Colombia ya es un equipo de Queiroz

Yerry Mina of Colombia celebrates scoring his sides equalising goal to make the score 1-1 during the 2018 FIFA World Cup match at Spartak Stadium, Moscow
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
03/07/2018

En su primer partido competitivo oficial como seleccionador colombiano tras haber asumido el cargo en febrero, Carlos Queiroz logró un resultado de enorme prestigio y consiguió que su equipo manifestara los rasgos reconocibles de un entrenador que ya supo transformar previamente a Irán en un combinado de talla sorprendente. Con un planteamiento que consiguió aislar a Leo Messi -algo que no es tan nuevo, en realidad, cuando el mejor del mundo se viste de albiceleste- y que tuvo en la agresividad en campo contrario una de sus grandes fuentes de éxito, el preparador portugués cimentó un triunfo que contó con la insospechada individualidad destacada de Roger Martínez como gran faro. El atacante de Cartagena de Indias pasó discretamente por el Villarreal en la primera mitad de 2018 -sólo anotó un tanto, aunque bellísimo, frente al Real Madrid-, pero su exhibición contra Argentina en Salvador de Bahía con golazo incluido no debió sorprender tanto a los hinchas de América de México, el conjunto azteca con el que ha festejado una liga y una copa en la campaña 2018-19.

Argentina 0
Colombia 2
(Roger Martínez 71′, Duván Zapata 86′)

Argentina vs Colombia - Football tactics and formations

Lionel Scaloni sacó el once esperado y lo dibujó en 4-4-2. No funcionó, ya que al equipo siempre le costó encontrar a los futbolistas talentosos de ataque. Di María y Lo Celso, escorados a las bandas, parecieron alejados del juego, hasta el punto que el primero de ellos fue sustituido en el descanso por Rodrigo De Paul. Messi estuvo siempre muy vigilado por Wilmar Barrios y Agüero no pudo maniobrar ante la exuberancia física de la pareja de centrales colombianos. Pero el mayor problema no fue de los delanteros: el balón no les llegaba. Queiroz plantó a Colombia en un 4-1-4-1 perfecto para tapar todas las vías sencillas de la salida argentina: Muriel -hasta que se lesionó; luego Roger Martínez- bloqueaba el pase a Saravia; James evitaba que encontraran a Tagliafico; Cuadrado y Uribe vigilaban a Paredes y a Guido Rodríguez. Ante este panorama, el conjunto albiceleste abusó del balón largo, una batalla en la que tenía todas las de perder. El resultado: en todo el primer tiempo no tiró a puerta.

Tampoco es que Colombia inquietara en exceso a Armani, pero sí daba más sensación de peligro con la verticalidad de Roger, que tuvo la más clara del periodo inicial con un primer aviso de latigazo que se marchó desviado tras un despeje. Y, sobre todo, se sentía más cómoda. Iba a morder arriba, era agresiva en las disputas y cuando le tocaba circular lograba que Uribe se asentara con firmeza para buscar a James o a Cuadrado. Posee Queiroz un equipo equilibrado, con centrocampistas excelentes en lo táctico, criteriosos con la pelota y capaces de desordenar al adversario con la improvisación del juventino, que cumplió con creces como interior en una posición que no le permite el vértigo de sus tiempos de carrilero. El 0-0 al descanso daba esperanza a Colombia: no merecía menos y, como luego se demostró, había construido una base para animarse a ir a por más.

Es cierto que Argentina salió mejor tras el intervalo. Tuvo su tramo de acoso en el cuarto de hora inicial del segundo periodo. Rozó el gol con dos disparos lejanos de Leando Paredes -quizá el más destacado en un equipo muy plano– y con una doble ocasión con cabezazos de Otamendi y Messi. Ospina respondió cuando se le requirió. Pero ese arreón se fue apagando y el partido le pidió soluciones a Scaloni, que cambió de Guido en la medular dando entrada a Pizarro por Rodríguez. No se notó gran cosa. Queiroz también movió una pieza, en su caso porque Cuadrado estaba amonestado y el rival le iba a buscar las cosquillas para provocar su expulsión. Ingresó Lerma y los interiores intercambiaron los perfiles, con Uribe pasando a la derecha. El nuevo mapa del partido se estaba configurando aún cuando James Rodríguez cambió la orientación del juego con un desplazamiento de lado a lado. Roger la bajó, encaró a Saravia, lo liquidó con un amague y un cambio de ritmo y soltó un derechazo brutal al ángulo contrario. El gol premiaba al mejor hombre en el verde.

Le quedaba sólo un cambio a Scaloni y tenía a Dybala y a Lautaro Martínez en el banquillo. No eligió a ninguno de los dos. Optó por Matías Suárez y retiró a Agüero, con lo que en realidad no modificó el dibujo en ningún momento. Colombia no sufrió, ya que en su siguiente contragolpe sentenció la contienda. Roger inició la acción, aguantó hasta que le dobló Lerma y éste mandó el balón a la zona de remate, donde Duván Zapata -que acababa de entrar por Falcao- hizo lo que lleva todo el curso haciendo con el Atalanta: imponerse a los centrales y gritar gol. Un 0-2 definitivo que confirma a Colombia como un aspirante serio al título y que deja con poco margen de error a una Argentina que se pareció demasiado a la del Mundial. Teniendo que jugar aún ante Catar y Paraguay y pasando dos de los tres terceros aún no se puede decir que peligre su acceso a los cuartos de final, pero ya le tocará saltar al campo en la segunda jornada con urgencia y presión.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Me ha gustado mucho el partido que Colombia ha cuajado en Salvador de Bahía. Muy ordenados en defensa, sin cometer errores en zonas peligrosas y sin necesidad de descuidar la faceta ofensiva con Cuadrado dando salida al equipo con sus conducciones y con un excelente Roger Martínez desequilibrando en los últimos metros (buenísimo el 0-1).

Falcao hace un trabajo sucio bastante importante pero puede que Duvan Zapata pueda ofrecerle más en partidos como el de ayer donde repliegan más pues el delantero del Atalanta tiene poderío físico (como Radamel) pero además en carrera es mucho más potente.

Destacar también a Wilmar Barrios en defensa. Tácticamente estuvo sobresaliente, siempre bien colocado por delante de la pareja de centrales para cortar balones filtrados y pegado a Messi cada vez que caía cerca de él. Creo que incluso no hizo ninguna falta en los 90 minutos, y eso teniendo enfrente a Leo Messi son palabras mayores.

Carlos Queiroz es un entrenador muy infravalorado en España por su fugaz paso por el Real Madrid pero la verdad es que ha completado muy buenos trabajos en Sudáfrica y en Iran. A ver que tal le va en Colombia, pero lo visto esta noche da motivos para ser optimistas pues ha conseguido aunar el talento de sus jugadores con una estructura defensiva solvente.

Respecto a Argentina poco que destacar. Leo Messi hizo un buen partido en líneas generales pero como siempre está muy solo en ataque… Lo Celso, De Paul y Agüero aparecieron en contadas ocasiones pero insuficientes como para darle continuidad al juego ofensivo de la albiceleste.

Los dos Guidos (Pizarro y Rodríguez) sigo sin ver que aportan. Creo que con un centrocampista de mayor posesión ganaría mucho el equipo pues permitiría a Leo recibir unos metros más arriba sin tener la obligación de venir hasta el medio campo para armar el ataque.

Que blandito Renzo Saravia en los dos goles.

De hecho, una de mis mayores alegrías deportivas es el Japón-Irán de enero pasado. Ganar a esa Irán DE QUEIROZ es algo que jamás me pasaba por la cabeza, qué decir si encima fue con un 0-3.

No es muy virtuoso con sus equipos pero sabe sacar de ellos el 100%. Algún día debe ganar un título, se lo merece más que muchos.

Deja un comentario

*