el campo con sus laterales, situados muy arriba y pegados a la línea de banda para atraer a algunos rivales y generar espacio por dentro. El desplazamiento en largo de Lovren cuando juega el croata y especialmente de Van Dijk permite conectar directamente con ellos ante la presión contraria y obliga a los futbolistas exteriores del adversario a vigilar sus irrupciones. Con motor y combustible para subir y bajar la banda permanentemente, sin problema para repetir esfuerzos, empujan a los extremos muy abajo en las fases de dominio del Liverpool y en ocasiones hasta cargan área cuando el lateral de la banda opuesta centra. Es habitual ver cómo un centro de Robertson que no encuentra rematador acaba en los pies de Arnold, que lo recoge en el sector contrario, o viceversa.

Trent Alexander-Arnold of Liverpool during the Premier League match at Craven Cottage, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 17/03/2019
Trent Alexander-Arnold se ha adueñado de la banda derecha del Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.

Esa profundidad contribuye a la sensación de agobio que transmite el Liverpool cuando despliega a todos sus efectivos en ataque y carga área con muchos futbolistas. El lateral ejerce de extremo, el extremo más cercano merodea la zona de remate y el lateral de la otra banda se encarga de darle una nueva vida a la jugada si el envío no es preciso y el trabajo de los interiores se encarga de tapar los posibles contragolpes a su espalda. Milner, Wijnaldum y Henderson suelen abrirse mucho a la banda para resguardar a sus laterales, que son los elementos verdaderamente amenazantes cuando se acercan al vértice del área. La calidad del golpeo suele ser elevada -es habitual que sirvan también acciones a balón parado, Arnold con la derecha y Robertson con la izquierda- y el Liverpool trabaja para que puedan bombardear el área con frecuencia.

Artículo relacionado: La reconversión de Alexander-Arnold de centrocampista a lateral derecho

El alto rendimiento de Arnold y Robertson ha sido una de las claves que ha permitido al Liverpool mantener una regularidad de resultados ante los equipos de la zona baja de la Premier, en contextos en los que los reds no pueden lucir su fabuloso fútbol de transiciones. Mané, Salah y Firmino son devastadores con espacios, letales cuando el rival se expone con el marcador favorable a los de Klopp, pero en el día a día el Liverpool se ha tenido que enfrentar a defensas muy cerradas, que conceden pocos espacios, que repliegan con muchos efectivos en pocos metros. En esa tesitura, con un centro del campo no siempre todo lo creativo que debería -Naby Keita se ha mostrado algo irregular en sus prestaciones en su primer curso en Anfield-, el Liverpool ha encontrado en sus laterales una solución para avanzar metros, instalarse en campo contrario y producir oportunidades de gol. En ocasiones por inercia, simplemente por la insistencia de tener a dos buenos centradores abiertos y un abanico de opciones que entran al remate o peinan las segundas jugadas.

Gylfi Sigurosson of Everton and Andrew Robertson of Liverpool in action during the Premier League match at Goodison Park, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 03/03/2019
Andrew Robertson es indiscutible en la banda izquierda del Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.

La aportación ofensiva de los dos laterales del Liverpool es innegable, aunque su nivel en las labores defensivas también ha sido reseñable. Tanto Robertson como Arnold son dos defensas muy rápidos, pegajosos en las vigilancias individuales cuando se trata de adelantar las líneas de presión e incomodar las recepciones de los extremos contrarios. Arnold es algo más liviano en los choques en comparación a Robertson, que usa muy bien el cuerpo para ganar la posición, pero ambos coinciden en otra característica fundamental: atesoran velocidad punta y aceleración para corregir y rectificar en situaciones de máxima emergencia, con el equipo expuesto. Si un compañero llega tarde a la presión, o pierde un duelo, Robertson y Arnold a menudo pueden tirar de velocidad para apagar el fuego. Esa virtud también sirve para tapar alguna de sus carencias a nivel posicional o alguna laguna puntual de concentración, aunque en líneas generales su desempeño defensivo ha sido notable. Arnold ha sufrido en algunos partidos, pero está perfectamente consolidado en la demarcación de lateral derecho incluso en las citas más importantes y Robertson ha mejorado las prestaciones de Alberto Moreno, siempre productivo en ataque pero poco fiable en los duelos defensivos y con tendencia a perder la concentración a la hora de defender. El Liverpool cuenta con una de las mejores parejas de laterales de Europa. Quién nos iba a decir en septiembre de 2017 que con Alexander-Arnold y Andy Robertson en las alas el conjunto red iba a plantarse en dos finales seguidas de la Champions League.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Buen artículo como siempre, Tomàs. Nada más leerlo he pensado en los laterales de Jürgen Klopp en su etapa en el Borussia Dortmund: Schmelzer y Piszczek. He mirado sus estadísticas de la 2012 / 2013 en Transfermarkt y entre ambos dieron quince asistencias (doce el polaco y tres el alemán). Parece que Klopp sabe utilizar muy muy bien a sus alas defensivas.

Deja un comentario

*