Camerún y Ghana lo dejan para el final

Cameroon Manager Clarence Seedorf during the International Friendly match at Stadium MK, Milton Keynes
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
20/11/2018

Dos de las selecciones más poderosas del fútbol africano medían sus fuerzas en Ismailia. El choque se antojaba clave para comenzar a ponerles nombre a las dos primeras plazas del Grupo F. También al tercer escalón, pues a la ronda de octavos de final pasarán los cuatro mejores terceros de los seis grupos. Camerún llegaba menos exigida a esta cita tras haber derrotado a Guinea-Bisáu (2-0) en la primera jornada, pero la situación para Ghana era muy distinta: las Estrellas Negras no habían podido superar a Benin en su estreno (2-2), por lo que vencer a los Leones Indomables resultaba necesario para afrontar con un buen colchón de ventaja el tercer y último partido de la fase de grupos. Quizá por ese previsible equilibrio en las fuerzas y el miedo a tropezar de dos de los teóricos favoritos al título el choque acabaría siendo menos vivo de lo deseado. Sin ritmo en la circulación de la pelota ni apenas tiros entre los tres palos, el encuentro finalizaría en tablas. Las mejores ocasiones de los dos contendientes nacerían en errores defensivos groseros, pero ni Camerún en el primer tiempo, carente de puntería, ni Ghana en el segundo, con un disparo al larguero de por medio, conseguirían romper el empate. El 0-0 de Benin (2 puntos) ante Guinea-Bisáu (1 punto) deja abierto el grupo de cara a una última jornada apasionante.

De inicio, Seedorf protegió a su equipo con una línea de tres centrales. La medida permitió potenciar las subidas de sus carrileros, Fai y Oyongo, siempre profundos, y al mismo tiempo evitar la circulación interior ghanesa por detrás del doble pivote compuesto por Zambo Anguissa y Madjeck. Atascada Ghana, Camerún no elaboró en exceso pero sí aprovechó las pérdidas en la salida de balón de las Estrellas Negras para castigar a la cobertura rival a través de ataques cortos y muy verticales. Gustó por momentos el trío de futbolistas más adelantados: Bassogog, escorado a la derecha para arrancar hacia dentro y así poder disparar o asistir con su estupenda pierna izquierda; N’Jie, un agitador desde la izquierda; y Toko Ekambi, en permanente movimiento. Sin embargo, a todos ellos les faltó compañía. Mientras Camerún meditaba si lo conveniente era dar un paso al frente o lo más adecuado era no correr riesgos en exceso de forma prematura, Ghana se preguntaba cómo hacerles llegar buenos balones a sus principales individualidades. La falta de lucidez en la construcción de Wakaso y la ausencia de socios con temple para retener la pelota y darle continuidad a las triangulaciones obligó a Thomas a realizar un esfuerzo titánico. El medio del Atlético de Madrid se las vio y se las deseó para gestionar la posesión del cuero por delante de los centrales, porque las ayudas fueron mínimas y los desmarques de apoyo y ruptura de sus compañeros brillaron por su ausencia.

Camerún 0
Ghana 0

Camerun vs Ghana - Football tactics and formations

Las dos mejores oportunidades para Camerún llegarían a partir del minuto 30. En la primera, N’Jie colocó la pelota con precisión a la espalda de la cobertura ghanesa y, acto seguido, Toko Ekambi enfiló la portería de Ofori. Por fortuna para el portero del New York City, Mensah llegaría a tiempo para corregir el desajuste cuando el punta del Villarreal ya armaba la pierna para disparar. Al extraordinario corte del central del Columbus Crew le seguiría una antológica parada del mencionado Ofori a las puertas del descanso, cuando una combinación rápida de los tres jugadores cameruneses más adelantados finalizó con un pase de la muerte a Bassogog que el talentoso extremo no logró ajustar al poste. Su golpeo de interior cogió altura y potencia, pero acabó siendo repelido por el meta ghanés, cuya estirada ya da la vuelta al mundo. Sin quitarle ni un ápice de mérito a Ofori, lo cierto es que Bassogog está capacitado para angular más un balón tan franco a escasos ocho metros de la línea de gol. Por lo trascendental de la parada, la misma se celebró como un tanto.

El segundo tiempo comenzó por los mismos derroteros, con Camerún disfrutando de las (pocas) ocasiones y Ghana a la expectativa. Tan solo la entrada de jugadores de refresco alteró el guion. La presencia de Samuel Owusu y de una leyenda como Asamoah Gyan daría algo más de picante en ataque a la cuartofinalista en el Mundial de 2010. Pero sería Owusu Kwabena, el último cambio, quien tendría en su bota derecha la posibilidad de anotar el gol de la victoria. El delantero propiedad del Leganés se anticipó a la defensa camerunesa en un envío en horizontal realizado en el centro del campo. Arrancó en velocidad, se benefició de un rebote y, con Asamoah Gyan libre de marca a su derecha, le pegó al esférico con toda su alma tratando de superar a Onana por pura potencia. La pelota se elevó y acabó impactando de lleno contra el larguero, que la acabaría escupiendo para alegría de Seedorf, a quien a punto estuvo de borrársele su perenne sonrisa. Sin tiempo para más, Camerún y Ghana se emplazan a la última jornada para confirmar su presencia en los octavos de final de una Copa de África en la que cada tanto vale su peso en oro. La escasez de goles es la tónica dominante.

Eric Maxim Choupo-Moting of Cameroon during the International Friendly match at Stadium MK, Milton Keynes Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 20/11/2018
Choupo-Moting saltó al terreno de juego en el segundo tiempo (Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*