Se acerca el fin de una era en Anfield

Supercopa de la UEFA 2019. Foto: Mehdi Bolourian bajo licencia Creative Commons 4.0.

La semana pasada el Liverpool dio una gran noticia: Jürgen Klopp renovó su contrato, que terminaba en 2024, hasta 2026. “Como cualquier relación sana, siempre tiene que ser una calle de doble sentido; uno tiene que ser adecuado para el otro”, dijo el alemán en una entrevista para la página web del club. “La sensación de que somos absolutamente adecuados el uno para el otro es lo que me trajo aquí en primer lugar y es por lo que había extendido previamente. 

“Esta vez es diferente por el tiempo que llevamos juntos. Tuve que hacerme la pregunta: ¿Es bueno para el Liverpool que me quede más tiempo?

“Junto con mis dos asistentes técnicos, Pep Lijnders y Pete Krawietz, llegamos a la conclusión de que [la respuesta] era un ‘¡Sí!’”

La renovación de Klopp significa que el entrenador estará al frente del club al menos otros cuatro años. Eso supone que tendrá que pensar a largo plazo para sostener el proyecto que lleva a cabo en el club desde 2015. Y en este sentido tendrá que tomar algunas decisiones de gran importancia, algunas de ellas muy pronto. 

El Liverpool sigue aspirando al inédito quadruple (conquistó la Copa de la Liga, está en la final de la FA Cup, está a un punto del Manchester City en la liga y está en las semifinales de la Champions). Quizás por eso no se habla tanto del 30 de junio de 2023. 

Es el día en que expiran los contratos de Roberto Firmino, Sadio Mané y Mohamed Salah. El trío entra en la treintena.

Firmino llegó al club en 2015 (la primera temporada de Klopp) tras cuatro años y medio en el Hoffenheim; Mané en julio de 2016 después de dos temporadas en el Southampton y Salah en julio de 2017 tras dos cursos en la Roma. En la primera temporada que coincidieron, el tridente guió a los Reds a la final de la Liga de Campeones. En la siguiente, la ganaron. En la 2019/20 llegó el tan ansiado título de la Premier League. Se han consolidado como uno de los mejores tríos de ataque de todos los tiempos. No por la calidad individual, porque aquí no hay ningún genio, sino por la química y la forma en que se encontraban, casi por telepatía. 

Sin embargo, en la temporada 20/21, las cosas empezaron a cambiar. El Liverpool terminó el curso sin títulos, muy lejos del Manchester City en la liga y eliminado de forma contundente por el Real Madrid en la Champions. Era necesario buscar alternativas a los tres delanteros. A principios de esa temporada había llegado Diogo Jota, que aportó frescura al ataque y en ciertos momentos puso en el banquillo al delantero brasileño, el que más había bajado el nivel de los tres. En la actual, el colombiano Luis Díaz

Pero Firmino es, de los tres, probablemente el más singular. “La gente escribirá libros sobre cómo interpreta el falso nueve”, dijo Klopp. “El delantero más completo de la Premier League”, afirmó Thierry Henry. Su astucia y su inteligencia táctica por encima de la media fueron uno de los principales factores del éxito de Salah y Mané, que aprovechando los espacios que dejaba el brasileño, a veces “9” y a veces “10”, se convirtieron en los verdaderos delanteros del equipo. 

Firmino, a pesar de todo el éxito que ha tenido en el Liverpool, no ha podido disfrutar del mismo nivel en la selección brasileña. Tite solía utilizarlo como un “9” puro, demasiado encerrado en el área, lo que eclipsaba sus principales cualidades, que salen a relucir cuando tiene libertad de movimientos. Cabe recordar que antes de llegar a Anfield, el brasileño era más centrocampista que delantero en el Hoffenheim. Klopp ha potenciado sus virtudes. Comenzó tímidamente, con 11 goles y 11 asistencias en la 15/16 y 12 goles y 11 asistencias en la 16/17, con la llegada de los compañeros de ataque, sin embargo, floreció: 27 goles y 17 asistencias en la 17/18, en la temporada siguiente 16 goles y ocho asistencias y en la 19/20 12 goles y 13 asistencias. En 20/21, sin embargo, llegó a sus cifras más bajas: nueve goles y nueve asistencias. En la presente temporada lleva 11 goles y cuatro asistencias. La caída es evidente.

Mané, que en su época en el Southampton jugaba más por la derecha y por dentro que por la izquierda en el 4-2-3-1 de Ronald Koeman, también ha sido increíblemente mejorado por Klopp. En el Liverpool se ha transformado en un delantero voraz que parte desde la izquierda. Un auténtico inside-forward. 13 goles y ocho asistencias en la 16/17, y 20 goles y 9 asistencias en la 17/18, la primeira temporada con Firmino y Salah. 26 goles y cinco asistencias en la 18/19, 22 goles y 12 asistencias en la 19/20, y 16 goles y 9 asistencias en la 20/21. En la actual temporada lleva 20 goles y 3 asistencias. El senegalés ha vivido en 2022 el año de su consagración con la selección: ganó la Copa Africana de Naciones y consiguió una plaza en el Mundial, en ambas ocasiones en tandas de penaltis; las dos veces contra la Egipto de su compañero Salah.

El egipcio llegó en el verano de 2017 después de realizar una gran temporada en la Roma con 19 goles y 15 asistencias. Desde que llegó a Anfield, sin embargo, nunca ha marcado menos de 20 goles en un curso, alcanzando cifras dignas de un Balón de Oro: en la 17/18 fueron 44 goles y 16 asistencias, y en la siguiente 27 goles y 12 asistencias. En la 19/20 23 goles y 13 asistencias, y en la 20/21, sin títulos, 31 goles y seis asistencias. En la presente temporada es para muchos el mejor jugador de Europa: lleva 30 goles y 14 asistencias.  

Y parece que esta será la última temporada del trío.

Que, seamos sinceros, ya no es el trío de antaño. Firmino poco a poco ha perdido su puesto: a veces Jota es el titular, a veces Díaz. Ambos fichajes quirúrgicos de los Reds. ¿Son ellos los sustitutos de los hombres que tanta gloria le han dado al Liverpool? ¿Está haciendo el club una transición suave, introduciendo a la pareja gradualmente hasta que el contrato de uno o de más de uno no sea renovado? Porque, reconozcámoslo, es poco probable que el Liverpool renueve los contratos de tres jugadores que rozan los 30 años de edad y que cobran sumas altísimas de dinero. Al pensar en la configuración a largo plazo de la plantilla, hay que dejar de lado el corazón y usar la razón. La historia nos lo demuestra. 

¿Es eso lo que hará el Liverpool?

No lo sabemos. Pese a todo, cabe observar que el trío se potenció en conjunto, más que en cualquier otro ambiente en el que alguno de ellos haya jugado, lo que demuestra que los equipos deben ser analizados como organismos, donde cada pieza influye en el funcionamiento del todo. Como brillantemente explicó Jonathan Wilson dando los ejemplos de Eden Hazard, Romelu Lukaku, Antoine Griezmann y Philippe Coutinho: “Hay una tendencia a asumir que la calidad de los jugadores es absoluta cuando, en realidad, suele depender de las circunstancias, su valor y su forma se derivan en parte de la estructura de la que forman parte”. 

¿Podrían triunfar de la misma manera fuera del Liverpool? ¿Podrían los Reds sustituirlos sin problemas?

Será interesante ver lo que ocurrirá en los próximos meses en Anfield.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Mehdi Bolourian bajo licencia Creative Commons 4.0.

 

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*