James encontró a Zapata

James Rodriguez of Colombia during the International Friendly match at Craven Cottage, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
27/03/2018

A James le sienta bien el amarillo. El ‘10’ colombiano dejó una exhibición más con la elástica de su selección para derribar el muro catarí y certificar el pase de su selección a cuartos, rozando también con los dedos el primer puesto del grupo. Catar resistió honorablemente durante 86 minutos pero acabó sucumbiendo ante una conexión que promete brindarle alegrías a Colombia durante esta Copa América: James para Zapata.

Colombia 1 (Zapata 86’)
Catar 0

Colombia vs Catar - Football tactics and formations

Los primeros compases del encuentro fueron un espejismo con respecto a lo que se vería después. Colombia parecía haber retenido el chip reactivo que puso en liza ante Argentina y cedió la iniciativa a Catar, algo confundida pero con personalidad para sacar la pelota jugada. Duró muy poco, apenas unos minutos, y pronto las fichas empezaron a alinearse sobre el tablero. Catar recuperó y dio forma al 5-3-2 que utilizó en la Copa Asia y que permitió al equipo asiático vivir cómodo desde el repliegue. Con Afif y Ali muy descolgados arriba, las dos siguientes líneas se formaban muy cerca de la frontal tapando pasillos interiores y rebotando el juego de Colombia hacia las bandas.

Los de Queiroz se adueñaron pronto del balón y también del ritmo del partido. La diferencia entre la posición teórica de partida y la zona de influencia real de varios de los jugadores cafeteros provocaba unos movimientos en cadena que agilizaban las posesiones colombianas para encontrar espacios entre las rígidas líneas cataríes. Cuadrado partía desde el falso interior y corría hacia la banda, y James recorría el camino inverso desde el pico derecho del área, que en ocasiones era ocupado por Roger Martínez.

Fue precisamente cuando Roger caía a la derecha cuando mejores sensaciones despertaba Colombia. Y cuando James empezó a dejar claro que él llevaría el ritmo del partido. Con libertad para aparecer por cualquier zona del campo, el hasta ahora jugador del Bayern combinaba toques en corto para desatascar la salida con desplazamientos a la banda para activar a sus compañeros del costado izquierdo. Y en estas apareció Zapata. El delantero del Atalanta fue una fuente constante de desequilibrio durante el primer tiempo, lo que duró cayendo una y otra vez al costado izquierdo del área rival para esperar un envío de James y encarar desde allí la portería. Sólo un excelso partido de Khoukhi haciéndole constantemente la cobertura a Al Rawi en el dos por uno evitó que el ‘7’ de Colombia abriera su contador en el primer tiempo.

Poco a poco el encuentro se fue transformando en un monólogo de los de Queiroz. Catar pareció haber perdido toda esperanza de desplegarse en ataque, y buena culpa de ello la tuvo Wilmar Barrios. Siempre bien colocado, siempre rápido en la anticipación, el mediocentro del Zenit desbarató cada conato de rebelión, y adonde no llegaba él acudían raudos Davinson y Mina. Si algo echó en falta Colombia fue quizá algo más de profundidad por las bandas, pues su pareja de laterales no destaca precisamente en esa faceta y Cuadrado acusaba tener que partir desde dentro para llegar muy arriba.

Wílmar Barrios of Colombia during the 2018 FIFA World Cup match at Spartak Stadium, Moscow Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 03/07/2018
Wílmar Barrios volvió a ser de lo mejor de Colombia. Foto: Focus Images Ltd

Seguramente por esa razón entró Arias por Medina en el segundo tiempo, pero el resultado no fue el esperado. Lejos de liberar a Cuadrado en la banda, las posesiones comenzaron a perder lucidez por ese costado. Con Roger Martínez ahora definitivamente en el sector izquierdo, el esquema de Colombia se hizo más simétrico pero también más previsible. No por eso dejó de intentarlo James, que siguió acercándose siempre allí donde el balón más se atascaba para enviarlo allí donde más daño hacía. Por dentro, el trivote catarí formado por Hatim, Madibo y Al-Haydos fue ganando terreno y dificultando las conexiones con los puntas colombianos, que cada vez eran menos móviles.

No acabaron de funcionarle a Queiroz los cambios como le habría gustado. La entrada de Falcao y Díaz por Cuadrado y Roger simplificaron y verticalizaron aún más las posesiones de Colombia, que sufría para acercarse al área. James, con un latifundio para él en el medio, quizá echó en falta un socio como Cardona para asentar las posesiones más cerca de la frontal y poder recibir donde más peligroso es. Con el partido rompiéndose progresivamente, Catar comenzó a explotar la espalda de Arias con conducciones de Abdelkarim Hassan y recepciones de Afif que cerca estuvieron de costarle un susto a Ospina.

Artículo relacionado: Crónica del Argentina 1-1 Paraguay

Cargando ya el área con muchos hombres, Colombia comenzó a tirar de centros laterales para encontrar el camino al gol, pero los de Félix Sánchez resistían el asedio. Hasta que apareció James. No le hizo falta llegar desde el costado ni venir en carrera. Sacó el exterior de su bota izquierda y se inventó un pase que antes no estaba para colar el balón al área. Zapata olió el peligro y puso el resto, que no es poco. Y así cayó el muro catarí y la segunda victoria colombiana.

El cuadro de Carlos Queiroz se consagra un poco más como una de las favoritas a alzar el trofeo. Ante un rival replegadísimo, Colombia supo mudar su piel de la mano de un James que juega a ritmo de MVP. Catar, por su parte, rozó con los dedos un empate cosechado a base de sudor y un trabajo táctico encomiable. Los de Félix Sánchez no han dicho su última palabra en esta Copa América y aún tienen opciones reales de clasificarse. Si Argentina no tiene el día entonado todo puede suceder en la última jornada.

Foto de Portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*