Coutinho ahuyenta sus fantasmas

Phillippe Coutinho at the press conference after Brazil training session at Enfield Training Centre, Enfield.
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
09/10/2018

Al menos a base de goles en un estreno timorato y algo pírrico de la Canarinha, en cuanto a fútbol y sensación de fluidez colectiva. El extremo del Barcelona, adaptado al centro del campo bajo la fórmula de Tite, parece seguir moviéndose en unos parámetros de poca brillantez futbolística pero sí de determinación y asunción de galones. Y más tras la ausencia del espíritu más líder sobre el campo y menos fuera de él de Neymar, acuciado nuevamente por una lesión que le ha impedido tomar parte del torneo. Coutinho asumió la responsabilidad en un penalti en que interviene correctamente el VAR y en una llegada de cabeza desde segunda línea tras una buena jugada hilvanada y un centro final de Firmino. Everton puso la rúbrica con un soberbio zapatazo a un partido de apertura de la Copa América que no se rebobinará.

Ante todo, vimos una continuación de la Brasil pragmática, y si me permitís metalúrgica, de otras citas bajo el auspicio de un Tite que quiere ganar a partir de la combinación de magia y músculo. La doble M. Solidificó el centro del campo hasta el punto de superponer funciones. Metió a Casemiro y Fernandinho acompañando a Coutinho en un alarde precaución ante la tierna Bolivia. El del City apenas se sintió cómodo como volante por la derecha, no ganó altura en ningún momento e incluso el pequeño mago del Barcelona tuvo que caer a la base a gestar e iniciar una jugada a la que le costaba arrancar por la lentitud de ejecución brasileña y el buen ordenamiento boliviano.

Brasil 3 (Coutinho 50’, 53’, Everton 84’)
Bolivia 0

Brasil vs Bolivia - Football tactics and formations

Y suerte del VAR para Brasil, pues lo desencalló todo. Tras una primera mitad de superioridad territorial pero sin alardes y menos aún concreción, llegó la reanudación que trajo consigo unas manos del defensor Jusino dentro del área. Tenía el brazo despegado del cuerpo, ocupando un espacio, e interrumpió la trayectoria de un centro. Penalti. Coutinho se encargó de lanzarlo a la perfección, lejos del alcance de Lampe. A partir de ahí, a los tres minutos, y con el tapón de la bañera ya quitado, llegó el segundo que puso fin a las exiguas esperanzas bolivianas. Filipe Luis metió una de sus preciadas bolas filtradas para un Richarlison que recibió entre líneas y acabó descargando para el siempre líquido y móvil Firmino, que esperaba en la derecha y ponía un centro templado y delicioso para la llegada de Coutinho desde atrás. De lo mejorcito colectivamente del encuentro. No hay nada mejor para el jugador del Barça que pisar suelo firme, el de la Canarinha, y más sin una figura tan majestuosa por delante que le eclipse o le reste credibilidad. Es el momento de Coutinho y parece que los dos goles auspician un recorrido continental interesante.

A partir de ese momento, la siempre combativa y correosa Bolivia se deshilachó, y su planteamiento inicial perdió fuelle. Juntó dos líneas más o menos compactas de cuatro, con el tanque melenudo Martins como hombre boya y la figura espumosa de Raúl Castro deambulando por detrás y apareciendo en zonas intermedias. Chumachero, fiel e incombustible gregario, y Saavedra ocupaban los costados e intentaban combinar y lanzar con velocidad a la que se adueñaban del cuero tras un repliegue intensivo. Si Bolivia hubiese logrado alargar más el partido, otro gallo hubiera cantado pero también conviene reconocer que Brasil, pese a no acumular buenas sensaciones con balón, tampoco se estaba poniendo nerviosa. Sabía que tarde o temprano la fruta madura iba a caer del árbol y que alguno de sus muchos estiletes de pedigrí la iba a recoger.

Brazil Manager Tite before the International Friendly match at Wembley Stadium, London Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 14/11/2017
Brasil sumó tres puntos en su debut en la Copa América. Foto: Focus Images Ltd.

Porque Brasil no tiene viaje ni relato, solo desenlace. Neres, algo desubicado al tener que ensanchar mucho el campo y no moverse con tanta anarquía como en el Ajax, Firmino y Richarlison son tres bazas muy poderosas en ataque. A las que se sumaron luego Gabriel Jesus, Willian y el autor del tercer gol Everton. Sintomático que solo Tite intervenga para dosificar en la parcela más ofensiva. Seis retales de calidad que raro sería el día que no decidieran. Interesante Richarlison por su potencia, movilidad y facilidad en el desequilibrio. Tras una gran temporada en el Everton, podría ser una de las sensaciones del torneo. Tiene intención, zancada, buena recepción entre líneas, descaro en el regate y remate poderoso. Y además ofrece la posibilidad de desencallar las jugadas y de autoabastecerse si la acción no llega lo suficientemente fluida a su zona de influencia.

Campeón, decepción, mejor jugador… Los pronósticos de la redacción MI para la Copa América 2019

Brasil gana pero ni tritura ni convence con semejante plantel. Cumple el expediente pero se sitúa lejos del sobresaliente, como aquel estudiante formidable al que tienes ganas de pedirle siempre un notable mínimo pero que se conforma con el bien en aras de seguir avanzando en su proceso sin acumular desgaste. Brasil calcula y se dosifica. Conoce su meta y solo le importa el resultado. Juega con el freno de mano, como si no hiciera falta evolucionar en su juego porque ya lo llevan dentro y lo pueden expresar al nivel que deseen en función del contexto y rival. De momento lidera desde el gol un Coutinho que parece desquitarse de la rémora mental que arrastra en Can Barça. No lo hace desde el empuje o el fútbol, sí desde la concreción del que aún conserva su figura casi intacta de primera espada mundial en suelo brasileño. Y si no, llegarán Firmino o Richarlison a la ayuda para descabalgarlo o compartir la bicefalia de la Canarinha. Brasil gana y aguarda el momento de destapar sus esencias. Su momento en su torneo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Después de cada jornada de Copa América, Axel Torres y Tomàs Martínez analizarán lo más destacado en un podcast exclusivo para los patreonistas. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Brasil me ha dejado un poco frío, sobre todo visto el nivel del rival. Eso sí, tienen individualidades -ojo al tridente de arriba- que pueden marcar la diferencia contra cualquiera.

Muy por encima Brasil del resto, más que por el 11, por lo que hay en el banquillo. Dos porteros top, defensa experimentada, doble pivote de hierro forjado, Arthur como alternativa para controlar los tiempos, Coutinho libre y un ataque con movilidad, chispa y variedad de perfiles.
El partido parece que lo jugaron a medio gas, hasta que no se vean contra Colombia, Uruguay o Chile no se podrá valorar.
Os parecerá una burrada, pero en mi opinión les beneficia la baja de Neymar porque no condicionan su ataque a dársela.
Con un trío por delante con mucha movilidad y dos bulldozer a la espalda, Coutinho queda libre como enganche y ahí sí rinde.

Deja un comentario

*