Brasil-Perú: ni el Maracanazo parecía tan claro

Maracana Río de Janeiro Brasil Focus

La exhibición peruana en semifinales contra Chile ha instalado la euforia y la esperanza en un conjunto que está viviendo con Ricardo Gareca su ciclo más exitoso en más de treinta años. El Tigre, un entrenador reputado en Sudamérica que ya logró convertir a Vélez en un equipo muy difícil de batir, campeón de tres ligas argentinas y semifinalista de la Copa Libertadores, ha sabido proporcionar la habitual competencia defensiva a un grupo de jugadores con interesantes dosis de talento en tres cuartos de campo y con la sempiterna producción goleadora de un Paolo Guerrero que siempre ha rendido incluso por encima de sus posibilidades cuando ha lucido la camiseta de su combinado nacional. Y pese a todo ello, hay que situar la final de Maracaná en su contexto: Brasil es esta noche más que favorita. Juega en casa, ha levantado la Copa América cada vez que la ha organizado como anfitrión, ya ganó este mismo partido por 5-0 en la fase de grupos, no ha encajado ni un solo gol en todo el torneo, está repleta de futbolistas que militan en los mejores clubes europeos y está dirigida por Tite, un estratega de primer nivel. Ni en 1950, por mucho que se exagere la leyenda, partía Uruguay desde un rol de víctima tan marcado. Al fin y al cabo, entonces Brasil no había ganado aún ningún Mundial y se medía a una selección que la superaba ampliamente en el palmarés de títulos a nivel global y sudamericano. Hoy la canarinha es observada en todo el mundo como una de las grandes potencias planetarias y se enfrenta a un adversario que está recuperando posiciones en la carrera por reivindicarse como la cuarta selección de Sudamérica. Mañana podría levantarse sintiéndose la primera, pero para ello debe construir una gesta de proporciones mastodónticas, una empresa que está casi a la altura de aquella con la que sus antepasados entraron para siempre en los libros de historia levantando un imperio en las alturas de los Andes.

Para Brasil existe una innegable necesidad que se puede convertir en su mayor enemigo. Ya lo ha parecido en fases del torneo, con un público impaciente que no dudó en abuchear a su equipo cuando llegó al descanso del partido inaugural empatando a cero contra Bolivia o cuando ese mismo marcador se confirmó como definitivo en el segundo frente a Venezuela. Al fin y al cabo, la verdeamarela no gana la Copa América desde 2007 y sus tres participaciones más recientes acabaron en decepciones mayúsculas: Paraguay la echó en los cuartos de final de las ediciones de 2011 y 2015 y se quedó en la fase de grupos en 2016 tras perder el partido decisivo en la última jornada… ante Perú. Ese es el precedente que quieren recordar los incas, porque varios jugadores que saltaron al terreno de juego de aquella noche en Foxborough repetirán hoy en Maracaná. Gareca ya dirigía a Perú, y en el once titular formaron Gallese, Trauco, Cueva, Polo, Flores y Guerrero. También participaron en el segundo tiempo los integrantes del doble pivote que le otorga orden táctico y salida limpia al cuadro blanquirrojo, Renato Tapia y un Yoshimar Yotún cuya Copa América está empezando a preocupar a la hinchada de Cruz Azul, que teme no poder retenerle después del campeonato. El gol de ese 0-1 histórico lo anotó Raúl Ruidíaz entrando desde el banquillo, exactamente el tipo de protagonismo que le sigue reservando el Tigre en la actualidad. Y se lo marcó a Alisson.

Yoshimar Yotún está jugando una Copa América fabulosa. (Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd).
Yoshimar Yotún está jugando una Copa América fabulosa. (Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd).

En realidad, aquel gol lo anotó Ruidíaz con la mano, en una jugada que anticipó las largas esperas plagadas de incertidumbre que nos ha regalado el VAR con su entrada en escena. El colegiado de aquel partido Andrés Cunha tardó mucho en decidir si el gol era legal o no, y probablemente lo habría anulado en caso de disponer de la ayuda tecnológica que sí existe en esta Copa América. De todos modos, la cuestión arbitral ha calentado la final de Maracaná, porque a Perú no le ha gustado la designación de dos chilenos, Roberto Tobar y Julio Bascuñán, tanto para la dirección de campo como para la supervisión de la sala de visionado. Si el uso del vídeo ya fue motivo de controversia en la semifinal que Brasil le ganó a Argentina, con Messi acusando al anfitrión de manejar los hilos de la Conmebol, Gareca ya ha pedido a sus dirigentes que soliciten garantías antes del duelo decisivo. Chile es, a todos los efectos, la nación rival de Perú, tanto en lo deportivo como en lo sociopolítico. Tras haberla derrotado en semifinales, el cuadro inca esperaba un nombramiento que pudiera percibirse más neutral.

En lo puramente deportivo, es muy probable que los onces iniciales sean muy parecidos a aquellos que saltaron a Arena Corinthians en el 5-0 de hace dos semanas en Sao Paulo. Aquella masacre, que pudo ser más abultada aún si Gallese no le hubiese detenido un penalti a Gabriel Jesús, no hizo cambiar de planes a Gareca, que siguió confiando en el mismo bloque y logró mejorar a su equipo sin modificar demasiados nombres. Sólo se ha caído Farfán, lesionado, y ha entrado Edison Flores, el autor del primer gol ante Chile y el que transformó el penalti definitivo en cuartos de final ante Uruguay. También le ha dado confianza a André Carrillo por la derecha en la posición que ese día ocupó Andy Polo, y el ex del Sporting de Portugal brilló en el clásico del Pacífico. Pero si un nombre puede explicar por qué ese día y sólo ese día Perú pareció muy vulnerable en defensa, ese es el de Carlos Zambrano. El central del Dynamo de Kiev, que ha jugado cedido en el Basilea esta campaña, se perdió el choque de la liguilla ante la canarinha por molestias físicas en el aductor. En su lugar jugó Miguel Araújo. En los cuatro partidos en los que Zambrano ha sido titular, Perú ha recibido sólo un gol: fue de penalti ante Bolivia. A esa estadística se agarra la afición blanquirroja para esperar que el duelo de esta noche no se parezca en nada al de la primera fase.

En Brasil, Tite mantiene la incógnita del lateral izquierdo. Filipe Luis venía siendo titular, pero Alex Sandro lo suplió ante Argentina debido a una dolencia ahora ya superada y el de la Juventus rindió a buen nivel, planteando la duda de si regresar a lo que se había establecido como el once base o no modificar el equipo que le ganó al eterno rival. Willian parecía haber adelantado a Everton en la carrera por la tercera posición del ataque, pero el del Chelsea se lesionó y esto le podría dar al de Gremio, una de las revelaciones del torneo, la oportunidad de repetir en el once inicial en el que será su partido más importante con la selección verdeamarela. De hecho, si se impone la lógica y Brasil levanta la novena Copa América de su historia, este será el primer gran título con su combinado nacional para todos los integrantes del equipo salvo para Daniel Alves, el único que ya formaba parte de la convocatoria en 2007. El ex del Barcelona, que recientemente finalizó su vínculo con el PSG y aún no ha firmado con ningún club para el próximo ejercicio, está deslumbrando por su poderío físico a los 36 años tras cuajar grandes actuaciones a lo largo de la competición. Hoy se medirá a Flores, y lo más probable es que el duelo condicione más el comportamiento del zurdo de Monarcas Morelia que no el del veterano lateral derecho de Bahía.

Tite busca su primer título como seleccionador brasileño. (Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd).
Tite busca su primer título como seleccionador brasileño. (Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd).

Tite contra Gareca. Podría ser un Corinthians-Vélez de últimas instancias de la Copa Libertadores a principios de esta década, pero es un Brasil-Perú que define el campeón de la cuadragésima sexta edición de la Copa América. La novena de Brasil o la tercera de Perú. La que romperá una sequía desde 2007 u otra más larga, que amenazaba con convertirse en infinita, cuyo inicio se remonta a 1975 y que evoca a los nombres legendarios de Hugo Sotil y Teófilo Cubillas, casi prehistóricos a los ojos de una generación de aficionados que llegaron a creer que disputar una final se había convertido en una utopía.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Brasil-Perú (22:00 CET), alineaciones probables:

Brasil vs Peru - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Brasil es favorita, sí, pero ojo con Perú. Escarmentada de su derrota en fase de grupos y cada vez más convincente. Ambas han encontrado en los últimos partidos goles tempraneros. El que lo encuentre en este partido tendrá mucho hecho.

Deja un comentario

*