La efectividad del Spartak noquea al Sevilla

sevilla-spartak moscú - sevillafc.es

El Sevilla saldó su visita a Moscú encajando una goleada sonrojante que complica su periplo en la Champions League. El conjunto hispalense se desmoronó ante el campeón ruso, que saltó al césped con las ideas muy claras y castigó a los sevillanos con contragolpes letales que desnudaron las carencias del equipo de Berizzo. Massimo Carrera cambió la disposición del Spartak, que dejó atrás el esquema de tres centrales y dos carrileros, pero mantuvo las señas de identidad de los rojiblancos: compactos atrás sin el balón y académicos a la hora de desplegarse como un acordeón con espacios por delante. El Spartak sorprendió a un Sevilla que atravesó varias fases de buen juego pero que se derritió en la recta final tras encajar el 2-1 en el tramo en el que mejor estaba jugando. Un cuarto de hora de caos convirtió un mal partido del cuadro español en una de las mayores goleadas encajadas por el club andaluz en Europa en los últimos años.

Spartak de Moscú 5 (Promes 18′, 90′, Melgarejo 58′, Glushakov 67′, Luiz Adriano 74′)
Sevilla 1 (Kjaer 30′)

Spartak vs Sevilla - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations

El Spartak de Moscú dificultó la circulación de balón hispalense desde el primer minuto. Ató en corto a Guido Pizarro y mordió arriba en busca de un robo que le permitiera atacar a un conjunto expuesto tras la pérdida. El Sevilla, consciente de lo que se iba a encontrar, inició el juego con relativa paciencia y combatió las agresivas marcas rusas con cierto dinamismo en la medular. Krohn-Dehli y Banega permutaban en la medular, se abrían a los costados, se alejaban y se acercaban de la base de la jugada, mientras Sarabia se movía por el eje horizontal para dividir la atención del doble pivote ruso. Sin embargo, el Spartak convirtió su primera oportunidad. El elenco local transformó un córner en contra en un contragolpe vertiginoso en el que Promes acabó cabeceando un centro de Eschenko. A la primera que pudo correr, el Spartak castigó la ingenuidad del Sevilla.

La reacción andaluza llegó a balón parado, con el empate de Kjaer poco después del tanto moscovita. El tanto a la salida de un córner pareció calmar el nerviosismo de los chicos de Berizzo, que pusieron a prueba a Selikhov en varias ocasiones. Krohn-Dehli participó cerca del área rival y Nolito registró un nivel elevado de actividad en el pico izquierdo del área, su zona favorita, e incluso puso a prueba al meta ruso con varios disparos. El Sevilla incluso mejoró tras la reanudación, cuando Sarabia incidió en sus movimientos interiores y se convirtió en un elemento indetectable para el Spartak. El madrileño abandonaba la banda derecha de forma descarada y se unía a Banega y Krohn-Dehli para combinar por el carril central, una parcela a la que, algunas veces, se asomaron Mercado o Escudero con movimientos interiores. El Sevilla saturó a Glushakov y Fernando hasta el punto de que Carrera se vio obligado a reforzar la medular con la entrada de un tercer centrocampista, Pasalic, que relevó a Popov.

Melgarejo anotó el 2-1. Foto: sevillafc.es
Melgarejo anotó el 2-1. Foto: sevillafc.es

Apenas unos segundos después del cambio, después de un parón en el que se tuvo que atender a Selikhov y Krohn-Dehli tras un choque que acabó con un disparo de Ben Yedder despejado bajo palos, el Spartak golpeó de nuevo. Cuando mejor estaba el Sevilla, cuando más cercano parecía el tanto español, Melgarejo golpeó con un disparo seco ajustado al palo más alejado. El extremo paraguayo recogió un balón al borde del área y se sacó un tiro de primeras, tenso, que sorprendió a Sergio Rico. Fue el inicio del naufragio hispalense, que nunca digirió el segundo tanto del elenco ruso. Reforzado por el tanto y por el cambio táctico, el Spartak se impuso en la medular y empezó su recital de contraataques. El campeón ruso robaba en el centro del campo y salía al galope, a altísima velocidad, para castigar el pésimo reparto espacial del Sevilla. Luiz Adriano bajaba a apoyar, daba un toque de espaldas a portería y luego Melgarejo, Promes y Glushakov corrían de cara al arco de Sergio Rico. La velocidad del neerlandés, eléctrico en carrera y desequilibrante en el regate, fue una pesadilla para la zaga visitante. Glushakov y Luiz Adriano ampliaron la diferencia en 15 minutos fatídicos para el Sevilla, mientras Promes puso la guinda a la goleada con una jugada individual en el descuento. Los de Berrizo, más blandos que la nieve en defensa, carecieron de contundencia en su propia mitad de campo y no supieron detener la hemorragia con una dosis de calma con la posesión del esférico. La derrota deja al Sevilla tercero, aunque el próximo partido en el Sánchez Pizjuán ante el propio Spartak aún le da cierto margen para corregir su situación de cara a la recta final de la fase de grupos.

Foto de portada: sevillafc.es.

Related posts

2 comments

Muy de acuerdo con la crónica. Primera parte un poco de mentira (o desgaste del rival) del Sevilla con poco diente. Inicio bueno de la segunda parte bueno y caída a plomo tras el segundo de ellos (el tema anímico lo deberá gestionar mejor Berizzo, el gol del Athletic la semana pasada ocurrió en mejores minutos del Sevilla y tampoco reaccionó). Queda señalado Pizarro y la defensa al completo, aunque el resto del equipo bajó los brazos y les dejó vendidos en últimos minutos. Un par de detalles de clase de Nolito no justifican su titularidad, es incapaz de encarar en su estado de forma actual

Las marcas individules en el medio campos y la presión alta poco trabajada son un lastre. Tampoco ayuda el perfil físico de los jugadores (Banega, Nolito, MKD)que la deben ejecutar Sin conceptos colectivo alguno en el repliegue. Horrible Kjaer y Pizarro sin ritmo alto para jugar en Europa. Planificación deportiva extraña por perfil y edad del futbolista, sin nueve de nivel.

El año pasado el Sevilla perdió la identidad que lo hizo grande y este se va a suicidar persiguiendo una quimera futbolística, guiados por un director deportivo y un entrenador que no están a la altura.

Y el filial en puestos de descenso, tras mala planificación.

El hueco que deja Monchi es grande

Deja un comentario

*