Costa de Marfil apuñala a Mali por la espalda

Wilfried Zaha of Crystal Palace arrives at Selhurst Park ahead of the Premier League match at Selhurst Park, London
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
01/12/2018

A Mali no le bastó con firmar 45 minutos prácticamente redondos en la primera mitad para encarrilar la clasificación para los cuartos de final de la Copa África. El conjunto maliense completó una primera parte portentosa, en la que movió la pelota con una agilidad rara vez vista a lo largo de la competición en ninguno de los 24 contendientes y en la que encerró a una potencia como Costa de Marfil en su propia cancha. Dominó y fue dominante. Y también generó un buen puñado de ocasiones de gol. Sin embargo, le faltó quitarle la partícula “casi” que acompañaba a la descripción de todas las jugadas que hilvanó en campo contrario. Jugadas a menudo casi perfectas, pero que finalizaban con un centro que no daba con el compañero que esperaba el balón en el área. Jugadas a menudo casi perfectas en las que el compañero esperaba la pelota en el primer palo y veía como el centro iba al segundo. Jugadas a menudo casi perfectas en las que Djenepo tomaba una mala decisión, o intentaba un recorte de más, antes de definir. Jugadas a menudo casi perfectas en las que faltó contundencia en el remate. Y jugadas incluso imperfectas en las que no lograban castigar las lagunas del guardameta Gbohouo, terrorífico en el juego aéreo, pues el balón casi caía al jugador que esperaba en el segundo palo. Pero no le caía justo como necesitaba para embocar la pelota al fondo de la red.

Mali 0
Costa de Marfil 1 (Zaha 76′)

Mali vs Costa de Marfil - Football tactics and formations

Mali se despide de la Copa África en octavos con un sabor muy amargo, pues su plantilla estaba preparada para llegar aún más lejos en un certamen en el que han caído algunos de los favoritos históricos a alzar el título. El tridente ofensivo, con Djenepo y Diaby en las bandas acompañando a Moussa Marega, causó estragos en la zaga marfileña en el primer tiempo. El cambio de ritmo devastador del flamante fichaje del Southampton en la banda izquierda se tornó en una pesadilla para Bagayoko, incapaz de detener al extremo maliense cada vez que se frenaba para volver a acelerar. Tampoco detectaron los elefantes los movimientos de ruptura de Marega, un incordio cada vez que se dejaba caer por el sector derecho. Bien abastecidos por la enérgica dupla con pasado en el Red Bull Salzburgo, formada por Amadou Haidara y Diadie Samassekou, Mali logró jugar a una velocidad elevada que desbordó a Costa de Marfil. Incluso con tres balas como Kodjia, Pépé y Zaha, el conjunto marfileño defendía tan atrás que no podía salir de su propia mitad de campo. Poco a poco se ahogaba ante el ritmo y la presión maliense después de cada pérdida. Sin embargo, Mali dejó pasar su momento. Generó múltiples acercamientos, pero ninguno terminó en gol. Diaby estuvo cerca de sorprender al Gbohouo con una falta muy lejana, una mala salida del guardameta marfileño le cayó a las botas del delantero del Sporting CP en un córner pero no logró dirigir la pelota al fondo de la red y Marega no logró transformar las oportunidades que se generó a base de su insistencia.

El partido cambió en el segundo tiempo. Tras el descanso Costa de Marfil dejó de defender tan atrás y empezó a igualar el choque. Fue conservadora con el balón, y no lo arriesgó en el centro del campo sino que insistó en buscar las diagonales de Zaha, Pépé y Kodjia a la espalda de la defensa del equipo que había llevado la batuta en los primeros 45 minutos. Así destapó algunas de las carencias de la retaguardia maliense, no siempre bien coordinada a la hora de correr hacia atrás, y evitó perder la pelota en zonas comprometidas como había ocurrido en la fase de mayor sometimiento de las águilas. A base de balonazos largos, hizo temblar a Mali. Avisó primero Kodjia en una acción de este tipo que resolvió fatal ante Diarra y Zaha encontró lo que buscaba cuando se aprovechó de un pase largo que Youssouf Koné midió fatal. La pelota cayó en las botas del extremo del Crystal Palace y el atacante criado en Inglaterra no dejó escapar su momento para marcar un gol que ya no obtendría respuesta.

Diadie Samassekou of Red Bull Salzburg and Youssuf Mulumbu of Celtic during the UEFA Europa League match Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 04/10/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-181004-0038.jpg
Diadie Samassekou, centrocampista del RB Salzburgo, fue uno de los jugadores más destacados en Mali. Foto: Focus Images Ltd.

Aun así, Mali reaccionó en el cuarto de hora final. En ese momento creció el protagonismo de uno de los dos Adama Traoré que ingresaron desde el banquillo. No destacó el Adama propiedad del Mónaco, sino el que pertenece al Metz y dio el salto al fútbol europeo tras destacar en el Mazembe. Pegado a la banda derecha, Adama encaró y desbordó permanentemente por el sector derecho para generar las mejores ocasiones de un equipo que tuvo en sus botas el gol del empate en varias oportunidades. Sin embargo, el desempeño del menos conocido de los Adama Traoré de nacionalidad maliense no bastó y el otro Adama Traoré, el del Mónaco, se topó con Gbohouo en el descuento en la ocasión que pudo forzar la prórroga. Sin brillar, superada durante largas fases del partido, Costa de Marfil sacó a relucir la pegada de sus atacantes para sellar la clasificación para cuartos tras una actuación colectiva muy gris. Necesitará mejorar estas prestaciones si pretende eliminar a Argelia.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*