Cuando el Shakhtar se divierte

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
10/12/2013
General view showing Manchester United and Shakhtar Donetsk players shaking hands ahead of the UEFA Champions League match at Old Trafford, Manchester.

El Shakhtar Donetsk es un equipo transparente: exhibe su mejor cara cuando sus futbolistas disfrutan sobre el terreno de juego. El combinado ucraniano acumula una cantidad ingente de talento en campo contrario y cuando sus fabulosos atacantes se divierten son capaces de poner en un apuro a cualquiera. Lo padeció en sus propias carnes la Roma, que se adelantó en Kharkiv antes del descanso y no pudo contener el torrente ofensivo del Shakhtar cuando en la segunda parte se puso a bailar al ritmo que marcaba su tridente de mediapuntas brasileños. Taison, Marlos y Bernard agarraron el partido por el pecho, se juntaron en el carril central y perforaron la zaga italiana, que asumió más riesgos de los que se suelen ver en los octavos de final de la Champions y cometió errores que pocos suelen perdonar en estas instancias de la competición. Solo las paradas de Alisson y una intercepción milagrosa de Bruno Peres en el descuento evitaron un resultado más contundente.

Shakhtar Donetsk 2 (Ferreyra 52′, Fred 71′)
Roma 1 (Ünder 41′)

Shakhtar vs Roma - Football tactics and formations

La Roma saltó a jugar los octavos de final de la Champions como saldría en cualquier otro partido. Eusebio Di Francesco planteó una presión agresiva, adelantó las líneas e intentó recuperar el balón cerca del área contraria. El cuadro giallorosso pretendía cortocircuitar los primeros pases del Shakhtar, forzar errores y sembrar dudas en un rival sin ritmo competitivo tras el parón invernal. Sin embargo, al mismo tiempo la Roma asumió muchos riesgos. Los italianos plantaron la zaga en la línea del centro del campo, aceptando el peaje que su atrevimiento implicaba: si el Shakhtar burlaba la primera presión, el peligro local era inminente. Un acierto local en un pase vertical casi convertía una salida de balón desde atrás en un contragolpe.

Di Francesco se mostró fiel a sus ideas y a cambio accedió a facilitar un escenario más cómodo para los ucranianos. Creyó que le compensaba y la primera mitad pudo darle la razón: el partido se desarrolló en un intercambio de golpes, con tramos de ritmo frenético de ida y vuelta, pero la Roma mostró mayor pegada de cara a portería. Por mucho que intimidaran Taison y Marlos, la Roma fue inclinando la balanza en su favor y activó a sus extremos. Kolarov y Perotti buscaban las cosquillas de Butko, uno de los integrantes con menos experiencia en estas lides con el Shakhtar, y las jugadas a balón parado botadas por el lateral serbio eran sinónimo de peligro. En el otro flanco, Ünder demostró por qué es uno de los futbolistas más en forma de la Roma. El extremo otomano rebosa confianza e intentó encarar en casi cada balón que recibió. Al final cosechó el premio cuando se coló a la espalda de Ismaily para aprovechar una genial asistencia de Dzeko y abrir la lata justo antes del descanso. No fue la mejor tarde del delantero bosnio, sin fe en el remate, pero dejó un pase decisivo que no muchos delanteros pueden dar.

Edin Dzeko asistió en el 1-0 y marcó el 2-0. Foto: Focus Images Ltd.
Edin Dzeko asistió a Ünder en el 0-1. Foto: Focus Images Ltd.

Todo cambió en la segunda mitad. El partido dio un giro radical. El Shakhtar recuperó el control del balón y pronto castigó la bisoñez de la zaga romanista con un gol absolutamente inesperado. No tanto por la dinámica del encuentro sino por cómo se produjo. Rakitskiy, sin opciones para combinar en corto, mandó un balón largo en busca de Facundo Ferreyra, Florenzi midió mal y no interceptó el pase del central ucraniano, que conectó con el delantero argentino. Luego Ferreyra se encargó de dejar atrás a Manolas con un recorte y superó a Alisson con una definición sutil que hundió anímicamente a la Roma. Los italianos dejaron de dominar el partido y se sintieron acosados por el Shakhtar, que movió permanentemente el balón cerca de la frontal giallorossa. Taison, Marlos y Bernard se juntaron, perforaron el sistema defensivo de la Roma con constantes recepciones entre líneas y encontraron un valioso aliado en Ismaily, un portento a la hora de recorrer arriba y abajo el flanco izquierdo. El lateral zurdo no paró de subir y pisar la línea de fondo, indetectable para Florenzi e ignorado a veces por Ünder, cada vez con menos combustible para seguir a su par. Así Ismaily se convirtió en un tormento para la retaguardia visitante gracias al suministro de pases de categoría de Taison y sirvió varios balones de calidad. Uno de ellos no acabó en gol de milagro, pues Alisson detuvo un remate de Marlos a quemarropa tras una asistencia formidable del ex del Sporting de Braga.

Después del gol del empate, la Roma fue incapaz de desplegarse con peligro en campo contrario. El Shakhtar ahogó al cuadro italiano con una intensa presión después de cada pérdida y Dzeko fue incapaz de imponerse a Rakitskiy y Ordets, que sustituyó al lesionado Kryvtsov. Se diluyó Perotti, mucho más intermitente en el segundo acto, y también desapareció Ünder, sustituido tras el segundo gol de los ucranianos. Se entretuvo todo el tiempo que pudo Alisson para colocar la barrera de la mejor forma posible, pero luego no pudo hacer nada para detener el disparo teledirigido a la escuadra que soltó Fred en una falta directa. El centrocampista brasileño estuvo lejos de su mejor nivel, pues no se acercó a la versión dominante que vimos en la fase de grupos, pero dejó su firma en el resultado con uno de los mejores goles de esta edición de la Champions.

Florenzi Roma - MarcadorInt
Florenzi sufrió con las internadas de Ismaily. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Los cambios de Di Francesco no mejoraron demasiado a la Roma ni sirvieron para alterar la dinámica del choque. Frenó la hemorragia de la banda derecha con la introducción de Bruno Peres y Gerson, pero siguió sin inquietar en campo contrario. El Shakhtar Donetsk no se conformó con el estrecho margen y siguió zarandeando a la Roma, totalmente desbordada en la segunda mitad. Los mediapuntas brasileños se divirtieron a costa de la zaga italiana, pero se toparon una y otra vez con Alisson. Y en el tiempo de descuento donde no llegó el brazo de Alisson llegó la pierna de Bruno Peres, que sacó desde el suelo un remate a bocajarro de Facundo Ferreyra que pudo ampliar la diferencia. El Shakhtar asedió y acosó a la Roma en 45 minutos fabulosos en los que remontó el partido, pero la mejor noticia para los giallorossi es que llegan muy vivos para la vuelta en la capital italiana. La Roma dejó escapar un resultado formidable, cierto, pero sobrevivió a las mejores ráfagas de su adversario gracias a la descomunal actuación de su portero, que quizás sea el mejor futbolista romanista esta temporada. Tiene tres semanas para buscar nuevas fórmulas para enjaular a los mediapuntas del Shakhtar, una clave tan importante como generar ocasiones de gol en la vuelta.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Que pedazo de arquero es Allison, desde que tengo uso de razon Brasil nunca habia tenido un portero tan fiable, de no ser por él Roma se hubiera despedido hoy de la champions

Deja un comentario

*