Dzeko culmina la remontada giallorossa y sitúa a la Roma entre los ocho mejores de Europa

Edin Dzeko (L) of Bosnia and Herzegovina during the UEFA Euro 2016 Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff
Picture by Mike  Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933
10/10/2014

Asistió en el gol de la ida y marcó en la vuelta. Edin Dzeko se convirtió en el gran héroe de la hinchada romanista con un toque sutil que permitió batir a Pyatov y certificó la clasificación de la Roma para los cuartos de final de la Champions diez años después. El delantero bosnio bajó sus prestaciones con el cambio de año y los rumores sobre una posible salida rumbo a la Premier League, pero ha vuelto a ser decisivo en las últimas semanas con actuaciones brillantes ante el Nápoles y el Shakhtar. Dos toques bastaron para desarbolar a toda la defensa ucraniana: un pase de primeras de Strootman que habilitó a Dzeko y un toque delicado con la puntera para burlar la salida de Pyatov y alojar el balón al fondo de la red.

Roma 1 (Dzeko 52′)
Shakhtar Donetsk 0

Shakhtar vs Roma - Football tactics and formations

El gol de Dzeko calmó a la Roma tras una primera mitad en la que tanto italianos como ucranianos midieron con absoluta cautela cada movimiento, cada pase, cada riesgo que se asumía con el balón en los pies. Ambos jugaron con el freno de mano puesto. El Shakhtar quiso defenderse con la pelota y escondió el cuero durante largas fases del primer tiempo, mientras que la Roma procuraba mantenerse junta, con las líneas relativamente adelantadas para forzar alguna pérdida del Shakhtar en su propia mitad de campo. La posesión defensiva del Shakhtar permitió a los mineros tomar aire, pero no les acercó a la portería de Alisson salvo cuando se juntaron Ismaily y Bernard por la banda izquierda. Como en la ida, los dos brasileños que habitan en el flanco siniestro del Shakhtar Donetsk buscaron las cosquillas de Florenzi. Sin embargo, esta vez les faltó compañía, pues Taison y especialmente Marlos firmaron un partido gris. Parte de la responsabilidad hay que apuntársela a la solidaridad de Perotti, muy implicado en defensa para echar una mano en el trabajo de contención sobre Marlos, inédito en la banda derecha.

Pese a no recuperar la pelota con facilidad, la Roma no se desesperó y administró el partido con sangre fría. La Roma era perfectamente consciente de que únicamente necesitaba un gol para acceder a los cuartos de final y confiaba en que su momento terminaría llegando. Poco a poco la Roma percibió las dudas de Ordets y Pyatov, no demasiado seguros con el balón en los pies. No es casualidad que el pase más repetido en el cuadro minero fuera el de Rakitskiy hacia su portero, completado en 18 ocasiones: la Roma aspiraba a cerrar las opciones más cómodas de pase vertical del 44 visitante con el trabajo de Nainggolan para que luego Fazio y Manolas se impusieran a Facundo Ferreyra en el duelo aéreo. El plan surtió el efecto deseado, pues los centrales giallorossi maniataron por completo la salida en largo del Shakhtar.

“Hemos hecho un partido inteligente. Hemos sabido esperar el momento justo para poderles hacer daño. Les hemos minimizado. Creo que el equipo ha jugado, en líneas generales, muy bonito. Hemos jugado como equipo y hemos sabido sufrir en los momentos importantes”. Eusebio Di Francesco.

Fans of A.S. Roma wave flags and set flares alight during the UEFA Champions League match at the Stadio Olimpico, Rome Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356 10/12/2014
La Roma jugará los cuartos de final de la Champions League. Foto: Focus Images Ltd.

El momento de la Roma llegó cuando Strootman se inventó un pase de primeras que dejó totalmente solo a Edin Dzeko en el área ucraniana. El delantero bosnio no perdonó y el estadio Olímpico estalló. El Shakhtar se vio obligado a asumir más riesgos y la Roma aprovechó los espacios que cedía la zaga visitante, más adelantada y menos arropada. Perotti empezó a galopar al contragolpe y Edin Dzeko siempre lo acompañó. El bosnio no es el delantero más rápido del mundo, pero sí demostró inteligencia para interpretar cada transición y ofrecer el movimiento oportuno. El ex del Manchester City pudo ampliar la diferencia con un disparo que se marchó desviado en el minuto 62 y provocó la expulsión de Ordets después de ganar la espalda del central visitante tras una mala cesión de cabeza de Fred. Su aportación fue decisiva.

Las urgencias del Shakhtar abrieron el partido, pero no hicieron sufrir en exceso a la Roma. El cuadro ucraniano no disparó a portería en todo el encuentro de vuelta, en una noche mucho más plácida de lo esperado para Alisson Becker. Sí introdujo cambios ofensivos Paulo Fonseca y también demostró el Shakhtar cierta personalidad para reponerse al gol encajado y proponer soluciones con el balón, pero sus estrellas no vivieron su mejor noche. Incluso después de la expulsión de Ordets el Shakhtar siguió atacando. Los mineros encerraron a la Roma en su mitad de campo y sacaron el pico y la pala para abrir una griega en el muro italiano, pero no pudieron perforar la barrera levantada por la pareja de centrales romanistas. La Roma reculó, quizás demasiado, y apenas retuvo la posesión para defenderse con el balón, pero tarde o temprano Manolas y Fazio acababan abortando las jugadas de peligro. La mejor arma del Shakhtar llegó por la banda izquierda, con el siempre profundo Ismaily, pero sus centros nunca pudieron superar la monumental pareja de centrales local.

Manolas.
Kostas Manolas firmó una gran actuación en el eje de la defensa. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

La Roma regresará a los octavos de final de la Champions diez años después y no se podrá encontrar con su verdugo en sus dos últimas participaciones en dicha ronda, pues el Sevilla ha apeado al Manchester United tras ganar el Old Trafford. Más allá de lo que dictamine el sorteo del próximo viernes, la Roma va camino de cerrar un primer año muy satisfactorio en su primera temporada postTotti. Quién le iba a decir a Eusebio Di Francesco, cuando vio que su equipo quedaba encuadrado con Atlético, Chelsea y Qarabag en la fase de grupos, que la Roma seguiría viva en la Champions en el mes de abril.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

10 comments

Caaaalma, a lo largo de la noche-madrugada estará para que se pueda leer a primera hora de la mañana.

Primeros en un grupo con Chelsea y Atlético, vencedor frente a un Shakhtar que ganó a Napoli y City en fase de grupos. Y todo en el primer año del proyecto, con el handicap de lesiones varias (Schick, Karsdop) y una Serie A más competitiva que años anteriores. Ya lo dije en otro post, pero que buena pinta tiene este proyecto de Monchi no Tomás?

De los 11 titulares de ayer, 9 ya estaban en la Roma antes de Monchi. Algo de mérito tendrá pero lo de “proyecto de Monchi” es más falso que una moneda de 3 euros.

Yo creo que eso es relativo. Para iniciar un nuevo ciclo o un nuevo proyecto tampoco es necesario cambiar el 80% del once. Yo creo que se puede considerar un nuevo proyecto porque cambia el entrenador, se juega de una forma distinta, hay bastantes cambios en el global de la plantilla (más enfocados a ampliar el fondo de armario) y la despedida de Totti, más un hecho simbólico porque cada vez jugaba menos.

Que por otro lado esto no significa que el mérito sea exclusivo de Monchi o de Di Francesco, porque existían unas bases previas bastante sólidas. Pero creo que sí hay matices en eso.

Buen momento para reivindicar la figura de Edin Dzeko. Grandísimo delantero, que va para una década en la elite y a veces poco valorada. Me parece que tiene todo lo que un delantero referencia tiene que tener, maneja el juego de espaldas a las mil maravillas, recibe bien la pelota, activa a los compañeros, es muy fuerte pero tiene buena técnica, es muy buen rematador, se desmarca de manera perfecta, como dice Tomàs, no siendo rápido, sabe leer los espacios… Es muy, muy bueno.

Coincido totalmente. Al final le han faltado dos o tres cosas para tener mayor fama: ha sufrido algunas rachas en las que se ha apagado durante varios meses (el primer año en la Roma, alguna fase en el Manchester City), carece de un punto de velocidad que le permita ser aún más decisivo y a veces se le ha achacado que le faltaba mayor carácter. No creo que le falte personalidad, pero es cierto que en el Manchester City caló cierta fama de delantero indolente que creo que poco a poco se está sacando de encima.

Si miramos el global de su carrera: una liga con el Wolfsburgo, una clasificación para el Mundial con Bosnia, una ratio cercana a los 0.40 goles por partido en el Manchester City (buenas cifras hasta su última temporada) y dos muy buenos años en la Roma. No está mal.

Deja un comentario

*