Tottenham-Real Madrid: el conjunto blanco vuelve a su hábitat natural

Las finales de los tres playoffs de ascenso se disputarán en Wembley.

-Championship:  lunes 29 de mayo

-League One: sábado 20 de mayo

-League Two: domingo 28 de mayo

A la temporada del Real Madrid, de momento, sólo le salva una cosa: la memoria. El todavía fresco recuerdo de ver a este equipo firmar la que ha sido probablemente mejor temporada de su historia y lograr la proeza de levantar su segunda Copa de Europa consecutiva obliga a ser cautos en la crítica. No cabe duda de que ahí dentro hay un técnico que sabe lo que hace y una plantilla de un nivel fabuloso. Sin embargo, el fútbol que viene practicando el conjunto blanco en la 2017/2018 está siendo, semana tras semana, muy pobre. Los resultados tampoco están siendo buenos. Y llevan, al menos, a hacerse la siguiente pregunta: ¿qué está pasando?

Zinedine Zidane, en su fugaz carrera como entrenador, no se ha distinguido por ser un gran constructor de sistemas para el día a día. Tampoco lo ha intentado. El técnico marsellés nunca ha puesto especial empeño en diseñar un conjunto de automatismos que permitan al Real Madrid no depender de la inspiración espontánea para solventar encuentros de forma mecánica. En su primera media temporada como técnico blanco, Zizou, en un contexto de urgencia y sin tiempo para probaturas, se subió al tren Gareth Bale para convertir al Real en una máquina de sumar. El atacante galés se encontraba en ese momento en su punto álgido como futbolista y el entrenador galo, con buen criterio, decidió entregarle su equipo. Bale respondió rindiendo como no ha vuelto a rendir jamás como merengue, anotando 10 goles en los 10 encuentros ligueros que disputó desde que llegó Zidane. El Real Madrid acabó la temporada con 12 victorias consecutivas, recortando 8 puntos su distancia respecto al FC Barcelona de Leo Messi y peleando el título nacional hasta la última jornada.

Gareth Bale fue importantísimo en la primera temporada de Zidane como entrenador blanco. Foto: Focus Images Ltd
Gareth Bale fue importantísimo en la primera temporada de Zidane como entrenador blanco. Foto: Focus Images Ltd

Llegó el segundo año y la historia es de sobra conocida. Zizou apostó esta vez por un revolucionario sistema de rotaciones que mantuvo a la plantilla madridista con un irreal nivel de activación y de competencia interna que, en conjunción con el excelente nivel medio del que gozaba el plantel, volvió a convertir al Madrid en un equipo que sumaba de tres en tres sin titubear. No había sistema fijo, cada semana se agitaba la alineación de arriba a abajo, pero la ferviente ambición de un maravilloso grupo de secundarios de entrar en el once titular compensaba aquello, y fue el secreto del éxito de lo que se denominó, de forma unánime, la liga de Zidane.

En su tercer curso como técnico blanco, Zidane tiene un problema. Le fallan los dos ingredientes que le permitieron renunciar a construir un sistema ganador y que no se notara a nivel de resultados. De un lado, no dispone de futbolistas autosuficientes que le resuelvan los partidos a espaldas del juego. Mbappé está en París, Gareth Bale lleva casi un año ininterrumpido en la enfermería, Marco Asensio no está todavía en condiciones de asumir ese papel y Cristiano Ronaldo cuenta ya 32 primaveras y cada vez parece más enfocado a la puntualidad en las citas grandes que al día a día. Karim Benzema, en opinión de quien escribe, es un futbolista monumental, pero no es ese tipo de atacante resolutivo y, como ahora no hay otro que ejerza esa labor, es normal que la gente se lo exija y se vea frustrada. De esta forma, sus defectos como delantero, que indudablemente los tiene, quedan en relieve y le llevan a estar en el punto de mira del madridismo.

Benzema está en el punto de mira del madridismo Foto: Focus Images Ltd
Benzema está en el punto de mira del madridismo Foto: Focus Images Ltd

Tampoco cuenta Zidane, esta vez, con una plantilla tan descomunal como la que le permitía las virguerías del pasado curso. Más que por una mala planificación de la dirección deportiva, la razón es que simplemente aquello no era sostenible. El lujo de tener al delantero titular del Chelsea y a una de las estrellas del Bayern de Múnich en el banquillo, esperando prestos para resolverte los encuentros menos agradecidos, es algo que difícilmente se podía mantener en el tiempo. Además Isco Alarcón, el revulsivo por excelencia del Madrid en los últimos años, se ha ganado a pleno derecho un puesto en el once titular, por lo que su labor como refresco queda neutralizada.

Al Madrid, dadas las circunstancias, le está penalizando sobremanera no tener un sistema al que agarrarse de forma rutinaria para aguantar el ritmo de Messi. La liga española no perdona. Apenas hemos alcanzado el mes de noviembre y el Real ya cuenta 8 puntos de distancia respecto al FC Barcelona, una diferencia que jamás remontó para ganar una liga. Sin embargo, ahora aterriza la Champions y ahí las leyes que rigen son otras. El ritmo es más bajo, la urgencia por marcar es menor y el miedo al error domina todo, pues cada uno de ellos tiene una trascendencia decisiva. Y ese es el escenario que la majestuosa plantilla del Real Madrid domina. Su hábitat natural. Donde otros se amedrentan, Sergio Ramos impone su grandeza, Toni Kroos y Luka Modric cogen al encuentro del cuello, Benzema hace fluir los ataques blancos y Cristiano Ronaldo los castiga. El conjunto blanco no necesitó minuciosos sistemas para ganar esta competición dos veces seguidas, porque tiene un conjunto de futbolistas que parecen nacidos para disputarla. El Tottenham, que tan bien contuvo al Real en el Bernabéu, vuelve a salir a su paso (esta vez con la nada menor duda de Harry Kane) y Wembley pondrá a prueba si este Real Madrid vuelve a estar en disposición de abstraerse y mandar en las noches grandes.

Bastante más que Harry Kane. Análisis del Tottenham, por Carlos Rosende.

Alineaciones probables: Real Madrid-Tottenham, miércoles 1 a las 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Tottenham vs Real Madrid - Football tactics and formations

 

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*