El Spartak se estrella en Moscú

El Maribor rescató un punto en la ida. Foto: Edu Ferrer Alcover

El Spartak de Moscú dijo adiós a buena parte de sus opciones de pasar a octavos de final tras ceder un empate en casa ante el Maribor. El conjunto ruso se dejó puntos otra vez ante el rival más débil del grupo, ese al que el resto de equipos han ganado todos los partidos con contundencia. Un resultado que duele doblemente, pues el desarrollo del choque fue muy similar al del encuentro de ida en Eslovenia allá por el mes de septiembre. El conjunto de Carrera las volvió a pasar canutas para superar el repliegue del conjunto esloveno y, cuando por fin lo consiguió, un despiste defensivo a última hora acabó tirando su trabajo por la borda. La Champions League no tolera semejante candidez.

Spartak de Moscú 1 (Ze Luis 82′)
NK Maribor 1 (Mesanovic 92′)

Maribor vs Away team - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations
Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics

El Spartak volvió a evidenciar que es un colectivo enormemente intimidante cuando tiene metros por delante para correr, pero con muchos problemas para proponer ante rivales que se le cierran. Sufrió muchísimo para profundizar con la pelota frente al sólido repliegue del Maribor, que mostró unos férreos cimientos tácticos ordenado en un 4-1-4-1. La sensación era que el conjunto de Carrera transmitía mucho más peligro en los contados momentos en los que el cuadro esloveno tenía el cuero y ellos podían amenazar con el robo, que cuando el balón se encontraba en posesión suya. El Maribor situaba su bloque tan atrás que tenía muy complicado llegar hasta la meta de Selikhov, pero gracias al juego directo sobre Tavares, un islote arriba, conseguía guardar la pelota en su poder y espaciar los ataques rivales.

La espesura del juego ofensivo ruso se vio alterada con la entrada de Glushakov, cuyo dinamismo ayudó a penetrar en el bloque de Darko Milanic. Con el paso de los minutos, y más a base de ímpetu que otra cosa, el Spartak consiguió empujar al Maribor contra su portería. El desequilibrio de Quincy Promes en banda izquierda y la contundencia rematadora de Ze Luis dentro del área pequeña fueron el recurso al que se agarró el conjunto local para tratar de sobrevivir en la competición, aunque un imperial Billong consiguió retrasar el tanto con varias intervenciones providenciales. A falta de algo menos de 10 minutos, el propio Ze Luis cazó con algo de fortuna un rebote tras una buena combinación colectiva, y logró así el tanto que en teoría les hacía depender de sí mismos en la última jornada para meterse en octavos de final. Sin embargo, la sensación fue que el gol complació completamente al Spartak, que acusó una enorme falta de tensión a la hora de defender los minutos finales. Sin hacer nada extraordinario, por la mera inercia de reaccionar tras verse con el resultado en contra, el Maribor acabó empatando el partido y convirtió el sueño de pasar a la ronda de eliminatorias, que escasos minutos atrás parecía factible, en poco menos que una utopía. Para alcanzar los octavos de final, el Spartak de Moscú tendría que ganar en Anfield y esperar que el Maribor haga lo propio ante el Sevilla.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*