El Shakhtar asalta Rotterdam y presenta candidatura definitiva

Giovanni van Bronckhorst, coach of Feyenoord during the Dutch Eredivisie match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929
02/04/2017
***NETHERLANDS OUT***

Señalábamos en la previa de este encuentro que la victoria del Shakhtar en la primera jornada frente al Nápoles le colocaba en una situación privilegiada para intentar superar la fase de grupos, pero que todas sus opciones para lograr tal objetivo pasaban por aprovechar los enfrentamientos directos entre los napolitanos y el Manchester City y no dejarse puntos ante un Feyenoord que se estaba destacando como el peor equipo del Grupo F. Bien, pues los de Paulo Fonseca han cumplido con su parte del trabajo y el resto del guión les ha favorecido. Tras su triunfo por 1-2 en De Kuip, los mineros ocupan la segunda posición y aventajan en 3 puntos al Nápoles, al que también superan en el goal average particular. Todo son buenas noticias para el conjunto exsoviético.

La otra cara de la moneda, sin embargo, la muestra el Feyenoord de Gio Van Bronckhorst. El reciente campeón de la Eredivisie ha jugado dos de sus tres partidos como local y no ha sido capaz de sumar ni un solo punto. Aunque en esta ocasión evitaron la goleada e incluso estuvieron cerca de empatar el partido en un saque de esquina postrero, volvieron a dejar patente su falta de competitividad y buen funcionamiento colectivo ante un rival que, por calidad y desequilibrio individual, se podría situar en un escalón muy parejo al del cuadro neerlandés. Por puntuación también, pero sobre todo por sensaciones, el Feyenoord tiene casi imposible optar siquiera a la plaza que da acceso a la Europa League, y la actitud alicaída de la afición al término del encuentro era la mejor muestra de que ellos también comparten la misma impresión.

Feyenoord 1 (Berghuis 8’)
Shakhtar 2 (Bernard 24’, 54’)

Feyenoord vs Shakhtar - Champions League - 17th October 2017 - Football tactics and formations

Fueron los locales, no obstante, los que arrancaron con un mayor punto de intensidad. Van Bronckhorst otorgó al partido la importancia que tenía, y apostó por el gigante danés Jørgensen de inicio a pesar de que sólo había jugado media hora tras reaparecer de su lesión. Poco tardó Steven Berghuis, un futbolista delicioso en el apartado técnico, en demostrar que sería el mayor generador de su equipo partiendo desde el costado derecho a pierna cambiada. No había transcurrido ni un minuto cuando lanzó un envío messiánico de banda a banda que dejó en posición de ventaja a Jean-Paul Boëtius, pero el futbolista nacido en Rotterdam no atinó con la portería visitante. La siguiente jugada la terminó Jørgensen con un zurdazo que se marchó rozando el poste.

Servidos de una intensa presión a todo el campo que de inicio pareció sorprender al Shakhtar, los rojiblancos avasallaron en los primeros compases del choque, y fruto de ese sometimiento llegó el primer gol. Pyatov, que pasan los años y cada edición sigue demostrando ser uno de los guardametas menos fiables de la Copa de Europa, dejó un rechace franco a un disparo relativamente sencillo de Tonny Vilhena y Berghuis llegó desde atrás como un avión para subir el primer gol al electrónico.

Steven Berghuis of Feyenoord Rotterdam has scored 2-1 during the Dutch Eredivisie match at De Kuip, Rotterdam Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 13/08/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Steven Berghuis abrió la lata. Foto: Focus Images Ltd.

Pero el Shakhtar es un equipo muy experto en estas lides, así que encajó el golpe, no se puso nervioso y siguió adelante con su plan de partido. El cuadro ucraniano mantiene una columna vertebral formada por futbolistas locales, y el talento brasileño que años atrás representaron Fernandinho, Douglas Costa, Willian, Luiz Adriano o Alex Teixeira, lo encarnan hoy los Marlos, Taison, Bernard o Fred. Precisamente este último protagonizó uno de los detalles individuales de esta tercera jornada de la Champions, con un balón raso que recorrió unos 40 metros, superó dos líneas defensivas y dejó a Bernard en una posición inmejorable para superar con facilidad al portero y reestablecer la igualdad en el marcador.

A partir de ahí, el partido entró en una fase de posesiones estériles e interrupciones constantes, con dos equipos que se conformaron con el resultado hasta que Undiano Mallenco dio por finalizado el primer tiempo y señaló el camino hacia los vestuarios. A la vuelta del descanso, los de Paulo Fonseca detectaron lo crítico del momento y la debilidad del Feyenoord para asestar un golpe mortal a la contienda. Tras una combinación rápida y de mucha precisión en las inmediaciones del área, el balón le llegó al lateral derecho Butko, que ganó línea de fondo y puso un perfecto centro al segundo palo para el remate de Bernard, que completó así un fantástico doblete tras ser duda en la previa del partido.

En adelante, los mineros encendieron la calculadora y se dedicaron a dejar pasar los minutos con el único deseo de que el final del partido llegase cuanto antes. Solamente la expulsión por doble amarilla del central zurdo Rakitskiy, unida a la pujanza final del Feyenoord gracias a los cambios pusieron en peligro el genial resultado que los de Paulo Fonseca finalmente pudieron conservar. El Shakhtar asaltó Rotterdam, dio un puñetazo encima de la mesa y enterró con ello todas las opciones del Feyenoord en la presente edición de la UEFA Champions League.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*