Previa Copa América 2019

Pa

Vuelve la Copa América y vuelve con las favoritas sumidas en tiempos de cambio. Tanto los equipos con más historia en el torneo como los campeones más recientes atraviesan procesos de cambios, de envejecimiento de algunas de sus referencias a lo largo de los últimos años, y están dando paso a jóvenes emergentes en su país. De las 10 selecciones sudamericanas, solo Perú, Venezuela y Uruguay mantienen al mismo entrenador que les dirigió en la Copa América Centenario, celebrada en los Estados Unidos, y entre las participantes en el último Mundial también ha cambiado la identidad del técnico en Argentina y Colombia. Para algunos, la Copa América puede ser el cierre de una larga etapa. Para otros, es el inicio de un potencial proyecto que puede durar por lo menos un lustro. Tras prácticamente dos años sin encuentros oficiales entre combinados sudamericanos, la Copa América radiografiará dónde se encuentran las selecciones de CONMEBOL antes de arrancar el proceso de clasificación para el próximo Mundial. O indicará lo que deben mejorar para la Copa América que se celebrará en 2020 entre Colombia y Argentina. Con dos invitados exóticos como Japón y Catar, así llegan los doce equipos participantes en la Copa América 2019:

Campeón, decepción, mejor jugador… Los pronósticos de la redacción MI para la Copa América 2019

GRUPO A

Brasil en pleno cambio generacional… y sin Neymar

Tite ha hecho un esfuerzo por regenerar la selección brasileña después de caer en los cuartos de final del último Mundial. Varios jugadores de plena confianza hasta entonces han caído de la convocatoria (Paulinho, Renato Augusto, Marcelo), aunque la pareja de centrales que formaron Miranda y Thiago Silva sigue en las listas de la Canarinha. Es evidente la voluntad de introducir nuevas piezas pensando en iniciar un ciclo más largo, pues hasta 7 de los 23 convocados nacieron a partir de 1996. Arthur posee un peso cada vez mayor a la hora de mover los hilos de la selección brasileña, Richarlison y David Neres han renovado la chispa de las alas, Militao se ha convertido en una nueva alternativa en el eje de la zaga, Paquetá también se ha convertido en un asiduo e incluso Alan, más veterano pero sin apenas internacionalidades, ha acabado entrando en los planes de Tite tras sus buenas temporadas en Italia.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Después de cada jornada de Copa América, Axel Torres y Tomàs Martínez analizarán lo más destacado en un podcast exclusivo para los patreonistas. Puedes apuntarte aquí.

Neymar va de menos a más en el Mundial. Foto: Focus Images Ltd.
La lesión de Neymar merma las opciones de Brasil. Foto: Focus Images Ltd.

Poco a poco Brasil muda la piel, aunque la noticia de mayor impacto en el proceso clasificatorio a nivel futbolístico radica en la lesión de Neymar. Una vez más, la ausencia de la gran estrella de la Canarinha condicionará los planes de Tite, que deberá buscar vías alternativas tanto para desequilibrar como para sustituir las cifras goleadoras que garantiza el atacante del PSG. Es probable que Coutinho juegue por dentro, con mayor libertad y unos galones que ya asumió en el Mundial de Rusia 2018, aunque Brasil también necesitará desequilibrio por las bandas con Neres, Richarlison, Everton, la profundidad de los laterales o la aportación del sustituto de última hora de Neymar, el blue Willian Borges. La pugna en la delantera entre Gabriel Jesus y Roberto Firmino será otro de los temas de debate en Brasil, con el ariete del Liverpool mermado físicamente en la segunda mitad de la temporada y el atacante del Manchester City con menos peso en el conjunto skyblue tras la soberbia campaña de Agüero en el campeón de la Premier.

La Vinotinto funciona mejor en torneos cortos

Nunca se ha clasificado para un Mundial, pero últimamente Venezuela ha completado buenas actuaciones en la Copa América. Tras doce ediciones cayendo en la fase de grupos, superó la primera ronda en el torneo que organizó en 2007 y en 2011 firmó su mejor torneo al alcanzar las semifinales. En tres de las últimas cuatro ediciones ha superado los grupos y en la Copa América Centenario incluso apeó del torneo a Uruguay en la mencionada primera fase. El fútbol venezolano está creciendo y además cuenta con el refuerzo de una generación que empuja con fuerza por detrás, integrada por el bloque subcampeón del Mundial sub-20 hace dos años. De ese equipo algunos de los jugadores más destacados ya han dado el salto a la absoluta. Wuilker Fariñez es indiscutible bajo palos, Yangel Herrera está asentado en la medular y tanto Soteldo como Ronald Hernández forman parte de la convocatoria que ha viajado a Brasil para la Copa América que arranca este viernes.

De centro del campo hacia arriba, Venezuela cuenta con jugadores para hacer daño a cualquiera. Josef Martínez está marcando diferencias como casi nadie en la MLS, Salomón Rondón ha terminado la Premier a muy buen nivel con el Newcastle, Darwin Manchís y John Murillo aportan electricidad por los flancos y un futbolista con la calidad y la creatividad de Juanpi siempre resulta útil cuando está entonado. Lo mismo se puede decir de Yeferson Soteldo. Las piezas de mayor desequilibrio ofensivo están resguardadas por Yangel Herrera y Tomás Rincón, que forman un centro del campo complementario, aunque la defensa despierta más dudas. Con Dudamel el equipo ha trabajado bien a nivel colectivo y Faríñez transmite seguridad bajo palos (qué escaparate es esta Copa América para el guardameta de Millonarios), pero a nivel individual la retaguardia ofrece menos garantías que otros de los aspirantes a disputar las rondas finales del torneo.

Salomon Rondon of Newcastle United celebrates scoring their fourth goal against Fulham during the Premier League match at Craven Cottage, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 12/05/2019
Salomón Rondón ha acabado la temporada a buen nivel en el Newcastle. Foto: Focus Images Ltd.

Bolivia sin el escudo de la altura

Comparte grupo con el anfitrión, pero también con otras dos selecciones a las que aspira a quitarle puntos. Ese es el objetivo de Bolivia en esta Copa América, un torneo que evidencia las dificultades de La Verde para competir en los encuentros que disputa fuera de casa, lejos de su arma más peligrosa: la altura. La Copa América no llega en un buen momento para un equipo que solo ha ganado un partido desde que terminó la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 (un amistoso ante Mynamar) y que apenas ha marcado en dos de los últimos siete partidos que ha disputado. En el proceso preliminar al último Mundial terminó penúltimo, con dos puntos más que Venezuela, pero todos los puntos los obtuvo jugando como local. Sus registros oficiales más allá de las fronteras bolivianas son dramáticos: dos empates y 18 derrotas en los últimos 20 encuentros de clasificación para el Mundial. Ningún triunfo fuera de casa en el siglo XXI.

Otra historia es lo que ocurre en campo neutral. En la Copa América de Chile 2015 Bolivia sorprendió al ganar a Ecuador (primera victoria en una Copa América desde 1997, cuando la organizó Bolivia) y empatar ante México. Así superó la fase de grupos como segunda para luego caer ante Perú. El fútbol formativo no carbura, los goles siguen dependiendo del acierto del delantero Marcelo Martins y poco a poco algunas de sus figuras relevantes en los últimos tiempos han envejecido. Algunos clásicos veteranos como Escobar, Jhasmani Campos, Zenteno, Juan Carlos Arce o Raldes han desaparecido de la lista y solo tres futbolistas entre los convocados para la Copa América militan en el extranjero.

Perú y la inercia del Mundial

Aunque los resultados en los últimos amistosos después de su participación en el Mundial han resultado altamente irregulares, la selección de Perú espera aprovechar en la Copa América la inercia anímica que supuso su presencia en Rusia 2018. Últimamente han hecho bien las cosas en las Copas América, pues no caen en la primera fase desde 1995 y en dos de las últimas tres ediciones se han plantado en las semifinales. Paolo Guerrero mantiene un idilio con esta competición, en la que ha brillado con luz propia en las últimas veces que ha lucido la camiseta inca, y se espera que repita en la que puede ser su última gran cita con la selección nacional. Con 35 años, Guerrerno no dispondrá de muchas más oportunidades así.

La selección de Perú también conserva a una de las piezas clave del éxito del último ciclo: el entrenador argentino Ricardo Gareca. Seleccionador nacional desde 2015, Gareca ha impulsado un fútbol asociativo, de toque, de dominar la posesión y que pretende atacar con muchos efectivos. Incorpora a los laterales hasta la línea de fondo, ofrece libertad a Carlos Cueva en la mediapunta y abastece con centros y buenas asistencias a Guerrero dentro del área. No faltan futbolistas de buen pie en Perú, del mismo modo que no faltan jugadores desequilibrantes en banda como Carrillo, Edison Flores, Jefferson Farfán o incluso los laterales Advíncula y Trauco. Para el equilibrio defensivo del equipo, las prestaciones de Tapia en el rol de mediocentro más posicional y la capacidad de Zambrano para mantener la concentración en el eje de la zaga son vitales para que Perú sea competitiva también en los tramos en los que no mande con el balón.

Paolo Guerrero liderará a Perú en la Copa América. Foto: Globovisión.
Paolo Guerrero liderará a Perú en la Copa América. Foto: Globovisión.

GRUPO B

Las incógnitas de Argentina

La transición de Argentina ya está aquí. En un estado provisional, con Scaloni finalmente dirigiendo a la Albiceleste para la Copa América, la selección argentina acude al torneo celebrado en Brasil con las expectativas rebajadas. A priori no está en un momento idóneo para ganar el título, andando sin un rumbo fijo ya antes de la eliminación mundialista, aunque parece que poco a poco va encontrando algunas piezas que le permitirán asentar un fútbol más definido. Armani se postula como el guardameta titular en el certamen y en los laterales, posición conflictiva durante varios años, asoman tres opciones. En la derecha, el flamante fichaje del Oporto Renzo Saravia. En la izquierda, las alternativas de Tagliafico y Acuña, en una posición en la que el sportinguista puede sufrir más a nivel defensivo pero en la que parte a priori por detrás del zaguero ajacied. Foyth, que ha entrado en dinámica de primer equipo contra el Tottenham, es otra alternativa a nivel defensivo pese a sus errores de concentración o momentos en los que se confía más de la cuenta con el balón en los pies. Pezzella, más experimentado, debería jugar junto a Otamendi. Nombres distintos, frescos, sin la carga de haber caído en torneos anteriores.

Messi.
Messi volverá a liderar a Argentina en la Copa América. Foto: Focus Images Ltd.

Aun así, los problemas más recurrentes de Argentina han llegado en la medular. Abastecer a Leo Messi nunca ha sido una tarea sencilla y puede recaer en Leandro Paredes, Guido Rodríguez y Giovani Lo Celso, que ha crecido también esta temporada en el Betis y puede adoptar un rol que le beneficia, partiendo un poco más adelantado para bajar a recibir la pelota. Evitar que el crack del Barcelona deba retrasar permanentemente su posición para contactar con la posesión debería facilitar a Argentina la generación de oportunidades en un equipo en el que jugadores como Lautaro Martínez también pueden tener su momento ejerciendo de revulsivo. La regeneración del equipo es evidente, con solo Agustín Marchesín, Milton Casco, Matías Suárez, Sergio Agüero, Ángel Di María y Leo Messi por encima de los 30 años (los últimos tres son los únicos con más de 30 internacionalidades), aunque ese olor a novedad también rebaja las expectativas argentinas. La Copa América puede ser un nuevo punto de partida, pero hasta que el balón empiece a rodar en un partido oficial todo será una incógnita. Más todavía en un grupo duro, con Colombia, Paraguay y Catar, equipos que seguramente le obligarán a llevar la iniciativa

El cuarto continente de Carlos Queiroz

Personaje inquieto como pocos entre los entrenadores de élite, la experiencia de Carlos Queiroz en la selección de Colombia ha despertado una expectación alta. El preparador portugués dirigirá a su cuarta selección en un cuarto continente distinto. Entrenó a Sudáfrica en la Copa África de 2002 y la clasificó para el Mundial de ese mismo año, llevó las riendas de Portugal en dos etapas distintas (la última, en el Mundial de 2010) y ha liderado a Irán en las dos últimas Copas del Mundo. Tras caer con Irán en las semifinales de la Copa Asia, afronta el reto de dirigir a Colombia tras los años de Pékerman al frente del conjunto cafetero. El listón es elevado pese al desgaste de los últimos años del proyecto del preparador argentino.

Radamel Falcao está jugando su primer Mundial. Anotó ante Polonia y hoy volverá a ser la referencia de un equipo que sueña en grande.
Radamel Falcao es uno de los delanteros elegidos por Queiroz para la Copa América. Foto: Focus Images Ltd.

Apetece ver qué idea Carlos Queiroz para la selección colombiana tras sus primeros meses de trabajo y cómo lidia con una estrella como James Rodríguez. Sin Juan Fernando Quintero, lesionado, el combinado cafetero debería orbitar alrededor del futbolista propiedad del Real Madrid. A diferencia de otras etapas, el portugués también ha hecho una primera criba entre la amplia nómina de arietes de Colombia. Se ha quedado con Radamel Falcao y Duván Zapata, pletórico esta temporada con el Atalanta, y ha optado por otros perifles adaptables también a posiciones exteriores en momentos puntuales como Roger Martínez o Luis Muriel. Si James rinde a buen nivel y los delanteros están entonados, Colombia se sentirá capaz de ganar a cualquiera. Especialmente si actores secundarios como Cuadrado o los defensas (Davinson Sánchez, Mina, Arias y compañía) también aportan a lo largo del campeonato. La preparación ha sido bastante buena, con tres victorias en cuatro partidos (en cada triunfo ha dejado la portería a cero), aunque la prueba del algodón llegará el próximo sábado por la noche con el estreno oficial ante Argentina.

Un nuevo reto para Eduardo Berizzo

El Toto Berizzo se hizo cargo de la selección paraguaya a inicios de 2019 y tiene una misión más dura de lo que se podría esperar: insuflarle una nueva vida a un equipo deprimido. El combinado guaraní solo ha ganado un partido desde que terminó la fase de clasificación para Rusia 2018, un 2-0 ante Guatemala en la preparación para la Copa América. Desde que empezó 2016, solo ha sido capaz de ganar seis partidos y pasó sin pena ni gloria por la Copa América Centenario. Son cifras muy pobres para un combinado nacional que alcanzó la final de la Copa América en 2011 y fue semifinalista en 2015

Miguel Almiron of Newcastle United during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 06/04/2019
El paraguayo Miguel Almirón es el fichaje más caro de la historia del Newcastle. Foto: Focus Images Ltd.

Paraguay cuenta con una buena generación de futbolistas ofensivos. Berizzo, de hecho, se ha llevado a casi todos a la Copa América. Sigue en la lista Óscar Cardozo a sus 36 años, y estará escoltado por los Derlis González, Juan Iturbe, Cecilio Domínguez, Óscar Romero, el portentoso Federico Santander e incluso Hernán Pérez. También ha crecido Miguel Almirón en sus primeros meses en la Premier League tras su fichaje por el Newcastle. Sin embargo, la convocatoria guaraní puede parecer algo descompensada. Berizzo acumula muchos hombres de ataque, pero maneja menos alternativas (o a priori de menor nivel) en la medular para que el equipo goce de equilibrio. Sí transmite mayor seguridad la línea defensiva, con Gustavo Gómez, Bruno Valdez y Fabián Balbuena compitiendo junto a Júnior Alonso por ocupar el eje de la retaguardia. Esta será la primera Copa América sin Justo Villar bajo palos.

Una prueba alternativa para Catar

Cuando se anunció la participación de Catar en la Copa América 2019, pocos podían imaginar que la selección del Golfo Pérsico acudiría al torneo con la vitola de vigente campeona de Asia. Su fantástica actuación en la Copa Asia tres años antes de hospedar el Mundial de 2022 sorprendió a todo el mundo y ahora les tocará afrontar un reto de características muy distintas. La Copa América de Brasil supone una oportunidad única para que Catar se mida a selecciones de otra confederación en un entorno competitivo. Ya puede disputar partidos y partidos ante selecciones variopintas, que practiquen distintos estilos futbolísticos, que no habrá nada equiparable a una competición oficial. A un torneo de prestigio. La invitación para la Copa América supone esa oportunidad para seguir midiendo dónde se encuentra la selección catarí en estos momentos para que pueda seguir progresando de cara a la fecha marcada en rojo desde hace años.

El grupo en el que ha quedado encuadrado seguramente propiciará que Catar exhiba una versión más parecida a la de las eliminatorias de la Copa Asia, una selección que se protege un poco más y busca potenciar la velocidad de Akram Afif y la potencia de Almoez Ali a la contra. Catar demostró que se maneja bien en algunos registros distintos. Ante las selecciones más débiles puede sacar la pelota jugada desde atrás, sin prisa pero sin pausa, y en otros escenarios mantiene el orden defensivo a la espera de su oportunidad. La potencia de Abdelkarim Hassan en la banda izquierda, el orden defensivo de los Tarek Salman, Bassam Al Rawi, Boualem Khoukhi, el despliegue de Madibo en la medular o las gotas de calidad de Al Haydos son algunos de los alicientes de una selección que solo cuenta con dos futbolistas mayores de 30 años. El presente es importante, pero la mirada de la Catar de Félix Sánchez siempre enfoca el horizonte del medio plazo.

GRUPO C

Los nuevos centrocampistas de Tabárez

Pocas selecciones ponen el listón más alto para el jugador ajeno al combinado nacional que Uruguay. Para muchos futbolistas resulta particularmente difícil entrar en las listas de Óscar Washington Tabárez, especialmente para aquellos que no han sido tan habituales en las categorías inferiores celestes. En los últimos años se ha producido un paulatino relevo generacional y han entrado centrocampistas jóvenes, con mayor calidad técnica y capacidad creativa, aunque hace falta ver cuáles son los elegidos por el Maestro para la Copa América. En el Mundial de Rusia empezó juntando a los mejores peloteros y acabó optando por los perfiles más parecidos al centrocampista charrúa prototípico de despliegue físico y corazón.

Artículo relacionado: La nueva generación de centrocampistas de Uruguay

Entre los convocados, Nández, Vecino y Torreira son los centrocampistas que más se asemejan al citado retrato robot. Sin duda, mucho más que Bentancur, Fede Valverde, De Arrascaeta o Gastón Pereiro, que se estrena en un gran torneo con el elenco charrúa. Aun así, el relevo generacional del equipo semifinalista en el Mundial de Sudáfrica y campeón de la Copa América en 2011 es una realidad. Solo Godín, Luis Suárez, Stuani, Martín Cáceres y Edinson Cavani superan la treintena entre los 20 futbolistas de campo que integran la lista de Tabárez. Y la fortaleza celeste, al fin y al cabo, se determinará en las áreas. Giménez y Godín siguen ofreciendo garantías a la hora de proteger a Muslera, aunque el tramo final de temporada de Cavani y Luis Suárez no ha sido el ideal de cara a la Copa América. El delantero del PSG firmó su peor temporada a nivel goleador en el club francés desde su primer curso en la Ligue 1 (en gran medida porque ha sido el año que ha jugado menos) y se perdió un buen puñado de encuentros entre febrero y mayo. Por su parte, Suárez ha estado un mes de baja tras arrastrar una serie de problemas físicos en la recta final del curso aunque ya participó -y marcó- en el amistoso frente a Panamá. Si esa dupla funciona, será temible.

Luis Suárez Focus
Luis Suárez se ha perdido el último mes de competición con el Barcelona por lesión. Foto: Focus Images Ltd.

Ecuador, en tierra de nadie

Se hundió en la fase de clasificación para Rusia 2018 tras un arranque prometedor y los dos últimos años han sido muy irregulares para el Tri. Ha perdido un buen puñado de amistosos, le cuesta imponerse y no parece ilusionar demasiado de cara al torneo de este verano en Brasil tras superar la fase de grupos por primera vez en casi veinte años en 2016. No estarán Jefferson Montero ni el lesionado Christian Noboa, dos clásicos de buen rendimiento. Tampoco Miller Bolaños, y otros nombres importantes como Enner Valencia y especialmente Antonio Valencia se han apagado un poco este curso. El colombiano Hernán Gómez, el entrenador que clasificó por primera vez a Ecuador para un Mundial en 2002, vuelve a asumir de nuevo las riendas del combinado nacional para revertir la situación de declive tras varios años de estabilidad. La Copa América parece llegarle algo pronto, pues seguramente lo mejor aterrizará cuando los nombres más prometedores del combinado sub-20 que se ha proclamado campeón de Sudamérica empiecen a dar el salto al fútbol de élite.

La lesión de Noboa restará creatividad a un centro del campo en el que debería ganar en importancia la figura de Carlos Gruezo, uno de los futbolistas de mayor calidad entre la camada de jóvenes emergentes del fútbol ecuatoriano. Por las bandas Ecuador seguirá produciendo peligro, sobre todo gracias al cambio de ritmo de Renato Ibarra y a las incursiones ofensivas del lateral zurdo Cristian Ramírez, que cuajado un buen curso en el Krasnodar aunque se trate de un defensor algo alocado. Ángel Mena, autor de 14 goles esta temporada con León en México, es otro futbolista que podría darse a conocer en esta Copa América. Ya es un jugador más veterano, de 31 años, pero apenas ha jugado partidos oficiales como titular en la Tricolor.

Un campo de pruebas para Japón

Basta con echar un vistazo a la convocatoria de Japón para saber que se trata del combinado nacional que se toma la Copa América de forma más experimental. El técnico nipón Hajime Moriyasu ha confeccionado una lista alternativa, repleta de futbolistas jóvenes, que está más pensada en preparar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que en llegar lejos en el torneo. Entre los elegidos para representar a Japón en la Copa América, solo Kawashima, Tomiyasu, Shibasaki, Nakajima y Okazaki superan la decena de internacionalidades. En total, 18 jugadores se encuentran en edad sub-22. Todos ellos están en edad de participar en los JJOO del año que viene en el país nipón.

a fan waves a Japanese flag during the 2015 Rugby World Cup match at the American Express Community Stadium, Brighton and Hove Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257 19/09/2015
Los Juegos Olímpicos de 2020 son la prioridad para los chicos de Japón que han acudido a la Copa América. Foto: Focus Images Ltd.

Esta convocatoria tan alternativa nos permitirá disfrutar de futbolistas menos habituales en el combinado nacional. Entre los más veteranos, tanto Okazaki como especialmente Nakajima (entonces lesionado tras sobresalir en el Portimonense) no acudieron a la Copa Asia celebrada en enero. Y, sobre todo, algunos de los futbolistas más jóvenes han despertado una gran expectación en su país. Los más brillantes pueden ser Hiroki Abe, extremo que gustó con Kashima Antlers en el Mundial de Clubes, y Takefusa Kubo, la estrella emergente del fútbol nipón, conocido en España por su pasado en la cantera del FC Barcelona y destinada a regresar al fútbol europeo muy pronto. El escenario también permitirá seguir midiendo a Tomiyasu tras su gran actuación en la Copa Asia y conocer a varias de las perlas que todavía militan en la liga local.

Chile tres años después

Ya se quedó fuera del último Mundial tras dos participaciones consecutivas y le resultará difícil defender la doble corona de campeón de la Copa América adquirida en 2015 y 2016. Han pasado cuatro años desde el primer título para La Roja, pero la plantilla sigue siendo prácticamente la misma. Ahora Reinaldo Rueda está al cargo del combinado nacional, pero sigue contando con varios de los pesos pesados históricos. Con más de 30 años y 100 internacionalidades, Chile viaja a la Copa América con Mauricio Isla, Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Jean Beausejour, Gary Medel y Gonzalo Jara. Los futbolistas más jóvenes de la lista son Yerko Urra (22 años) y Brayan Cortés (24), a priori suplentes de Gabriel Arias ante la ausencia de Claudio Bravo. El guardameta del City se ha perdido toda la temporada por lesión, pero parecía estar disponible para la Copa América.

El envejecimiento de la plantilla puede brindar protagonismo a algunas figuras que ahora asoman la cabeza como Nicolás Castillo, Diego Valdés, Igor Lichnovsky o Erick Pulgar, a priori llamados a liderar el equipo a medio plazo, pero en cualquier caso evidencia que Chile ya no puede jugar como en sus años de mejor fútbol. Tras varios torneos en los que se convirtieron en un rival incómodo para todo el mundo gracias a la presión alta, la intensidad del trabajo defensivo o la velocidad a la que se desplegaba, ahora Chile no parece tan capacitada para imponer esos escenarios durante noventa minutos. Menos todavía vista la discreta versión de su gran estrella ofensiva, Alexis Sánchez, desde que firmó por el Manchester United.

Alexis Sánchez. Foto: Focus Images Ltd.
Alexis Sánchez ha bajado sus prestaciones de forma alarmante en el último año y medio. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

¡FANTÁSTICO ARTÍCULO! Me acabo de poner al día en la copa américa gracias a vosotros. En lo que la vida me permita madrugar, seguiré con ganas esta competición. Un abrazo a todos.

Deja un comentario

*