Marruecos se estrella en los penaltis contra Benín

Hervé Renard, campeón de África con Zambia (2012) y Costa de Marfil (2015). Foto:  Ben Sutherland.

En la primera eliminatoria de la Copa África saltó la primera gran sorpresa irreversible del campeonato. Marruecos, aspirante al título pese a no alzarlo desde 1976, se despidió del torneo en el primero de los cruces de octavos de final. No solo sorprendió la eliminación de Marruecos, sino que sorprendió también el equipo que lo apeó del certamen: Benín. Las ardillas no han ganado ningún partido en sus cuatro participaciones en la Copa África, pero se han clasificado por primera vez para los cuartos de final de la competición. En 2004, 2008 y 2010 se despidieron sin ganar ningún encuentro y este año superaron la primera fase del torneo después de empatar los tres partidos ante Ghana, Camerún y Guinea-Bisau. Ante Marruecos, forzaron la tanda de penaltis tras un ejercicio de resistencia hercúleo. Después de cuatro empates, ya están en cuartos. 

Marruecos 1 (1p) (En Nesyri 76′)
Benín 1 (4p) (Adilehou 53′)

Benin vs Marruecos - Football tactics and formations

La alegría de Benín contrasta con la decepción de Marruecos, que ha adolecido de exceso de espesura en su circulación de balón. Salvo en el choque contra Costa de Marfil, más vistoso, el conjunto del norte del continente había sufrido para generar ocasiones de gol con asiduidad. Era un bloque firme atrás -superó la fase de grupos tras ganar tres partidos por la mínima, sin encajar-, pero le costaba desarbolar los sistemas defensivos más férreos. Contra rivales encerrados, la velocidad de Amrabat partiendo desde fuera resultaba menos dañina, y al mismo tiempo las incorporaciones de Achraf Hakimi por la banda izquierda aportaban profundidad pero no siempre culminaban en acciones de peligro real. El lateral formado en la cantera del Real Madrid es un futbolista muy ofensivo, pero cuando juega en el flanco zurdo y debe pisar línea de fondo pierde algo de precisión en los centros. O centra con la pierna menos hábil con menos posibilidades de éxito o pierde tiempo perfilándose hacia la derecha. Más peligroso resulta Achraf cuando puede pisar la frontal del área y armar el tiro lejano, una de sus especialidades. Benín, en cualquier caso, sabía de los problemas marroquíes en partidos anteriores de patrón similar, y esta vez la calidad de Hakim Ziyech tampoco emergió al rescate.

El futbolista del Ajax, definitivamente el mejor jugador de Marruecos, pecó de exceso de protagonismo y de ímpetu a lo largo de la competición. Pidió todos los balones y a menudo se los jugó de forma individual, en recurrentes acciones que terminaron penalizando a su equipo más allá de la falta de acierto en el remate. Su permanente movimiento entre líneas agitaba al adversario, pero al final el futbolista nacido en los Países Bajos acaparó tanta posesión que generó un embudo en los ataques de su combinado nacional. Participó mucho, pero luego no anduvo fino o fresco en el remate cuando disponía de su oportunidad. No se le puede achacar que no lo intentara, pero quizás sí que se ofuscara y se le nublara la mente en la toma de decisiones.

Hakim Ziyech of Ajax in action during the UEFA Europa League match at Friends Arena, Stockholm Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 24/05/2017
Hakim Ziyech es una de las estrellas de la selección marroquí. Foto: Focus Images Ltd.

Tras una primera mitad de poco ritmo y menos ocasiones -salvo un disparo de Ziyech que se convirtió en peligroso tras un despeje defectuoso del guardameta beninés-, las ardillas se subieron a las barbas de Marruecos en su primera aproximación de peligro. El conjunto inédito en las eliminatorias de la Copa África provocó un saque de esquina y Adilehou apareció libre de marca para adelantar a Benín, en un golpe durísimo para Marruecos. No solo encajó su primer tanto en el campeonato, sino que disponía de apenas 40 minutos para darle la vuelta al electrónico. Pronto pudo empatar Ziyech, pero no conectó un centro desde la banda izquierda en una posición clarísima. Sin embargo, Marruecos hizo méritos para empatar. La rápida entrada de Boufal en la izquierda agitó el partido y dotó al conjunto marroquí de mayor capacidad de desequilirio. El futbolista propiedad del Southampton desbordó, provocó faltas y resquebrajó el muro de las ardillas al mismo tiempo que permitió centrar aún más la posición de Ziyech.

Marruecos recuperó un balón comprometido en la frontal del área de Benín y empató el encuentro en el 76, y aún dispuso de un par de ocasiones clarísimas para evitar la prórroga. La primera, una falta de Boussoufa que provocó Boufal, la despejó el portero. La segunda, un penalty en el descuento tras una combinación de Boufal con Achraf, la mandó Ziyech al palo en la culminación de un choque nefasto para el jugador del Ajax. Ni siquiera la expulsión de Adenon por doble cartulina amarilla -al parecer, ambas por protestas al árbitro- agilizó la circulación de balón de Marruecos ante la conservadora Benín, que se limitó a defenderse como pudo en busca de la tanda de penaltis. Ziyech gozó de otra oportunidad para evitarla en el 115′, pero su remate se marchó a las nubes de El Cairo. La efectividad que le faltó a Marruecos en los 120 minutos de partido tampoco la recuperó en la tanda de penaltis: Boufal y En Nesyri erraron sus lanzamientos y Benín, en un alarde de contundencia, transformó todos sus penaltis para comprar su histórico billete para los cuartos de final.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Ben Sutherland.

Related posts

1 comments

Para mí Ziyech es la decepción del campeonato, después de la grandísima temporada que ha hecho con el Ajax y en Egipto no le ha salido nada.

Deja un comentario

*