Son escapa del control citizen

Son Heung-Min of Tottenham Hotspur celebrates after making it 1:0 during the UEFA Champions League match at the Tottenham Hotspur Stadium, London
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
09/04/2019

La partida de ajedrez empezó con sorpresa. Una sorpresa que llegó aproximadamente una hora antes de que empezara el choque táctico entre Pep Guardiola y Mauricio Pochettino. El Manchester City sacudió su once titular con tres novedades llamativas: Delph ejerció de lateral izquierdo, Gündogan acompañó a Fernandinho y David Silva en el centro del campo y Riyad Mahrez fue el extremo derecho elegido por Guardiola ante la lesión de Bernardo Silva, que ni siquiera figuró en el banquillo skyblue. El técnico catalán tomó tres decisiones enfocadas a controlar el ritmo del encuentro, a espesarlo a través de la posesión para no perderla nunca en situaciones de máximo compromiso, a no dejarse llevar por el vértigo cuando el pase vertical pareciera la mejor opción. Dejó a De Bruyne en el banquillo para apoyar a Gündogan con un centrocampista con mayor presencia en la base de la jugada y menos participación entre líneas; eligió a Mahrez por encima de Sané para apoyarse en el argelino y no lanzar en velocidad al alemán; y optó por Delph para no sacar de posición a Laporte y no exponer a un Mendy recién recuperado de la lesión. Pero el Tottenham no se dejó impresionar por las novedades. Los de Pochettino supieron maniatar a un Manchester City que tuvo tan presente el horizonte de los 180 minutos que quizás pecó de exceso de celo.

Tottenham 1 (Son 78′)
Manchester City 0

Tottenham vs Away team - Football tactics and formations

Con las cartas desplegadas encima de la mesa, el Tottenham plantó el bloque defensivo arriba. Quiso presionar al Manchester City y priorizó tapar todo su juego interior para que su salida jamás fuese limpia. Winks saltaba muy arriba para incomodar a Gündogan, Alli no dejaba recibir a Fernandinho, Sissoko barría por detrás de los centrocampistas spurs para que Silva no abriese líneas de pase y Eriksen perseguía a Fabian Delph cuando se acercaba a Fernandinho para ayudar a sacar la pelota jugada. El lateral izquierdo empezó subiendo un peldaño para incorporarse al centro del campo, jugando en paralelo al brasileño, con Gündogan y David Silva ejerciendo casi de mediapuntas para intentar amenazar la espalda de la medular londinense. La ubicación de Delph en fase ofensiva no agilizaba la circulación ni dotaba al City de superioridad en esa zona porque siempre le perseguía Eriksen, pero en la primera oportunidad en la que el conjunto skyblue logró asentarse y regatear en campo rival creó la oportunidad más clara del partido. Una jugada individual de Sterling que terminó con un disparo del extremo inglés se topó con el brazo de Danny Rose. El árbitro revisó la jugada con la ayuda del VAR, indicó el punto de penalty y Agüero se topó con la estirada de Hugo Lloris, que evitó que el City se adelantara en la eliminatoria.

Sergio Agüero of Manchester City strikes a penalty only to see it saved by Tottenham Hotspur Goalkeeper Hugo Lloris during the UEFA Champions League match at the Tottenham Hotspur Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 09/04/2019
Sergio Agüero no pudo batir a Lloris desde el punto de penalty. Foto: Focus Images Ltd.

Coincidiendo con el penalty fallado antes del cuarto de hora de juego, Pochettino corrigió la disposición de sus piezas sobre el tapete. Invirtió el perfil de Winks y Sissoko y pasó a Heung-Min Son a la banda derecha para amenazar a Delph. Bien porque no generaba superioridad por dentro y quería alejar a Eriksen de esa zona, bien por la amenaza exterior del extremo surcoreano -ambos movimientos llegaron casi a la vez-, Delph dejó de participar en el carril central, se abrió a la izquierda para que una eventual pérdida no dejara solo al atacante asiático y Gündogan bajó un peldaño su posición para echar un cable a Fernandinho en los primeros pases visitantes. Pese a la oportunidad marrada por Agüero, el City procuró estirar mucho sus posesiones, pero casi siempre movió la pelota en zonas intrascendentes. Tocaron mucho el cuero sus centrales, pero nunca podían pasársela a Fernandinho. Participó más Gündogan, pero el alemán no pudo superar el bloque alto de presión que plantó el Tottenham hasta el punto de que David Silva terminó el primer tiempo asomándose también al sector izquierdo para ofrecerle opciones de pase. Los de Pochettino, con menos cuota de balón, lograron que se jugara donde más les interesaba. Cuando lo recuperaban, se desplegaban de forma vertical, con toques de pura clase de Harry Kane para buscar las rupturas de Son o asociaciones rápidas en tres cuartos que pudieran generar ocasiones de peligro. El delantero inglés puso a prueba a Ederson en la mejor oportunidad spur del primer tiempo, tras una buena combinación de Dele Alli y Eriksen en el sector izquierdo.

Tottenham vs Away team - Football tactics and formations

La segunda mitad empezó más abierta, con más espacios y un conato de intercambio de golpes en los primeros compases. Todo quedó en un espejismo en le que poco a poco se volvieron a recuperar los roles previos al descanso, con Silva cada vez más cerca de Sterling en la izquierda para intentar encontrar las cosquillas de Trippier. El Manchester City ganó unos diez o quince metros de altura con la posesión, pero sufrió para perforar el bloque de Pochettino, y siguió atacando con parsimonia, moviendo la pelota de un lado a otra con más miedo a perderla que ambición por encontrar un resquicio en la estructura rival. Hizo recular al Tottenham, pero siguió sin activar a Fernandinho, tapadísimo, que solo recibió 29 pases a lo largo del encuentro. El mediocentro brasileño apenas dio dos pases más que Ederson, un dato que refleja una incidencia mucho más baja de lo habitual en los partidos del Manchester City. Del mismo modo que los de Guardiola encajaron un golpe anímico duro con el penalty fallado, en el minuto 55 un choque fortuito entre Fabian Delph y Harry Kane puso en jaque la estabilidad emocional del cuadro londinense. El Tottenham perdió a su gran estrella y goleador y dio entrada a Lucas Moura, que ocupó el mismo lugar del capitán lesionado como hombre más adelantado para intentar pinchar la espalda del City a la contra.

En el duelo de pizarras, Tottenham y Manchester City neutralizaron varias de las mejores virtudes del oponente. Sin embargo, el Tottenham encontró una vía de agua a la espalda de Delph y se ensañó con ella en los últimos minutos. Terminó juntando a Dele Alli y Christian Eriksen en el carril central, con Son en la derecha y Lucas en la izquierda, reforzó la medular con la introducción de Wanyama por Winks -qué criterio para distribuir el balón y qué lectura para anticiparse al peligro sin él- e insistió alejando al surcoreano del lateral izquierdo del City. Son se abrió cada vez más y terminó castigando la espalda del eslabón más débil de los skyblues. Si Delph se alejaba de Laporte, abría una posible vía de agua entre central y lateral y podía verse superado en el uno contra uno ante el extremo asiático. Así que normalmente se mantuvo cerca del francés a cambio de ceder un poco más de espacio de maniobra a Son en la banda.

Tottenham vs Away team - Football tactics and formations

Precisamente por ese flanco el Tottenham desequilibró la balanza. Son se alejó de Delph, picó a su espalda con un desmarque corto y recogió un pase fabuloso de Eriksen, que recibió con tiempo y espacio para maniobrar, pensar y ejecutar. Son también tuvo tiempo para orientar el balón hacia su pierna izquierda tras un control algo largo y batió a Ederson con un disparo duro y centrado que obligó al City a mover ficha. Tardó Guardiola en realizar los dos últimos cambios de la noche, pues no dio entrada a De Bruyne y Sané hasta el minuto 89, sin prácticamente margen para tener un impacto en el desarrollo de un juego que no terminó Dele Alli, que también se marchó tocado. Quizás escarmentado por las fases de descontrol que dieron pie a las eliminaciones ante Mónaco y Liverpool en temporadas anteriores, en cruces en los que encajó varios goles en poco tiempo, el Manchester City exhibió su versión más cauta en el estadio del Tottenham y procuró no dar ningún paso en falso. El gol de Son le exigirá dar un paso adelante el próximo miércoles.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Dele Alli of Tottenham Hotspur takes on Nicolás Otamendi of Manchester City during the UEFA Champions League match at the Tottenham Hotspur Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 09/04/2019
La presión del Tottenham dificultó la salida de balón del Manchester City y tapó a Fernandinho. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Partido con pocas situaciones de gol pero un gran partido de ida y vuelta en la pizarra. Veremos qué nos depara la vuelta.
Gran análisis, Tomás.

No sé si le dará al Tottenham para pasar la eliminatoria y más suponiendo que en la vuelta no tendrán a Kane, aunque lo de Son es brutal, siempre que hay que dar un paso al frente ahí está el tío, que crack. Supongo que por el hecho de ser coreano tiene un perfil menor y por eso nunca aparece en las quinielas de los grandes, pero realmente no me parece para nada inferior a otros extremos con mucho más nombre. En el duelo de banquillos, el repasito que le ha dado Pochettino a Guardiola ha sido curioso, le ha anulado por completo y ya lo de los cambios en el 89 es de traca, ataque de entrenador desquiciado. No me entusiasma Guardiola aunque tampoco me considero un hater, pero si vuelve a caer por tercer año consecutivo igual empieza a ser ya el momento de quitarle ese status de semidios que tiene para muchos. Es muy bueno en las competiciones domésticas, pero entrenador bastante mediocre en eliminatorias Champions. El City de Pellegrini venía de jugar semifinales, no lo olvidemos.

Qué partido de Sissoko…. estaba en todas partes. En ataque y en defensa. Un escándalo.
Y lo de Winks, pues me parece un pedazo de medio centro, se tienen en cuenta a Arthur y Kimmich y a este chico nunca. Además es realmente rápido en su aceleración. Algo así como un Kovacic, menos vertical, pero mucho menos “Cabra loca”.
Me parece que el partido de vuelta va a ser complicado de plantear para el city… si se expone mucho, un gol y fuera. Si no se expone mucho y no le da para marcar, lloverán críticas por conservadurismo.

Deja un comentario

*