Sigue siendo el Bayern

Robert Lewandowski está a tan solo dos goles del récord de Cristiano Ronaldo (2013/14). Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Si quedaban dudas, el Bayern se encargó de despejarlas. Dio igual que hiciera un mes desde que lo hicieran por última vez, en cuanto echó a rodar la pelota, el equipo de Hansi Flick demostró que no ha perdido ni un ápice de la competitividad que les caracteriza. Su juego no fue el más vistoso, ni su dominio excesivamente apabullante, pero los alemanes controlaron el partido de cabo a rabo, como hicieron con la eliminatoria. El Chelsea no llegó ser oposición. Sin margen para llegar a creérselo, con el partido cuesta arriba desde muy pronto, los de Frank Lampard hicieron un partido serio, pero nunca un canto epopéyico de remontada. Tampoco quiso oír hablar de ello el Bayern, que ya hace las maletas para Lisboa con un nuevo objetivo en la mente: tumbar al Barça de Leo Messi.

Bayern vs Chelsea - Football tactics and formations

El partido perdió el sentido muy pronto. En el minuto 9, Willy Caballero ya había derribado a Robert Lewandowski dentro del área. Fue en una jugada que expuso los riesgos del planteamiento de Frank Lampard. Cambiar a una defensa de cuatro ante Lewandowski y Müller implicaba que Christensen y Zouma, que no son el paradigma de la fiabilidad, debían vivir pendientes de los movimientos de dos hombres que no paran quietos tanto dentro como fuera del área. La primera vez que perdieron de vista a Lewandowski, les costó ese penalti, que mataría el partido, la remontada y la eliminatoria.

Desde entonces el encuentro fue un monólogo del Bayern. Lo cierto, aun así, es que tampoco volvimos a ver al Chelsea tan frágil como en esa jugada. Los blues se recogieron en un 4-2-3-1 bien ordenadito, con Mount y Hudson-Odoi muy pendientes de las subidas de Kimmich y Davies, respectivamente. La presencia de Kanté, que fue duda de última hora, también permitió a los de Lampard apretar las recepciones interiores del Bayern y no dejar que los bávaros se giraran en campo contrario, a la par que subir líneas y llegar presionando hasta Neuer cuando las posesiones alemanas se espesaban.

Con Kimmich haciendo de lateral por la baja de Pavard, la solución que Flick le encontró a este entuerto se llamó Thiago Alcántara. El hispanobrasileño fue el centrocampista más retrasado de su equipo, actuando como mediocentro posicional y acudiendo a sacar la pelota entre los centrales. Desde ahí, cuajó un partido soberbio, sin dar dos toques de más y encontrando siempre la mejor solución para las posiciones de su equipo, ya fuera en corto o en largo, con un impecable desplazamiento de balón. Ahí Thiago jugó con ventaja por estar en el mismo equipo que Thomas Müller, que no para quieto hasta ofrecer siempre una buena línea de pase o realizar el desmarque que se la genere a un compañero. Cuando Thiago no era capaz de salir, las recepciones y subidas de Alphonso Davies, que cuajó un gran encuentro, permitían al Bayern seguir rompiendo líneas.

Thiago Alcántara fue clave en el sistema de Flick. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd
Thiago Alcántara fue clave en el sistema de Flick. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

Si Thiago fue la clave con balón, Goretzka lo fue sin él. El ex del Schalke movió por todo el ancho del campo para incomodar cada salida del Chelsea y propiciar que las posesiones londinenses duraran apenas segundos. Y es que la presión del Bayern fue muy inteligente, pero el Chelsea apenas mostró claridad de ideas para organizar ataques ni hacer que los alemanes temieran por la eliminatoria. Los de Lampard lo fiaron todo al contragolpe, pero nunca nadie esperaba a ningún compañero. Cada jugador blue que recibía el balón en campo rival corría sólo hacia delante hasta estamparse contra algún defensa vestido de rojo. Quizá aquí echó en falta el Chelsea a Giroud, que, pese a sus limitaciones, si algo ofrece es ser una referencia constante para cualquier balón, ya sea un balón largo desde la defensa o un primer apoyo en corto para trenzar un ataque. Aun así, las pocas veces que los visitantes juntaron más de diez pases cerca del área rival, el Bayern sufrió mucho, tanto en la basculación como en el marcaje. Thiago, como es lógico, no es un mediocentro defensivo al uso y sufrió para mantener con solvencia la posición. En uno de esos escasos ataques del Chelsea llegó el gol de Tammy Abraham. Era el 2-1, porque minutos antes Lewandowski se las había ingeniado para robar un balón, llegar hasta el área y regalarle un gol a Perisic.

Y es que Robert Lewandowski, sin jugar uno de los mejores partidos de su carrera, resolvió una eliminatoria europea con puntualidad burocrática. De los cuatro goles que acabó marcando su equipo, dos los anotó él y en los otros dos entregó las asistencias. Parecía difícil que recuperara el nivel de años pasados, pero lo de esta temporada está siendo algo muy serio por parte del polaco: 53 goles y 8 asistencias en 44 partidos en todas las competiciones, se dice pronto. Robert es ya el máximo goleador de la Champions, con 13 tantos, y tiene a tiro superar las marcas históricas de la competición a pesar de que este año se disputarán menos encuentros.

Lewandowski es el máximo goleador de la Champions con 13 goles. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd
Lewandowski es el máximo goleador de la Champions con 13 goles. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Salvo por el recital de Lewandowski, la segunda parte tuvo poca chicha. El Chelsea nunca robó lo arriba y lo rápido que exigía su planteamiento, y siguió resistiendo en su campo. Pero, aun así, dio la sensación de que podía generar mucho más peligro a la mínima que sus atacantes tuvieran un poco más de calidad o de que sus posesiones se alargaran un poco más en campo contrario. Aviso a navegantes para el Bayern, eso sí, que se medirá al Barça y quién sabe si al City, y puede sufrir si tiene que hacer frente a según qué tipo de retos. Puede que tenga que hacerlos frente sin Jerome Boateng, que se hizo daño en la rodilla y fue sustituido por precaución. También entraron Odriozola, que podría acabar siendo importante si Pavard sigue lesionado y Flick quiere a Kimmich en el medio, y Tolisso, que también podría jugar en el medio y marcó el 3-1 rematando un centro de Lewandowski. El propio Robert cerró el marcador y la goleada a pocos minutos del final.

No fue el mejor partido del Bayern, pero tampoco le hizo falta. El Chelsea pareció ser, más que los bávaros, el equipo sin ritmo de competición, quizá fundido por el rush final de la temporada o impedido emocionalmente por las bajas y el resultado de la ida. Ahora, en Lisboa, le llegan al Bayern los retos de verdad. El equipo de Flick, que suma ya 27 partidos seguidos sin perder, no le teme a nada ni nadie y ostenta orgulloso su condición de favorito. Al Chelsea aún le queda para llegar a eso. Quizá el año que viene, con nuevas caras en el equipo, le veamos competir de tú a tú a los mejores.

Foto de Portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Creo que es el Bayern más contundente y dinámico que he visto en años, quizás desde el que ganó el triplete o el del último año de Guardiola.
Defiende bien desde la presión y posee variantes ofensivas desde el peligro que significa Lewandowski, hasta cómo llegan por detrás y rompen líneas los volantes.
Creo que es el gran favorito. Quizás por temas de ritmo le pueda costar un poco frente al Barcelona los primeros minutos, pero en general me parece un conjunto muy superior al culé, quienes, si quieren pasar, tendrán que mejorar mucho.
No sé cómo ves la eliminatoria.

Saludos

Lo veo relativamente parecido. Creo que el Bayern es ligeramente favorito casi más por las limitaciones del Barça que por su propio fútbol, que es muy completo. Anoche, como es lógico por otra parte, no me pareció la apisonadora incontestable que ven otras personas y que sí fue por momentos en la Bundesliga. Si consigue dominar el ritmo del juego y pasar más tiempo en campo del Barça que en el suyo, creo que tiene todas las de ganar. Ahora bien, si el Barcelona sale respondón y consigue pelearle ese dominio, los alemanes también sufren mucho ante un ataque posicional. Aun así dudo que veamos las mejores versiones de estos dos equipos.
Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

*