Venezuela avanza al ritmo de Machís

Jose Salomon Rondon of Newcastle United during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Robert Smith/Focus Images Ltd 07837 882029
11/08/2018

A los 75 segundos, el pequeño y habilidoso extremo del Cádiz decidió que la Vinotinto latiría a su compás. Que ante Bolivia era el día de romper el candado y anotar el primer gol de su selección en la Copa América. Y quiso que fuera desde la irreverencia. La de un jugador de 170 centímetros que voló para avanzarse a su par y cazar un centro pausado de Ronald Hernández desde la derecha. Le debió de saber a poco porque, justo después de la reanudación, se sacó un latigazo primoroso con la diestra. Recibió a pierna cambiada, trazó diagonal hacia dentro, las ayudas bolivianas no llegaron y Darwin Machís optó por la virulencia. Y casi redondea su gran noche. Persiguió el hat-trick con una plástica tijereta que se marchó fuera por muy poco.

Otra de las novedades que dejó el partido, aparte del pase de Venezuela a la siguiente fase como segunda de grupo, es que sorpresivamente encajó un gol. Parecía tocada por la varita, impermeable a los gritos de gol contrarios. Hasta cinco goles en contra le había anulado el VAR en los dos partidos anteriores y hasta dos veces se libró ante Bolivia porque rompieron sus disparos a la madera. Incluso Wuilker Faríñez tuvo una cantada y acabó el central Mago sacando el balón bajo palos. Parecía imposible acabar con su influjo hasta que Bolivia mezcló bien por dentro y Justiniano se sacó un tremendo zapatazo cruzado desde la frontal.

Bolivia 1 (Justiniano 82’)
Venezuela 3 (Machís 1’, 55’, y Josef Martínez 86’)

Bolivia vs Venezuela - Football tactics and formations

Sin necesidad de atropellar a su rival, Venezuela venció gracias a chispazos y a su calidad diferencial arriba. Su juego ha sido discontinuo pero no ha necesitado más. Cuenta con dos bandas muy venenosas y talentosas con Machís y Savarino, un zurdo de seda para el balón parado y las bolas filtradas como Juanpi Añor, un volante con recorrido y buen pie como Rincón, y un tanque formidable en la fricción y el remate como Salomón Rondón, aunque anduviera desatinado ante Bolivia. Y por si fuera poco, el profesor Rafael Dudamel tiene dos alumnos aventajados en la recámara que encima mezclaron en el tercer gol. El diminuto y genuino Soteldo arrancó por la izquierda, apuró línea de fondo y acabó metiendo un centro medido al primer palo para el testarazo inapelable de Josef Martínez.

Y eso que sin duda el conjunto de Eduardo Villegas mereció un mayor botín al descanso puesto que estrelló dos balones a la madera y apenas se descompuso como bloque. Sorprendió al producirse a la media hora, pero es cierto que el primer cambio de Bolivia le sentó bien en ataque. Entró Raúl Castro, un segundo punta muy móvil, descarado, y con cierto grado de amenaza y criterio, por un casi desaparecido Leo Vaca, con lo que el joven Ramiro Vaca pasó a desempeñarse cerca del costado derecho, dejando más libertad de maniobra al recién entrado. Bolivia lo intentó, cuajó un buen partido, acumuló ocasiones, pero su falta de talento y concreción atenazó sus aspiraciones. Lo cierto es que ver ganar a Bolivia en una Copa América es cuanto menos milagroso. Tan solo suma una única victoria en las últimas ocho ediciones. Fue en Chile 2015, con un 2-3 frente a Ecuador. En la cita en que consiguió superar ese umbral fue en Bolivia 1997, donde ejerció de anfitriona y llegó hasta la mismísima final, disputada en las alturas de La Paz, ante la Brasil de Edmundo, Denilson y Roberto Carlos. Se trataba de una Bolivia especial con los Platini, Etcheverry, Baldivieso o Sandy.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Venezuela pasa de ronda con nota y no era tarea fácil en un grupo con Brasil y la mundialista Perú. Se ha mostrado como un conjunto sólido, pese a las bajas en el eje de la zaga. Dudamel no pudo contar con su pareja titular formada por Osorio y Villanueva, ambos de baja por distintos motivos. Pero Mago y Chancellor rayaron a un buen nivel y demostraron una vez más la profundidad de banquillo de Venezuela. Mención especial para la banda derecha, con un Ronald Hernández espectacular y un Savarino tremendamente talentoso. Se entienden y se complementan. Uno filtra y el otro rompe, y ambos ofrecen soluciones de calidad a su selección por la orilla derecha. Y por la izquierda, Machís pone el ritmo, los goles y más dosis de descaro. Lo necesitarán todo para enfrentarse a Paraguay, Catar o Argentina en cuartos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*