Tolisso deja al Anderlecht en la orilla

Robert Lewandowski of Bayern Munich celebrates with team mates after scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Constant Vanden Stock Stadium, Anderlecht
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
22/11/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-171122-0101.jpg

El Grupo B quedó prácticamente visto para sentencia con la victoria del Bayern en casa del Anderlecht (1-2). Tan solo dos improbables goleadas, 4-0 y 0-4 por parte de Bayern y Anderlecht respectivamente, lograrían sacar a PSG y Celtic de sus puestos privilegiados. Los belgas rozaron el milagro que les acercaría a seguir jugando en Europa, pusieron contra las cuerdas a todo un Bayern, cuajaron sus minutos más completos en toda la competición y llegaron a empatar el encuentro, pero una vez más 90 minutos fueron demasiados para ellos. El gol de Tolisso dio los tres puntos a un Bayern que volvió a tener problemas para imponer su juego pero que demostró que mantiene la inercia para sacar encuentros como este. No hubo milagros.

Anderlecht 1 (Hanni 63’)
Bayern Münich 2 (Lewandowski 51’, Tolisso 77’)

Anderlecht vs Away team - Football tactics and formations

Una vez más, aunque no lo lograra, el Anderlecht puso todo de su parte para dar la sorpresa. El planteamiento de Vanhaezebrouck cortocircuitó, como ya hiciera ante el PSG, las intenciones del gigante alemán. Los de Heynckes, que formaron un once repleto de rotaciones, parecían querer acumular centrocampistas capaces de filtrar un pase que castigara la presión de los belgas, pero es que las jugadas no llegaban siquiera a permitírselo. El 5-2-1-2 que propuso Vanhaezebrouck presionaba hombre a hombre hasta los centrales e incomodó enormemente la salida bávara, que en muchas ocasiones se vio reducida a balones en largo, muchos de ellos hacia la posición de falso extremo de Thiago, ante el cual Spajic, tremendo, se imponía con facilidad.

La labor del hispano-brasileño, sin embargo, parecía clave para ajusticiar al Anderlecht. Alternando recepciones atrás con desmarques muy abiertos, lograba percutir la espalda del carrilero Appiah y sacar de posición a Spajic, abriendo la puerta a las llegadas en tromba de Vidal, que no tuvieron la frecuencia o el impacto que permitía el sistema. Pero el peligro rondaba con más frecuencia el área contraria, pues los belgas supieron conjuntar a la perfección la gestión del balón del doble pivote, los pases filtrados de Hanni, las llegadas de los carrileros (pletórico Trebel, teórico interior), y la brega de los delanteros en los duelos directos y la presión. Pero faltó el gol. Y no fue por ocasiones. Teodorzcyk las marró de todos los colores. Y, como viene sucediéndole al Anderlecht, acabaron por pagarlo.

Robert Lewandowski of Bayern Munich scores their first goal during the UEFA Champions League match at Constant Vanden Stock Stadium, Anderlecht Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 22/11/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-171122-0111.jpg
Robert Lewandowski adelantó al Bayern. Foto: Focus Images Ltd.

Casi como afligidos por un castigo futuro que ya asumían, la intensidad en la presión belga disminuyó tras el descanso. El hueco entre la defensa y el doble pivote fue haciéndose cada vez más ancho y el Bayern, que había perdido amplitud con las lesiones de sus dos extremos y la entrada de James y Javi Martínez, demostró que si algo tenía era capacidad para conectar por dentro. Lewandowski, que haría el 0-1, recibió varios balones de gol tras recepciones de un compañero entre líneas que hacían saltar a los 3 defensas y le dejaban solo.

Pero justo cuando parecía que el Anderlecht volvería a derrumbarse y encajar una goleada apareció Hanni, el hombre con más calidad del plantel belga, para hacer lo que nadie en su equipo en esta Champions: meter un gol. Con aún casi media hora por delante y un rival descompuesto táctica y mentalmente, los de Vanhaezebrouck siguieron dejando detalles de calidad logrando dominar el balón por momentos. Pero si ya en el 45′ lo parecía, el encuentro volvió a hacérseles largo. A falta de un cuarto de hora, Tolisso se impondría por alto en una acción que ante otro equipo sería inofensiva, pero que ante este Anderlecht le sirvió para poner el 1-2  definitivo que acababa con las esperanzas europeas de los locales.

Aún queda tiempo para soñar, pero parece complicado que tanto Bayern como Anderlecht logren subir un escalón a sus posiciones. Los alemanes deberán demostrar en casa que están, como mínimo, a la misma altura que un PSG que hoy por hoy da verdadero miedo. El Anderlecht, por su parte, tendrá que seguir rezando si quiere seguir en Europa. Si compite en Glasgow como lo hizo hoy podrá, al menos, despedirse dignamente.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*