Brasil-Argentina: en busca del impulso definitivo a costa de hundir al rival histórico

Phillippe Coutinho at the press conference after Brazil training session at Enfield Training Centre, Enfield.
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
09/10/2018

Ni Argentina ni sobre todo Brasil afrontan las semifinales de la Copa América en su mejor momento. A priori no es el momento idóneo para un duelo de estas características y en esta fase a cara o cruz de un campeonato que ambos están exigidos a ganar. Brasil, con el arma de doble filo de ejercer de local, se enfrenta a una oportunidad para volver a una final de la Copa América tras doce años de ausencia. La Canarinha no gana el título desde que venció a Argentina en 2007 y desde entonces las únicas finales que ha disputado han sido bien de Copa Confederaciones o bien de los Juegos Olímpicos, torneos al fin y al cabo de menor importancia. Argentina está mucho más acostumbrada a afrontar encuentros decisivos, pero los ha perdido todos últimamente. No solo no gana ningún título desde 1993, sino que ha perdido las dos últimas finales de la Copa América. Tres en el último lustro si se incluye la final del Mundial celebrado hace un lustro en este mismo país, Brasil. O cinco de las últimas seis del torneo que organiza la CONMEBOL. Desde 2004, Argentina solo se ha perdido una final de la Copa América. La de 2011. Pero ha perdido el resto. Si supera a Brasil, encadenará su tercera seguida.

El peso de las derrotas recientes de Argentina, unida a la renovación del plantel y la inestabilidad que rodea a la Albiceleste, posiblemente convierte al anfitrión de la Copa América en ligero favorito. El proyecto de Tite es más estable, en reiteradas ocasiones incluso inexpugnable en defensa, aunque en este certamen le está faltando mayor fluidez en ataque. Sin la presencia de un agitador de primerísimo nivel como Neymar, que desequilibra y atrae a varios rivales en cada contacto de balón, Brasil no está sobrada de desequilibrio. Richarlison enfermó a media competición y perdió protagonismo desde entonces en favor de Everton, que ha ejercido el rol de regateador. Sin embargo, ni Firmino ni Gabriel Jesus andan muy finos de cara a portería y el delantero del Manchester City está actuando últimamente en la banda derecha. Pero, sobre todo, la circulación brasileña no ha sido demasiado fluida a lo largo de la Copa América. La Canarinha se ha enfrentado a cuatro rivales que le han esperado atrás, le han cedido por completo la iniciativa y han juntado sus líneas tanto como ha sido físicamente posible para entorpecer los ataques del anfitrión. Sin espacios entre líneas, Coutinho no ha aparecido y Arthur tampoco ha asumido demasiados riesgos con la pelota. Así, los equipos que se enfrentaban a Brasil han logrado en reiteradas ocasiones desviar el juego hacia las bandas y defender con éxito poblando su área con muchísimos efectivos. En dos se quedó sin marcar y ante Bolivia tardó más de 45 minutos en abrir la lata.

Pa
Brasil todavía no ha encajado ningún gol en la Copa América 2019. Foto: Focus Images Ltd.

Las características de Argentina invitan a imaginar un encuentro antagónico a los que ha vivido Brasil hasta ahora. La Albiceleste puede ceder la iniciativa y replegar, pero no es una selección lo suficientemente segura sin la pelota a pesar de que haya dejado la portería a cero en sus dos últimos compromisos. La fórmula del rombo por el que ha optado Scaloni desnuda las bandas en fase defensiva y desprotege a los laterales, lo que obliga tanto a De Paul como a Acuña a abarcar muchos metros para echar un cable a Foyth y Tagliafico. Si Brasil ataca por fuera, hará daño a Argentina o encontrará resquicios entre líneas como consecuencia de las ayudas de los centrocampistas, obligados a abandonar su posición para tapar agujeros. Este escenario, pues, puede beneficiar el desequilibrio de Everton ante el sector más inestable de Argentina (Foyth, Saravia y Casco han pasado por la posición de lateral derecho) y quizás libere algo más a Coutinho entre líneas.

Por otro lado, el favoritismo de Brasil y las dudas que puedan haber generado en el organizador del torneo las dificultades para marcar ante Venezuela y Paraguay pueden impulsar la fe de una selección argentina que ya ha cumplido con su objetivo de mínimos. Tras las dudas que rodeaban la elección del técnico y de una columna vertebral sin excesiva experiencia internacional, Argentina salvó el partido decisivo de la fase de grupos ante Catar y superó a Venezuela en uno de los encuentros en los que mejores ratos de fútbol ofreció. Caer ante Brasil supondría un golpe duro, pero no un cataclismo para un combinado nacional que disfruta con las buenas sensaciones que transmite uno de los recién llegados, el delantero Lautaro Martínez. El atacante del Inter está aprovechando sus oportunidades con la albiceleste y ha inaugurado el marcador en los dos últimos partidos de Argentina. Siempre merodea el área pequeña con la caña preparada, a punto por su surge una oportunidad para marcar, y rebosa esa confianza que en ocasiones ha faltado en sus compañeros. La convivencia con el Kun Agüero también ha beneficiado al interista, pues el futbolista citizen suele copar la atención de los defensas rivales y Lautaro explota ese poder de atracción para convertirse en un ente indetectable dentro del área contraria.

Messi no ha ofrecido su mejor versión en esta Copa América. Foto: Focus Images Ltd.
Messi no ha ofrecido su mejor versión en esta Copa América. Foto: Focus Images Ltd.

Quien se ha encontrado con mayores dificultades para mostrar su mejor versión con el cambio de sistema es Leo Messi. El jugador del Barcelona, la gran estrella de la selección, está firmando un torneo por debajo de lo esperado. Más impreciso de lo habitual, está rodeado por futbolistas de mejor pie en la asociación que en torneos anteriores. Eso quizás ha reducido la dependencia argentina de sus chispazos para generar ocasiones de peligro, una buena noticia en términos generales, aunque al mismo tiempo no ha aprovechado las oportunidades que le han caído para marcar su primer gol de jugada -solo anotó de penalty ante Paraguay-. En la semifinal deberá codearse con Casemiro, que volverá al once brasileño tras perderse el duelo de cuartos por sanción y estará particularmente pendiente de las zonas por las que se mueve el astro argentino. Frenar a Messi, siempre capaz de protagonizar una acción decisiva y genial surgida de la nada, es una de las principales preocupaciones de la Canarinha en un escenario de mal recuerdo para sus intereses: en el Mineirao perdió por 1-7 ante Alemania en las semifinales del Mundial de 2014.

Con Casemiro de vuelta, la única duda en la alineación de Tite parece depender del estado físico de Filipe Luis. El lateral brasileño arrastra molestias en el muslo derecho y podría ceder su puesto en favor de Alex Sandro. En el banquillo debería esperar Richarlison, una vez recuperado de las paperas que le apartaron del choque de cuartos. Asimismo, en Argentina se especula con la posibilidad de que Scaloni se blinde un poco más con la introducción de Di María, lo que permitiría al vigente subcampeón del torneo alternar su sistema táctico sobre la marcha en función de las necesidades del partido. En algunos momentos Messi, Di María y Agüero han coincidido sobre el césped, con los rosarinos por detrás del Kun, al que Scaloni confirmó como titular en la rueda de prensa previa. En este caso el sacrificado podría ser el delantero del Inter, aunque parece una opción más remota. El premio de la victoria es suculento, pues además del éxito propio implicará dinamitar la estabilidad del enemigo más íntimo, aunque todavía no será definitivo. En el peor de los casos, eso sí, para el vencedor supondrá un impulso para disipar la nube de dudas que arrastra consigo desde el primer día de competición.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Brasil-Argentina, miércoles 3 de julio a las 02:30 (horario peninsular español)

Brasil vs Argentina - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Contar con Su María sería un error fatal para la albiceleste. El parisino puede tener el récord de jugadas desperdiciadas por minuto y Lautaro es quien le ha cambiado la cara a la selección. ¿Os imagináis la historia si hubiese sido el delantero estos años en vez de Higuaín?

Deja un comentario

*