Venezuela cortocircuita a Brasil

Brazil Manager Tite before the International Friendly match at Wembley Stadium, London
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
14/11/2017

Brasil sigue sin dar con la tecla en esta Copa América. Tras una victoria con más efectividad que lustre ante Bolivia, el conjunto de Tite se dio de bruces contra el muro venezolano y acabó cosechando un empate que, si bien mantiene casi intactas las opciones de ser primera de grupo, dispara las alarmas en cuanto a la capacidad de la “Canarinha” de brillar a su mejor nivel. Venezuela, por su parte, logró un resultado histórico y dio muestras de un rigor competitivo fuera de dudas que le permite soñar con hacerle frente a cualquiera en esta Copa América. Sólo les falta marcar un gol.

Brasil 0
Venezuela 0

Brasil vs Venezuela - Football tactics and formations

Para dotar a su equipo del dinamismo con balón que echó en falta ante Bolivia, Tite dejó en el banquillo a Fernandinho y dio entrada en su lugar a Arthur Melo. El centrocampista del Barcelona demostró una personalidad de jugador grande pidiendo todos los balones desde el principio y, quién sabe si por su mera presencia o por una mayor entonación general, Brasil arrancó el encuentro con una fluidez que no había mostrado en la primera jornada.

Con Arthur apareciendo a ambos lados de Casemiro, Coutinho comenzó a bajar a recibir, iniciando cadenas de pases y de movimientos que continuaban Neres, Richarlison y Firmino cayendo al medio o buscando el desmarque largo ante una defensa desordenada. Además, tanto Filipe Luis como Dani Alves, como vienen haciendo, casi nunca doblaban a sus extremos y guardaban una posición interior, facilitando la presión tras pérdida y haciendo que las posesiones de Brasil fueran un ataque constante.

Venezuela aguardaba replegada. Dudamel, consciente de que Brasil tiene armas más que suficientes para sortear una presión, decidió reservar esfuerzos y aguardó a la pentacampeona en la línea medular. El técnico venezolano planteó un 4-5-1 mucho más conservador que ante Perú, no tanto por nombres sino por una actitud menos propositiva. Machís, que entró donde Savarino, sudó de lo lindo para tapar las recepciones de Alves. Osorio reemplazó a Chancellor en el eje de la zaga y Ronald Hernández sustituyó al sancionado Mago, enviando a Rosales al lateral izquierdo.

Philippe Coutinho of Brazil in action during the 2018 FIFA World Cup match at St Petersburg Stadium, St Petersburg Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 22/06/2018
Coutinho dejó buenos minutos al inicio. Foto: Focus Images Ltd

Con el paso de los minutos, la efervescencia de Brasil comenzó a diluirse. Las persecuciones de los centrocampistas venezolanos incomodaban lo suficiente como para que la línea de mediapuntas recibiera siempre de espaldas, y la falta de profundidad de los laterales provocaba, en este caso, una especie de ping-pong entre la primera y la segunda línea de ataque. Tomás Rincón, que cuajó un partido ciertamente soberbio, comenzó a encimar mucho más las recepciones de Arthur y a enfangar la toma de decisiones del brasileño, cuya influencia en el partido se fue desvaneciendo.

Sólo le faltó a Venezuela lograr dar algún susto para redondear su propuesta. Salomón Rondón, una vez más, firmó un encuentro emocionante sacando agua del desierto que le ofrecía su selección. Peleando en inferioridad ante Marquinhos y Thiago Silva logró habilitar en un par de ocasiones a Murillo y Machís en transición, e incluso estuvo a centímetros de anotar el 0-1 con un cabezazo que besó el palo. No contento con eso, se mantuvo siempre cerca de Casemiro, incomodando cada recepción del 5 brasileño.

En Brasil, el peligro pasaba por Neres. El extremo del Ajax marró una clara ocasión al inicio y se convirtió en el foco de desborde cuando Tite le cambió de banda. Desde la derecha y enfrentando a un Rosales a pierna cambiada, el 7 brasileño logró dejar en boca de gol a Firmino en dos ocasiones. Una de ellas acabó en gol, el primero de los tres que se le anularían a Brasil esta noche. Aun siendo así de protagonista, Neres acabó el partido en el banquillo. En el descanso ya entró Gabriel Jesús por Richarlison.

Gabriel Jesus todavía no ha marcado en este Mundial. Foto: Focus Images Ltd.
Gabriel Jesus anotó un gol pero fue invalidado. Foto: Focus Images Ltd.

En el segundo tiempo, comenzó a crecer el nerviosismo local y a crecerse la plantilla venezolana. Osorio y Villanueva sobresalieron midiéndose a Gabriel Jesús y Firmino, un reto muy diferente del que supuso Guerrero con Perú. Moreno y sobre todo Yangel Herrera se unieron a la exhibición de Rincón taponando todos los pasillos interiores. Brasil, por su parte, mostraba los síntomas lógicos de un equipo que ha perdido a Neymar a días de una competición continental: falta de intimidación, de desborde y de vías para llevar el balón al área.

Aun así, tuvo ocasiones en forma de goles anulados como para decantar la balanza a su favor. En una de las pocas excursiones del bloque venezolano a campo rival, los de Tite castigaron la osadía atacando el costado de Hernández, claramente el eslabón más débil de la zaga vinotinto, y Gabriel Jesús anotó el segundo de los goles que no subirían al marcador. El tercero lo anotó Coutinho a escaso minutos del final, pero Firmino rozó el balón sin querer y el tantó quedó invalidado.

Yangel Herrera, capitán de Venezuela sub-20. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Yangel Herrera cuajó un gran partido. Foto: Agencia de Noticias ANDES

Tite dio entrada a Fernandinho y adelantó la altura de sus centrales, que hacían las veces de doble pivote, buscando acumular así más hombres por delante del balón. También tuvo minutos Everton que volvió a dejar buenas sensaciones y sirvió en bandeja el gol anulado a Coutinho. Dudamel, por su parte, buscó piernas frescas en Soteldo para seguir corriendo arriba y en Figuera para dar descanso a un molido Yangel Herrera. Poco importaron ya los nombres, el cerrojo estaba ya echado. Faríñez tuvo aún tiempo de dejar entrever sus capacidades, y ya en el minuto 99, con el partido agonizando, Fernandinho cruzó demasiado un cabezazo que habría logrado la victoria.

No fue así, y Brasil abandonó el estadio con un sabor amargo. Incluso con un empate ante Perú serían primeros de grupo, pero el valor de este resultado tiene mucho menos que ver con la clasificación que con lo anímico, que es un factor crucial en competiciones cortas de este tipo. Tite tiene aún tiempo para reordenar sus piezas y devolverle el lustre a la “Canarinha” antes de que empiece lo serio. Por su parte, Venezuela compitió de tú a tú ante un rival al que no había ganado nunca en esta competición, firmando su segundo empate ante la pentacampeona del mundo. Los de Dudamel aún tendrán que jugarse su clasificación a una carta ante Bolivia, pero este resultado puede auparles a seguir soñando con todo. Si consiguen marcar un gol, eso sí.

Después de cada jornada de Copa América, Axel Torres y Tomàs Martínez analizarán lo más destacado en un podcast exclusivo para los mecenas del proyecto en Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Brasil me transmite cierta falta de descaro, parece un bloque demasiado encorsetado. Tiene individualidades con calidad para marcar diferencias, y han aparecido con cuentagotas.

Creo que el Brasil-Perú puede ser la prueba definitiva para ambos. Lo veo más igualado de lo que parece, visto los visto.

Responder a Caronte11 Cancelar respuesta

*