El Leipzig perdona en Londres

Dele Alli of Tottenham Hotspur looks dejected after his side concedes it’s 4th goal during the UEFA Champions League match at Tottenham Hotspur Stadium, London
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
01/10/2019

Era la primera experiencia en los octavos de final de la Champions League para el RB Leipzig y su joven entrenador Julian Nagelsmann. Ante ellos estaba el Tottenham Hotspur, finalista de la pasada edición, y José Mourinho, perro viejo del fútbol europeo. Pero desde una primera instancia el Leipzig demostró que no había viajado al norte de Londres con aires diplomáticos. Su atrevimiento, confianza y seguridad explican por qué se han convertido en candidatos al título en la Bundesliga, donde son segundos a tan solo un punto del Bayern. Los de Nagelsmann tomaron control de White Hart Lane. En apenas un par de minutos ya habían generado dos oportunidades claras de gol. Lejos de ser un mero despiste inicial del Tottenham, el ímpetu del Leipzig se prolongó a lo largo de todo el primer tiempo y, aunque en menor medida, también durante la segunda mitad. Cuando por fin se adelantaron, los alemanes redujeron su presión y el Tottenham, hasta entonces muy defensivo, se vio obligado a asumir más riesgos. 

Tottenham 0
RB Leipzig 1 (Werner 58’ p.)

Tottenham vs Leipzig - Football tactics and formations

El Leipzig se encontró con un rival que le daba todo el tiempo del mundo con balón a sus tres centrales. Incluso sus medios Sabitzer y Laimer, según dónde recibiesen, también pudiesen haberse parado a tomar un café si así lo hubiesen querido, y si no formasen parte de un equipo en el que el ritmo es fundamental. El conjunto local formaba con dos líneas de cuatro y dos puntas muy contemplativos, asentados todos en campo propio. Le dieron la iniciativa al Leipzig y esperaron que ante la falta de espacios se desquiciara. Sucedió lo contrario. El plan de Mourinho parecía condenado al fracaso desde esas tempranas oportunidades que generó el cuadro visitante. Con el paso de los minutos, el eventual desenlace parecía inevitable. Tarde o temprano, el Leipzig tendría que marcar. 

Habla muy bien del equipo de Nagelsmann que ante un rival cerrado atrás no se volviesen predecibles ni diesen la impresión de perder la paciencia. Tampoco perdieron el tiempo. El Leipzig no se anduvo con rodeos. Si no había espacio por la derecha, en seguida buscaban la banda opuesta con un cambio de orientación que encontraba a un incansable Angeliño. Si la jugada tampoco progresaba por ese flanco, pronto volvían a darle amplitud al juego por el otro costado. Eso sí, siempre sin perder verticalidad, que aparecía cuando los austriacos Marcel Sabitzer y Konrad Laimer lograban romper líneas con y sin balón, y sobre todo cuando Timo Werner o Christopher Nkunku ocupaban espacios. Estos dos últimos actuaron con gran inteligencia para ofrecer recursos constantes, queriéndola tanto al pie como al hueco, mientras que Patrik Schick era la referencia arriba.

Nagelsmann y el Leipzig debutan en octavos de Champions. Foto: Focus Images Ltd
Nagelsmann y el Leipzig debutan en octavos de Champions. Foto: Focus Images Ltd

El éxito del planteamiento de Mourinho dependía de que su equipo lograse mantener la seguridad defensiva en todo momento, cosa que no se dio, y que además fuese capaz de cazar desprevenido a su rival en una transición ofensiva, cosa que tampoco se dio. El idóneo complemento ofensivo a este fútbol conservador hubiese sido un once con la presencia de Harry Kane y Heung-Min Son. La sensible baja del primero ya era conocida desde hace semanas, mientras que la del segundo salió a la luz en la previa de este encuentro. Mourinho, ya descontento con no tener a Kane, no ocultó su impotencia por haber perdido al otro jugador con más gol de su plantilla. Incluso llegó a bromear diciendo que le gustaría que ya fuese el primero de julio. Lucas Moura, héroe en el camino a la final de la temporada pasada, y Steven Bergwijn, llegado del PSV en el mercado de invierno, fueron lo más parecido que el Tottenham tuvo a un plan de ataque sorpresa.

Pero los spurs no estaban fuera del partido. Pese a la sensación de dominio del Leipzig, sus ocasiones seguían sin materializarse. Tras el descanso, el Tottenham pareció replicar el feroz inicio del Leipzig y amagó con mostrar una versión más atrevida. Duró poco. Volvió la normalidad y entonces el equipo londinense provocó la pena máxima en un error de Ben Davies. Lo que el Leipzig no había logrado en jugadas convencionales llegaría desde el punto de penalti. Hugo Lloris, que ya había realizado algunas intervenciones destacables, adivinó el lado, pero no pudo evitar el gol de Werner.

Timo Werner no desperdició la oportunidad desde los once metros: Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.
Timo Werner no desperdició la oportunidad desde los once metros: Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Mourinho reaccionó con un doble cambio: Tanguy Ndombélé y Erik Lamela entraron por Dele Alli y Gedson Fernandes. El esquema era el mismo, pero Bergwijn, que había partido en banda, pasaba a formar dupla con Moura arriba, y Giovani Lo Celso, que había compartido el centro del campo con Harry Winks, caía a una banda. El Leipzig, por su parte, dio un paso atrás con la idea de aprovechar a la contra cualquier fallo que el Tottenham, ahora más ofensivo, pudiese cometer. Fueron pocas las oportunidades de los de Nagelsmann para castigar los espacios de su rival, pero sí que enlazaron un veloz ataque muy bien ejecutado que cerca estuvo de haber duplicado su ventaja. No fue así, y el marcador se mantenía tan corto que en cualquier momento el Tottenham podía restar todo el trabajo del Leipzig, como se encargó de recordar en dos lanzamientos de falta que cobraron peligro y con otras aproximaciones al área.

Aunque sean ellos los que tengan un valioso gol a domicilio que defender, lo más probable es que el Leipzig vuelva a plantear un partido similar en la vuelta. Puede que se hayan marchado de Londres un tanto decepcionados por no haber ganado con mayor solvencia, pero si vuelven a jugar como en el primer tiempo, los de Nagelsmann no deberían tener problemas ante este Tottenham. Dado que la ventaja sigue siendo asequible, también es probable que Mourinho no modifique mucho su reactivo enfoque en la vuelta, por lo menos durante el inicio. En cualquier caso, no podrá seguir lamentando las ausencias de Kane y Son, sino que deberá encontrar la forma de que jugadores como Moura, Bergwijn, Lamela o Lo Celso puedan ser una verdadera amenaza constante. 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*