El colapso del Wigan Athletic

The new Dave Whelan statue at the DW Stadium, Wigan
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
03/12/2016

Todo eran sonrisas en la expedición del Wigan Athletic tras la victoria ante el Stoke City el pasado martes 30 de junio. Tres goles para sumar tres puntos y colocarse en la 14ª plaza, siete por encima del descenso y once por debajo de la promoción de ascenso. El tercer encuentro tras el reinicio de la temporada, la tercera victoria seguida para los de Paul Cook. Un cambio radical de las sensaciones que durante gran parte de la temporada se vivían a orillas del río Douglas.

Llegaron a sumar hasta trece partidos sin ganar entre octubre y diciembre, pero los del DW Stadium despertaron con el año nuevo. Vencieron en casa del Leeds United y West Bromwich Albion, los dos equipos punteros de la categoría. Desde que cayeran frente al Preston North End, el Wigan Athletic ganó seis de sus siguientes siete partidos. No perdió ninguno de ellos, no encajó ni un solo gol. El optimismo estaba justificado, pero se desvaneció por completo la mañana siguiente a la victoria ante el Stoke City. A las 12:30h del miércoles 1 de julio, el club anunciaba oficialmente su entrada en concurso de acreedores. El impacto fue brutal e inmediato para sus aficionados, jugadores y empleados. Un escándalo.

Dave Whelan fue el dirigente del Wigan Athletic hasta 2015. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd
Dave Whelan fue el dirigente del Wigan Athletic hasta 2015. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd

De mano en mano

Escaló el club por las principales categorías del fútbol inglés durante la década de los noventa hasta llegar a la cima por primera vez en su historia en 2005. Ocho temporadas en la Premier League, una final de la Copa de la Liga, un histórico triunfo en la FA Cup ante el Manchester City y una participación en Europa League en el regreso del Wigan Athletic a la segunda división. Todo auspiciado por los millones de un empresario local, Dave Whelan, que en 2015 delegó sus tareas y responsabilidades a su sobrino David Sharpe. Tras 23 años bajo el amparo de la familia Whelan, el club pasó a manos de International Entertainment Corporation (IEC) en 2018, una empresa de Hong Kong registrada en las Islas Caimán que operaba un hotel y un casino en Filipinas. 15 millones de libras terminaron con unas negociaciones que se prolongaron durante un año.

Tras la compra, IEC, invirtió en la mejora de los campos de entrenamiento así como de la superficie del DW Stadium que utiliza tanto el Athletic como el Wigan Warriors, el equipo de rugby de la ciudad. Pese a las pérdidas de más de nueve millones de libras la pasada campaña, las sensaciones eran buenas. Quienes controlaban el club se preocupaban por él. En la presente campaña aparecieron dudas al respecto en momentos puntuales, como cuando desde Hong Kong anunciaron que los diez millones de libras que se negociaban por la venta del lateral Antonee Robinson al AC Milan regresarían a las arcas de IEC, y no a las del club inglés.

Ocurrió en enero de este año, cuando el equipo era colista. Aumentaron las preocupaciones de IEC, que expuso varios motivos, como las pérdidas económicas durante los dos previos años, en un documento de la bolsa de Hong Kong. El Brexit era otra de las preocupaciones: “Podría tener un impacto material a largo plazo y afectar el crecimiento económico del Reino Unido y dañar la confianza de inversores en el Reino Unido, así como reducir el poder adquisitivo del consumidor local, lo que deterioraría aún más las actuaciones del club”.

Durante la crisis del Covid-19, el pasado 4 de junio, el Wigan Athletic paso a manos del Next Leader Fund (NLF), un grupo inversor creado en enero de 2020. También de Hong Kong, también registrado en las Islas Caimán. Stanley Choi, accionista mayoritario de IEC, lo era también de NFL. El empresario chino Au Yeung Wai Kay, pasó de ser un accionista minoritario, a acaparar el 75% de las acciones el 24 de junio. Pagó a IEC los más de 24 millones de libras de inversión (con un préstamo del propio IEC), se convirtió en el propietario del club y decidió no invertir más en él. Todo el mismo día. Una semana más tarde, el 1 de julio, puso a los Latics en concurso de acreedores. Au Yeung pasó las pruebas que la English Football League pone a los nuevos propietarios de sus clubes, demostrando que lo necesario es hacer ver que se tienen los fondos para que el club sea viable, pero no que haya que utilizarlos. El problema de no utilizarlos es que, entonces, el club no es viable.

El Wigan Athletic estaba logrando mejorar sus resultados esta campaña. Foto: Richard Blaxall/Focus Images Ltd
El Wigan Athletic estaba logrando mejorar sus resultados esta campaña. Foto: Richard Blaxall/Focus Images Ltd

Apuestas y sospechas

¿Por qué un empresario chino quiso invertir en un club de Lancashire de segunda? ¿Por qué declararlo insuficiente solo una semana más tarde? Según un comunicado que publicó el martes Wigan Today, Au Yeung compró el club “con las mejores intenciones: crear un equipo que devuelva al club a la Premier League. He invertido más de 40 millones de libras. Por desgracia, la crisis del Covid-19 ha afectado duramente a personas y empresas de todo el mundo. La ausencia de aficionados en el estadio debilita nuestra capacidad para financiar al Wigan Athletic”.

Tras lo sucedido con equipos como el Bury o el Bolton Wanderers esta misma temporada, la EFL parece haber tomado nota de lo sucedido. “Este tipo de circunstancias son más una ilustración de los problemas económicos que se encuentran los clubes de la EFL”, la liga publicó otro comunicado ayer en respuesta al de Au Yeung. “Sin un reajuste completo y minucioso de la economía del fútbol, incluyendo cómo el dinero se distribuye a lo largo del juego, los clubes seguirán teniendo dificultades para afrontar las exigencias de un modelo desfasado e insostenible”.

Nadie duda de los estragos causados por el Coronavirus, pero sí que sea la principal causa del colapso del club. Más cuando un aficionado del Wigan grabó una conversación con el presidente de la EFL Rick Parry en la que éste afirmaba la existencia de todo tipo rumores sobre una apuesta en Filipinas. “Hay rumores acerca de una apuesta en Filipinas sobre su descenso porque el dueño anterior (Dr Stanley Choi) tiene intereses en el juego en Filipinas”. Alguien podría ganar si el equipo desciende a la tercera categoría.

¿Y qué pasa si un club de la EFL se declara insolvente? Que la propia liga lo sanciona quitándole doce puntos esta campaña o la siguiente. Si el Wigan Athletic termina la temporada fuera de los puestos de descenso, pero el margen es menor de doce puntos, el club bajaría a League One. Si, por méritos propios, termina sucumbiendo esta misma temporada, se le restarán esos doce puntos al inicio de la próxima. Solo una ventaja mayor aseguraría la permanencia en Championship.

El alcalde de Greater Manchester Andy Burnham, la parlamentaria Lisa Nandy e incluso el líder de la oposición, Keir Starmer, han escrito a la EFL instándoles a que evite la venta de jugadores y activos mientras dure la investigación lanzada por los administradores, así como la suspensión de la deducción de puntos para facilitar la venta del club, algo que Gerald Krasner espera resolver pronto. El encargado de administrar el club y encontrar comprador espera completar su función antes de que termine el mes, evitando así que la inestabilidad haga estragos mayores a la economía del Wigan Athletic. “Lo ideal sería encontrar un par de compradores que puedan financiar el club y ver quién ofrece más dinero. Es un club bien llevado, es la situación más extraña que he visto jamás”. Uno de estos compradores podría ser el Wigan Warrior. El club de rugby de Wigan mostró interés en hacerse con el club de fútbol de la ciudad, aunque en su comunicado aseguró que mantendría las estructuras de ambos clubes separadas, nada de fusiones.

El Wigan Athletic busca comprador en una situación desesperada. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd
El Wigan Athletic busca comprador en una situación desesperada. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd

Un futuro incierto

Lo único seguro es que la vida del Wigan Athletic corre peligro, y quien lo paga son sus aficionados y trabajadores. Estos últimos se acogieron al programa de permisos del gobierno británico, una suerte de ERTE que cubre hasta el 80% del salario. Sin embargo, el pasado viernes no recibieron su nómina. 75 personas han perdido su trabajo esta semana en el club. Los aficionados recaudan dinero para sufragar los gastos que se necesitan para terminar la temporada, mientras los futbolistas han aceptado cobrar el 20% de su salario para ayudar a mantener viva la entidad, por lo menos, hasta final de temporada. También dispuestos a salvar al Wigan sobre el césped.

Para ello deberán sacar una ventaja de más de doce puntos sobre el antepenúltimo clasificado. Tras caer contra el Brentford por 3-0 el sábado, primera derrota desde enero en el primer partido después del anuncio de la insolvencia del club, los Latics son 16º con seis puntos más que el Middlesbrough, el último equipo en zona de descenso. Deberán por tanto rascar un mínimo de seis puntos más que ellos en las cinco jornadas que restan de Championship. El Wigan Athletic disputará tres de esos encuentros en casa, empezando hoy mismo ante el QPR. Luego llegan enfrentamientos con tres rivales directos como lo son el Barnsley, el Hull y el Charlton Athletic antes de cerrar la temporada contra uno de los aspirantes al ascenso a la Premier League, el Fulham.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada: Russell Hart/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Una pena como está yendo todo en el mundo del fútbol. Cada vez son más los casos de clubes que son usados como juguetes por sus dueños, una auténtica pena. Inglaterra debe tratar de cambiar ciertos aspectos en cuanto a la gestión de los clubes que se encuentran fuera de la Premier, si no quieren que muchos desaparezcan.

Es lo que tiene vender los clubes a gente que ni conocen la ciudad, ni el club, ni les va ni les viene. Gente que lo ven únicamente como un activo de inversión. Que sí, que también estamos hartos de ver a dueños locales igual de mamarrachos o peores, pero el % es bastante inferior en comparación. Una pena.

Responder a Edu Cancelar respuesta

*